Consejos para lidiar con la infertilidad

lidiar con la infertilidad

Formar una familia puede ser una presión muy grande para algunas personas, y la sola idea de no poder tener hijos puede producir en ellas una sensación de fracaso.

Para conocer estrategias efectivas para enfrentar esta situación, nos hemos contactado con reconocidos psicólogos que trabajan con parejas que tienen problemas de fertilidad, para así darte ciertos consejos que te permitan lidiar con la infertilidad.

La clave para encarar un problema es reconocerlo, por lo tanto aceptar que tienes una crisis generada por tu problema de fertilidad es el principio. Un problema de fertilidad podría llegar a ser uno de los mayores desafíos que enfrentes, pero con dedicación, el apoyo de tu pareja y la ayuda oportuna, puedes superarlo.

Es normal que sientas una enorme sensación de pérdida, también sentir estrés, o estar agobiada y triste. No debes castigarte por sentirte así. Afrontar tus emociones y aceptarlas te ayudará a superarlas.

No te enojes contigo misma, no te culpes. Resiste y trata de evitar pensamientos negativos como: «Por qué esperé tanto», «tendría que haber estado más delgada», «no cuidé mi salud lo suficiente», «esto me pasa por haber abortado», «no debí dar por hecho que podría tener hijos cuando yo quisiera».

Las personas algunas veces pueden quedar atrapadas en un círculo de pensamientos negativos  al lidiar con la infertilidad y esto solo empeora la situación. En lugar de culparte por todo, enfócate en ir hacia adelante y en la manera de manejar la situación.

Si empiezas a tener pensamientos del tipo «debería haber hecho esto» o «podría haber hecho aquello», siempre ten presente que no es tu culpa que tengas un problema de fertilidad, aun en el caso de que te hayas equivocado y no tomaste las decisiones más apropiadas, eso ya es el pasado. Concéntrate en lo que harás de ahora en adelante.

Es muy importante que trabajes en equipo con tu pareja. Es fundamental que se apoyen mutuamente y que nunca caigan en el error de culparse uno al otro por los problemas para concebir que están teniendo.

Esto en ningún caso quiere decir que ambos vayan a sentir lo mismo, ni al mismo tiempo (esta es precisamente una de las dificultades habituales en parejas con problemas de fertilidad, es natural y válido que cada uno viva y exprese esta situación de manera distinta). Lo que esto significa es que tienes que poner atención a cómo tu pareja está viviendo la situación. Si se cuidan emocionalmente el uno al otro, podrán lidiar unidos con el problema.

Busquen un modo práctico de compartir la carga trabajando juntos. Por ejemplo, si están llevando a cabo un tratamiento, tu pareja puede hacerse cargo de los trámites previsionales, o si él requiere de inyecciones como parte de la terapia, tú puedes aplicárselas.

Investiga todo lo que te sea posible acerca de los problemas de fertilidad, comunícale todas tus dudas al médico. También es recomendable que conozcas parejas que estén pasando por la misma situación y que converses con ellos.

Cuando se enfrentan problemas de fertilidad es muy importante estar informado y actualizar constantemente esa información debido a que las tecnologías involucradas en los tratamientos son complejas y cambian constantemente. Tienes que instruirte para comprender el punto de vista médico de lo que está ocurriendo, o no tendrás una base sólida que te permita tomar decisiones acertadas.

Consulta tu guía de recursos en la que encontrarás una lista de libros, sitios y organizaciones que te pueden ser muy útiles para lidiar con la infertilidad.

Decide cuáles son tus límites respecto al tiempo que estás dispuesta a gastar en intentar quedar embarazada. Hay parejas que desde un inicio deciden no llevar al extremo las medidas para engendrar un hijo, otras en cambio, deciden intentar todas las opciones posibles invirtiendo varios años y una enorme cantidad de dinero.

Dejar de intentar concebir es una decisión que sólo puedes tomar tú en conjunto con tu pareja y tu médico. No obstante, reflexionar anticipadamente acerca de hasta dónde estás dispuesta a llegar te puede entregar una conveniente sensación de control y aplomo.

Un buen punto de partida es que analices las posibilidades que tienes de quedar embarazada desde una perspectiva médica. Aunque sea difícil, trata de ser objetiva y pensar desapasionadamente. Decide cuáles son los métodos que no intentarías y planifica tu objetivo final.

