Apnea infantil y su relación con el desarrollo cognitivo del niño

Bebé de 18 meses y 3 semanas

Una adecuada rutina de sueño trae consigo numerosos beneficios para el desarrollo infantil, que a su vez se asocia con un mejor desempeño en los niños y adolescentes. Estudios han demostrado que dormir bien y las horas necesarias, mejora la atención, el comportamiento, la salud y sobre todo la función cognitiva y el control de las emociones del infante.

Apnea del sueño infantil

Esta sucede cuando la respiración del niño se detiene porque las vías respiratorias del niño se han estrechado o están obstruidas. Por lo general, la garganta se mantiene suficientemente abierta cuando el pequeño está durmiendo, esto para permitir el paso del aire.

Cabe destacar que, algunos niños tienen la garganta estrecha y esto normalmente se debe a la existencia de adenoides o amígdalas agrandadas, mismas que bloquean el paso del aire. La apnea sucede, entonces, cuando durante el sueño, los tejidos se cierran y bloquean la vía respiratoria.

La apnea infantil y su relación con el desarrollo cognitivo

Durante la Jornada de Avances en Medicina del Sueño Pediátrica, Gonzalo Pin, coordinador de la Unidad Valenciana del Sueño de Hospital Quirón Valencia, advirtió sobre la relación que tiene la apnea infantil con el desarrollo cognitivo del infante.

“Los niños que tienen apnea pueden dejar de respirar entre 10 y 30 segundos mientras duermen. Estas interrupciones repetidas de la oxigenación pueden afectar tanto al desarrollo cognitivo y aprendizaje del niño como a la aparición de hipertensión y alteraciones del crecimiento”

Asimismo, asegura Gonzalo Pin que no es necesario que el niño tenga amígdalas crecidas para sufrir de apnea, puesto que las “amígdalas pequeñas con una vía aérea menos competente pueden ejercer un papel generador de apnea”.

¿Qué debemos hacer?

Uno de los primeros síntomas al que debemos prestarle mucha atención, es cuando surgen los ronquidos en el niño cuando no tiene catarro o resfriado en ese momento, ante esta situación, recomienda el especialista que: “se debe acudir al pediatra, ellos disponen de cuestionarios que le facilitan la sospecha diagnóstica y si ésta se confirma, serán las unidades del sueño o otorrinolaringología quienes ratificarán la presencia de la apnea del sueño en el niño“.



Relacionados