Etapas del egocentrismo infantil

Etapas del egocentrismo infantil

Si en casa tienes un pequeño entre 3 y 5 años te darás cuenta que muy poco le gusta compartir con otros chicos de su edad, es celoso con sus pertenencias y pronuncia constantemente la frase «es mío». Sin embargo, no debemos etiquetar al niño de caprichoso, sin entender el por qué de su comportamiento, te contamos sobre las etapas del egocentrismo infantil y cuánto tiempo puede durar.

Es necesario tomar en cuenta que a esta edad se encuentran en periodo evolutivo las etapas del egocentrismo infantil, y debe ser entendido como parte del crecimiento del niño. En el siguiente artículo te contamos sobre sus facetas y cómo podemos reaccionar a su comportamiento.

¿Cómo suelen actuar en cada una de las etapas del egocentrismo infantil?

Una de las teorías más relevantes del egocentrismo infantil nos las da el pedagogo Jean Piaget, el consideraba que: «entre los tres y los seis años los pequeños tienen una serie de características preconceptuales entre las que destaca el egocentrismo», esta donde gracias a la atención que ha recibido desde el nacimiento, se cree el centro de todo o todas las situaciones externas están orientadas para su beneficio.

Esto lo lleva a creer que los demás no son importantes y por tal motivo no sienten el deseo de empatizar o compartir sus cosas con otras personas o niños.

Etapas del egocentrismo infantil

Fase de descubrimiento

Esta es la etapa de la imitación, el niño observa como es su entorno y aprende del mismo. Por lo tanto, si los comportamientos y acciones de los adultos son de egoísmo e individualismo, nuestros hijos seguirán ese ejemplo.

Fase de la vinculación

Aquí es cuando surge o se genera la amistad y el apego. El psicólogo Paul Osterrieth señala que los niños hasta los cinco años no alcanzan la etapa que él denomina  ‘juego asociativo’, que es cuando comienza a interactuar mediante el juego y la entretención, aunque lo hace de manera desorganizada.  Lo que quiere decir que los niños desde el nacimiento y hasta los cinco años  no entienden el juego como algo con un objetivo en conjunto, por lo que no sienten el deseo de compartir.

Fase del ‘juego reglado’

Es a partir de los seis o siete años donde ya existe la cooperación y el niño siente el deseo de compartir por un fin común.

Fase de aceptación

El niño con siete años ya pudo aprender y comprender las habilidades sociales, mismas conductas que se adquieren mediante mecanismos de instrucción, imitación, preparación y práctica positiva y continua, y este es el objetivo que debemos lograr los padres.

 

Temas: , ,

Relación entre padre e hijo
Te puede interesar:

Sacrificios que los papás están dispuestos a hacer por sus hijos