Toma una decisión respecto de cuánto es lo que estás dispuesta a pagar. Un tratamiento de fecundación in vitro (FIV) en Chile cuesta aproximadamente 6 millones de pesos por ciclo (nota: no encontré precios en las clínicas, en algunos foros hablaban de 2 a 8 millones, los 12.400 dólares equivalen a 6,5 millones). Es comprensible entonces la preocupación de muchas parejas por el costo monetario de los tratamientos, sobre todo tomando en cuenta que una mujer requiere habitualmente pasar por varios ciclos para lograr quedar embarazada, hecho que le agrega presión a lidiar con la infertilidad.

Para aminorar la presión que causan los altos costos del tratamiento, tómate el tiempo necesario para pensar concienzudamente junto a tu pareja en la manera en que van a financiarlo. Empieza por estudiar tu plan previsional de salud: analicen qué es lo cubre y lo que no. Verifiquen si cubre los tratamientos de forma parcial o total y decidan cuál de los dos va a encargarse de la tramitación.

A continuación deben analizar los recursos que tienen disponibles, decidir la cantidad que pueden gastar y en qué tratamientos lo harán. Siempre tengan pensado un plan alternativo porque nada es seguro, especialmente en lo que se refiere a problemas de fertilidad.

Busca la ayuda de profesionales y de otras parejas que estén en una situación similar a la de ustedes. Nuestro entorno social no acostumbra reconocer la pena que nos provoca la infertilidad, razón por la cual quienes no pueden tener hijos con frecuencia tienden a esconder su sufrimiento, lo que sin duda sólo hace que aumente el dolor y el aislamiento.

Relacionarte con gente que está pasando por lo mismo puede ayudarte a darte cuenta de que los problemas de fertilidad son muy comunes y que tu decepción y frustración son comprensibles

Entra a tu foro y contacta a otras parejas que hayan pasado por esto o lo estén haciendo, pues entre todos te ayudarán a lidiar con la infertilidad y se crea un grupo de apoyo.

Evita cualquier actividad centrada en los bebés. Algunas reuniones o celebraciones podrían resultar muy dolorosas para ti, especialmente los baby shower. Es bueno que pienses en si realmente quieres ir y, si así lo decides, no tengas reparos en llorar todo lo necesario si después de asistir sientes mucha pena. Cuídate a ti misma mientras realizas el tratamiento de lidiar con la fertilidad.

Para evitar malos entendidos o herir susceptibilidades a causa de tu ausencia, puedes enviar un regalo. Una buena idea sería un libro para niños o quizás alguna tarjeta o cupón de regalo on line, así evitarás lo que podría ser un mal rato en una juguetería o en una tienda de ropa para bebés.

Sé optimista pero cautelosa. El optimismo es fundamental para iniciar un tratamiento, pero si no tienes los pies en la tierra y tus esperanzas son desmesuradas, es posible que sufras una decepción dolorosa, esto no es bueno para lidiar con la infertilidad de manera óptima. Conocer tu diagnóstico a cabalidad y mantener al día tus conocimientos sobre la tecnología médica de fertilización asistida es fundamental para que puedas tener una idea realista de las posibilidades de éxito de cada tratamiento.

Actualmente hay gran cantidad de tecnologías médicas disponibles. Esto hace que muchas parejas sigan intentando concebir durante años, pero el hecho es que aproximadamente un tercio de las parejas tratadas por sus dificultades para concebir no logran tener un hijo biológico. Es muy probable que cuando te sometas a un tratamiento de fertilidad se te presenten situaciones de inestabilidad emocional recurrentes, por eso, si te concentras en ser realista podrás tomar decisiones acertadas.

Un tratamiento de fertilidad puede llegar a ser como un trabajo de medio tiempo o incluso uno de jornada completa. No es algo sencillo -especialmente si te estás haciendo análisis de sangre día por medio por ejemplo-, pero es muy importante que sigas disfrutando de las cosas que te divierten y que no abandones tus pasatiempos. Buscar nuevos intereses es una buena manera de que cuides tu salud.

Toma clases de baile, hazte cariño con una sesión de peluquería, sal a disfrutar de paseos al aire libre, visita lugares que no conozcas, lee o escucha la música que te gusta. Hay muchas actividades que puedes realizar y que te ayudarán a no estar todo el tiempo pendiente del tratamiento de fertilidad.

Puedes ver una comedia o ir al teatro a disfrutar de un show humorístico. No olvides que la risa es una gran medicina sobre todo para lidiar con la infertilidad.

Temas: , , ,

Beneficios de la vitamina D
Te puede interesar:

¿La vitamina D mejora la velocidad de los espermatozoides?