Haz dormir a tu bebé con el método “Oompa Loompa”

bebé durmiendo

Que el bebé duerma toda la noche de corrido es un deseo para todos los papás. Los especialistas y otros padres siempre están compartiendo fórmulas que puedan servir para el buen descanso de la familia entera.

Te contaremos sobre un novedoso método que inventó una pareja valenciana para hacer dormir a su recién nacida y que cuenta con más de 2 millones de visitas en internet.

El nombre “Oompa  Loompa” fue tomado prestado del libro y película “Charlie y la fábrica de chocolate”. Y consiste en balancear al bebé de izquierda a derecha varias veces, terminando con un pequeño impulso hacia arriba, todas las veces que sea necesario para que el bebé se duerma. Mientras se lleva a cabo, se repite la frase “Oompa Loompa”.

Este método fue descubierto por casualidad y ha causado furor en redes sociales, ya que es sumamente efectivo. Tan exitoso es que varios profesionales lo comparten, como el nenonatólogo Adolfo Gómez Papí, promotor de la crianza natural.

El secreto del movimiento

Es primordial sostener bien la cabeza del bebé para dormirlo con el método “Oompa Loompa”, mientras se le balancea emulando el movimiento al que el bebé está acostumbrado (ha pasado los primeros 9 meses de su existencia balanceándose en el vientre materno con cada vaivén de la mamá al moverse).

Es el contacto físico con los papás lo que lo vuelve un método tan eficaz, ya que el pequeño disfruta del cariño y la seguridad de estar en brazos de sus progenitores. Además, al tararear “oompa loompa”, permite que el bebé reconozca la voz de sus amados padres, los que deben mantener un tono y cadencia constantes.

Sea cual sea el método que se elija, no olvides establecer una rutina para ir a la cama, lo que regulariza el patrón de sueño del niño, evitando desvelos y logrando que se duerma rápidamente. Sin estos hábitos diarios, cualquier método será ineficaz.

Si estás interesada en conocer otras alternativas para hacer dormir al bebé, puedes buscar información sobre el método Ferber, el cual plantea que se debe dejar llorar al bebé sin intervenir; el método Sears, que indica que no se le debe dejar llorando jamás; el método Tracy Hogg, el cual se basa en susurros y caricias para el pequeño.

Para resumir, tanto si optas por el método “Oompa Loompa” como si prefieres uno más clásico, lo importante es que ambos padres se pongan de acuerdo para instaurar un ritual diario a la hora de acostar a su bebé y no saltarse ningún paso.

 


maternidad sin riesgo
Te puede interesar:

Por una maternidad sin riesgo