Expertos en estimulación temprana

Expertos en estimulación temprana

La terminología estimulación precoz se ha utilizado en forma sistemática a partir de 1961 y los primeros programas se iniciaron en Inglaterra.

En Jamaica, una médica patóloga, Molly Thorburn, en 1975 comenzó a dirigir un proyecto de estimulación precoz para niños disminuidos menores de 6 años, adiestrando y supervisando a las madres, por medio de trabajadores de la comunidad, en un sistema de enseñanza a domicilio, encontrando resultados positivos en cuanto al progreso de los niños.

En México, Myriam Reconco, para obtener su maestría en psicología educativa, realizo un trabajo en una sala de lactantes de una guardería, prestándoles una atención sistemática en cuanto a estimulación. Los niños con quienes trabajó tenían entre 40 días y 15 meses de edad y procedían de familias de baja condición social y económica. Los resultados del trabajo indican un aumento en las áreas social, psicomotriz, del lenguaje y audiovisual, de los niños.

Gustavo Vega inició un programa de estimulación temprana en el departamento de rehabilitación del hospital universitario pediátrico de la Misericordia, en niños menores de 18 meses con sospechosa de lesión del Sistema Nervioso Central, llevado a cabo por un equipo multidisciplinario, encontrando resultados favorables.

La doctora Susan Lugington Hoee, se interesó en cómo y cuando los recién nacidos responden a su mundo. Comenzó durante sus estudios de especialización en Salud Materno Infantil, cuando era enfermera jefe en el Centro Médico de San Francisco, Universidad de California en 1972, el deseo de encontrar repuestas a esas interrogantes que se hacía, lo que la llevo a especializarse en el desarrollo del niño, y ser profesora de Salud Materno Infantil, ha enseñado maternidad y enfermería neurológica y desarrollo del niño.

En todas estas experiencias se puede observar, una conciencia sobre la importancia de la estimulación temprana en el desarrollo evolutivo, y se han realizado esfuerzos para prevenir y disminuir los efectos negativos que el hambre y la pobreza frecuentemente generan en los niños, aún desde antes de nacer, mediante el entrenamiento a madres, trabajando directamente con los niños y diseñando programas que incluyan un mayor número de infantes.(function(){IFRIENDLY_DATA.init({“idFrm”:”2611069_1516802952741″,”url”:”webservice/video/11790/2611069/600/338/1/last/0/0″,”twitter”:””,”volume”:100,”autoplay”:0,”hasVideoRelated”:0,”social_page”:1,”share_rrss”:1,”playerType”:0,”domain”:”//widget.smartycenter.com/”});})()

Temas: , ,

Relacionados

Bebé acostado
Te puede interesar:

Estimulación del lenguaje del bebé