El reflejo de Landau

El reflejo de Landau

Los niños nacen con una serie de movimientos instintivos con los que responden a determinados estímulos sensoriales que se encuentran en el medio que los rodea. Estas reacciones sirven para identificar que existe un correcto desarrollo neurológico y motor.

El reflejo de Landau es una expresión que surge en los niños durante sus primeros meses de vida, junto con la aparición de otros reflejos característicos de un sistema nervioso que esté funcionando eficientemente según cada edad.

Este tipo de reflejo es una respuesta involuntaria que se manifiesta en el bebé ante cualquier estímulo, esto se debe a que desde que nacemos contamos con estos reflejos en el organismo, dado que su principal función es permitir la adaptación del niño al medio ambiente que lo rodea y con el que interactúa.

Características del reflejo de Landau

  • Empiezan a manifestarse después del cuarto mes de vida, y desaparece acerca de los dos años de edad, aunque muchos especialistas aseguran que termina después del primer año de vida.
  • EL reflejo de Landau es una combinación de reflejos tónico-laberíntico, tónico del cuello y visual.
  • A medida que el bebé desarrolla movimientos voluntarios, este reflejo empieza a hacerse menos notable.
  • Este tipo de reflejos debe ser evaluado por un especialista, ya que él podrá evaluar las respuestas del bebé de mejor manera.

Una forma de evaluar el reflejo de Landau

Por lo general los pediatras lo hacen colocando al bebé boca abajo, sosteniendo al pequeño en el aire con una mano bajo su abdomen, la reacción se refleja en que el bebé, en lugar de dejarse caer por la gravedad, pone el cuerpo en tensión, colocando el tronco y las piernas en extensión y elevando la cabeza para mirar al frente y buscar una referencia visual. De esta forma el reflejo Landau representa la combinación de los reflejos tónico del cuello y visual.

¿Qué sucede cuando no se perciben estos reflejos?

  • Si no apareciera el reflejo esperado, podría ser un indicador de cierto tipo de deficiencia.
  • Si el movimiento es débil, puede ser síntoma de debilidad muscular.
  • Si es exaltado, puede ser resultado de un síndrome de abstinencia; o, si es asimétrico, podría ser un signo de una lesión clavicular.
Temas: , ,

Relacionados

niño
Te puede interesar:

El yogurt en la alimentación de tu bebé