¿Cómo estimular al bebé?

Cómo estimular al bebé

Un factor crucial relacionado con el estímulo es generar la curiosidad en el pequeño, con el fin de provocar en él un deseo por éstos.

Cuando se lleva a cabo una actividad reconfortante para el pequeño, por ejemplo, columpiándolo frente a un peluche para que lo alcance, se logrará que el niño continúe realizando movimientos deliberados para aproximar el objeto a sí mismo, golpeándolo incluso.

Una vez que el bebé se vea estimulado con juguetes nuevos ante su vista y se estire hacia ellos, irán apareciendo mensajes que activarán su cerebro, relacionados con el tamaño, color, forma, y múltiples sentidos como el sonido, tacto, olor y sabor.

Una reacción innata al estímulo

Según los últimos estudios, se ha descubierto que los niños sienten la necesidad de alcanzar algo desde muy pequeños. Por lo tanto, se les debe proporcionar la oportunidad de realizar esos ejercicios. La acción antes mencionada de golpear al peluche demuestra cuán valiosa es la estimulación temprana.

Estos juegos crean en el bebé gran satisfacción porque siente que puede controlar lo que lo rodea, además, los juegos de contingencias o casualidades son gratos para él. La repetición de este estímulo, sumada a los elogios por parte de sus papás, resultará en un desarrollo óptimo y un sentido de realización en el infante.

Cómo lograr que el bebé esté atento a la estimulación

  • Se requiere la guía por parte de sus progenitores para que el bebé logre comprometerse activamente en su estimulación.
  • Incluso cuando juegue solo, el rol de la mamá puede guiarlo para promover un sentido de curiosidad en él sobre el ambiente a su alrededor.
  • Es vital que el niño tenga libertad, para que pueda entregarse a la exploración y logre un autodesarrollo adecuado.
  • Así, al estar el bebé atento a entender su mundo, intentará enfrentarlo y superar desafíos para él, en un ambiente propicio para aprender.

Por último, no olvides tomar en cuenta algunas señales de sobre-estimulación en los bebés, para que tengas claro cuándo es mejor descansar:

  • Llora y no se consuela frente a más estimulación.
  • Agita sus brazos y piernas, contrayendo y retorciendo su cuerpo.
  • Estira sus dedos, saca la lengua o baja la quijada.
  • Agranda sus ojos y frunce las cejas, expresando angustia.
  • Está somnoliento o adormilado.
Temas: , ,

Relacionados

Te puede interesar:

Masaje toráxico para bebé