Interacción de leche materna con alcohol, nicotina y cafeína

cómo hacer un sillon de lactancia

A continuación te presentamos una tabla con una lista de sustancias que afectan a la leche materna, por lo que debes tomar precauciones si las consumes.

Experto: Blanca Ossa, enfermera matrona UC

Alcohol, cafeína y nicotina

Como ya hemos mencionado, las sustancias químicas tienen la particularidad de que entran en el torrente sanguíneo de la madre y por ende en la leche materna.

Es por esto que resulta igual de importante de que protejas todavía a tu bebé de los efectos de estas sustancias mientras estás amamantándolo, así como lo hiciste mientras estabas embarazada.

Sustancia Efectos Precauciones
Alcohol La cantidad de alcohol que pasa a la leche materna es mínima en comparación con la que has ingerido. Los estudios demuestran que el punto máximo en el nivel de alcohol en la leche materna se alcanza entre 30 a 90 minutos después de la ingesta de bebidas alcohólicas. Si tomas uno o dos vasos de vino o de cerveza a la semana seguramente no sucederá nada. Pero si tienes un evento, o estás con amigos y deseas tomar más de esta cantidad sin dañar a tu bebé, puedes esperar hasta la última vez que le das leche a tu bebé en el día y consumir las bebidas alcohólicas. Antes de volver a alimentarlo, debes esperar un par de horas por copa, para facilitar la metabolización y eliminación del alcohol por tu organismo.
Cafeína Si consumes mucha cafeína puedes dañar a tu bebé ya que éste tiene un organismo frágil que no le permite eliminar la cafeína como lo hace un organismo más desarrollado. La cafeína tiende a acumularse en su sistema y lo vuelve más irritable y querrá comer más a menudo, además se alteran los ciclos de sueño y se pone más nervioso. No te olvides que la cafeína está presente en los chocolates, bebidas gaseosas, algunos té de hierbas y medicinas, y obviamente en el té y el café. La dosis que no le hará daño a tu bebé es de una o dos tazas de café al día. Pero es siempre aconsejable evitar la cafeína o reducir su consumo mientras estás amamantando. Pero no está todo perdido, prueba con los sucedáneos del café, o el café y el té descafeinado y evita las bebidas cola que contengan.
Nicotina La leche materna se contamina con la nicotina que se ingiere al fumar. Está comprobado que fumar en grandes cantidades, más de una cajetilla al día, disminuye la producción de leche y provoca vómitos, diarrea, pulso acelerado y agitación en los bebés.
Sin embargo, la nicotina no se absorbe con facilidad por el tracto intestinal del bebé y se metaboliza rápidamente.
Los bebés de madres que fuman, independiente de si están siendo amamantados, son más vulnerables a sufrir cólicos e infecciones respiratorias. Además, hay un riesgo mayor de que se sufra del Síndrome de Muerte Súbita, si la madre o padre es fumador/a. A pesar de esto, los bebés de madres fumadoras que son alimentados con leche materna son más sanos que los que consumen leche en polvo o de fórmula.
Deja inmediatamente de fumar por el bien y la salud de tu hijo. Si no puedes hacerlo, al menos debes reducir la cantidad diaria de cigarrillos que fumas y no fumes antes de amamantarlo o en su presencia, sobre todo en ambientes cerrados o dentro de tu casa.


dar pecho en público
Te puede interesar:

Dar pecho en público: ¿Debo sentir vergüenza?