Castigos que no debemos usar con los niños

castigos que no debemos aplicar en los niños

Existen niños más demandantes que otros ya veces alguno que otro mal comportamiento se nos escapa de las manos y en ese momento nos comenzamos a cuestionar, ¿en qué fallamos? ¿el niño no nos respeta? Es importante comenzar a disciplinar a los niños desde muy pequeños y saber cómo aplicar las normas y límites a temprana edad.

Cada niño es diferente y por ende los padres no podemos actuar con todos por igual, lo ideal es adaptarse a la sensibilidad del niño, conocer su forma de ser, sus miedos y su tozudez.

Hay niños de carácter fuerte que obedecen a limitaciones solo cuando realmente nos enfadamos y otros que por el contrario, nuestra molestia y forma de llamarle la atención, les afecta emocionalmente, todo según su sensibilidad.

Castigos que no debemos usar con los niños

Algunos castigos causas daños psicológicos y físicos en los niños, algunos padres son bastantes severos a la hora de castigar a sus hijos sin saber realmente las consecuencias de esto, generalmente pierden la paciencia y el control.

Castigos mediante la violencia física, psicológica o verbal

Modifican el cerebro y la vulnerabilidad del niño que puede afectarlo hasta la edad adulta cuando a la hora de buscar pareja o relacionarse con otras personas puede tomar el lugar de la víctima o el agresor, según lo que haya vivido en la infancia y la figura paterna que le propició el maltrato.

«Si te portas mal el «coco» vendrá a buscarte»

En Latinoamérica es normal es normal escuchar que una madre pronuncia esta frase cuando el niño tiene un mal comportamiento o no desea obedecer. Esto puede generar en el niño una sensación de inseguridad y miedo, al saber que un extraño vendrá a llevárselo.

Escondernos en la calle

En medio de un berrinche o un mal comportamiento, solemos escondernos y vigilarlos a distancia, lo que hace que el niño se sienta abandonado por sus padres. Esta acción influye directamente en el autoestima del infante.

Temas: , ,

mamá permisiva
Te puede interesar:

¿Eres una mamá permisiva? Piensa en las consecuencias para tu pequeño