Prepárale a tu bebé unas ricas arepas con leche materna

La Lactancia Materna es el primer acto de amor y soberanía alimentaria, su gran importancia tanto en el aspecto emocional como el nutricional lo convierte en una práctica indispensable, que debería ser un deber y derecho mundial; al realizarlo logra un vínculo incomparable entre la madre la hija o el hijo, además de que la leche humana aporta al bebé un sinfín de nutrientes que lo hace el mejor alimento, ayudándolo en su desarrollo físico y mental, convirtiéndolos en niñas y niños que gozan de inteligencia y buena salud.

Según recomendaciones de organizaciones de gran importancia mundial (OMS, FAO, Unicef), el bebé debe ser alimentado con la lactancia exclusiva durante los primeros seis meses de vida; pero después debe consumirla de manera complementaria, junto con alimentos sólidos, empezando por cremas, compotas y frutos blandos, para probar diferentes texturas.

Además, el bebé también puede consumir la leche de la madre en preparaciones como helados o agregarla en merengadas, purés de tubérculos, papillas, cremas, atoles, entre otros; esta puede ser una manera de comenzar una alimentación complementaria.

Es importante destacar que la composición de la leche materna es perfecta dado que aporta la cantidad de proteínas, grasas, carbohidratos, vitaminas, minerales, hormonas, enzimas, agua y nucleótidos justos para su nutrición y el buen funcionamiento y desarrollo del cuerpo.

Arepas de zanahoria con leche materna

Ingredientes (1 ración):

2 Cdas. de harina de maíz.

3 Cdas. de zanahoria rallada.

3 Cdas. de leche humana.

Preparación: ralle las zanahorias, luego mezcle la masa de maíz con leche humana que mamá se haya extraído (en sustitución del agua), haga la tradicional arepa y ásela en el budare.

Aporte Nutricional:

Calorías: 135,1 Kcal.

Proteína: 2,49 g.

Grasas: 2,17 g.

Carbohidratos: 28, 2 g.

Hierro: 0,29 mg.

 


mamá
Te puede interesar:

Niños amados son más inteligentes y saludables