Inicio > Sueño > Posiciones del bebé para dormir

Posiciones para que tu bebé duerma mejor Qué hacer para que tu bebé duerma mejor

Existen varias formas para hacer dormir a los bebés, pero en Facemamá te señalamos cuáles son las mejores posiciones para tu hijo pueda conciliar un sueño profundo .

¿Dulces sueños?

La llegada de un bebé marca un antes y un después en todos los aspectos de la vida de la pareja ,y el dormir es uno de los más relevantes. Pensar en volver a dormir plácida y despreocupadamente toda la noche es realmente un sueño. La realidad no es una pesadilla, pero se parece bastante. De todas formas, existen técnicas que se pueden poner en práctica para enseñar al bebé a dormir. A dormir se aprende, tal como se aprende a comer o a caminar.

Consejos para enseñarle a dormir al bebé:
  1. Asegúrate que el bebé tenga ropa adecuada para dormir.
  2. Establecer una rutina en sus comidas, especialmente en bebés que empiezan a comer sólidos. Siempre es bueno establecer un horario, aunque en un principio los recién nacidos deben mamar a demanda.
  3. Después de las 10 de la noche, los cólicos o algunos trastornos digestivos podrían molestarlo para dormir o despertarlo durante la noche, por eso es importante que le des su última comida antes de la hora señalada.
  4. Enséñale a tu bebé a reconocer la noche y el día desde muy pequeño. Luz y ruido durante el día, oscuridad y silencio por la noche.
  5. Puedes recostarlo en su cuna y acariciarlo, cántale una canción o cuéntale un cuento. De esta forma se establecerá una rutina que lo ayudará a dormir, también puedes acunarlo entre tus brazos para que logré relajarse y sentirse protegido.
  6. Un juguete especial puede ser una buena compañía a la hora de acostarse por si se despierta por la noche.
  7. Si llora,  acude de inmediato a su llamado, él te necesita y tú eres la persona ideal para protegerlo. En caso que el pequeñito no duerma en tu misma habitación, lo ideal es que lo calmes en su cuarto y no llevarlo a tu cama. Acompáñalo en su habitación, turnándote con tu pareja hasta que logre dormirse nuevamente.
  8. Inventa una ceremonia de ir a dormir, que se repita sistemáticamente y pueda ser desempeñada por ti, por tu pareja o por ambos. Puedes contarle un cuento o ponerle una música tranquila en el mismo horario todos los días.
  9. No permitas que las personas que lo cuidan cuando no estés, rompan las reglas ya establecidas. Recuerda las normas deben fijarlas y respetarlas tú y tu pareja. Con firmeza, pero a la vez con afecto, el bebé aprenderá a conocer cuáles son sus límites.

Algunos bebés son predecibles en su horario y en sus reacciones, mientras que otros se comportan de manera más o menos caótica. La etapa de llantos y cólicos llega a su fin al tercer mes y la mayoría de los bebés se vuelve algo más regular. Puede haber situaciones de tensión, pequeñas enfermedades u otras circunstancias que alteren al pequeño, pero a esta edad, el sueño de la noche se habrá ido alargando, mientras que las siestas del día serán cada vez más breves.

Los bebés que toman el pecho puede que sigan mamando varias veces durante la noche, especialmente en los momentos críticos, si están enfermos o cuando están creciendo más rápido. Los que toman mamadera suelen dormir desde 6 y hasta 12 horas.

Posiciones para dormir

Hace una década el tema de la muerte súbita causó controversia, por lo que se dejó de recomendar dormir a los bebés boca abajo a pesar de ser la posición más cómoda y que facilita el desarrollo. En su lugar, muchos médicos recomiendan acostar a los niños boca arriba, siendo esta posición proclive a que si el bebé vomita se atragante con el líquido expulsado, o de lado con una cuña, que en cuestión de seguridad parece ser la posición más adecuada.

Al acostar a tu hijo ten en cuenta que si el colchón es rígido y no existe ninguna almohada, juguete o mantita con la cual el bebé se pueda enredar o estrangular, si se le acuesta boca abajo él será capaz de voltear la cabeza de un lado a otro para respirar.

Es muy importante que te sientas tranquila con la posición en que dejes a tu bebé para que no tengas la tentación de ir a revisarlo cada cinco minutos, y para que él descanse cómodamente por varias horas.

Enlaces Relacionados

 

Comentarios


Facemamá TV