Inicio > Recién Nacido > Comportamiento del recién nacido

comportamiento recien nacidoComportamiento del recién nacido

Los bebés recién nacidos duermen la mayor parte del tiempo y sólo despiertan para que los alimenten. El llanto es su principal medio de comunicación para expresar que tienen frio, calor o se sienten incómodos. Conocer el comportamiento de tu bebé evitará que te preocupes sin necesidad.

Experto: Hernán Villalón, pediatra neonatólogo de Clínica Las Condes

La llegada del bebé a la casa suele generar en los padres una gran alegría, pero a la vez un sentimiento de inseguridad y temor ante la responsabilidad de tener que cuidar al recién nacido. No obstante, poco a poco los papás irán conociendo la personalidad, el carácter y el comportamiento de su hijo.

Una de las primeras cosas que observaras de tu bebé es que ya no está tan tranquilito como estaba en la clínica u hospital. Según explica el Dr. Hernán Villalón, Pediatra Neonatólogo de la Clínica Las Condes, “esto es normal, ya que en los primeros días los requerimientos de lactancia del recién nacido son muy bajos, debido a que el líquido amniótico que se encuentra dentro del tubo digestivo y vía respiratoria del menor, se absorbe y se va eliminando gradualmente a través de la orina en los días siguientes”.

“La llegada a la casa, coincide habitualmente, con el término de este proceso, lo que también explica el descenso en el peso, momento en el cual, los niños se ponen muy demandantes en cuanto a la ingesta de leche materna “, indica el especialista,

Horas de sueño

Uno de los comportamientos típicos del recién nacido es que duermen la mayor parte del tiempo, hay algunos bebés que lo hacen por cerca de 10 horas al día, mezclando el día con la noche durante las primeras semanas de vida.

Sin embargo, según el especialista de la Clínica Las Condes, esta conducta es normal ya que es parte de la adaptación a la vida post natal, y en la que aún existe el patrón cíclico de tipo “ultradiano” - ciclos de sueño y desvelo dentro del día y la noche-. Esto es, un ritmo de sueño de 3-4 horas de duración. Así, en esta etapa de la vida, los niños despiertan entre 6 a 7 veces en el día, oportunidad en la que se alimentan. Poco a poco los bebés irán evolucionando hasta llegar al ciclo “circadiano”, es decir, un ritmo de día-noche.

“El recién nacido puede llegar a dormir 22 de las 24 horas del día. En esto, hay que ser particularmente respetuoso, ya que facilita la adaptación a la vida post natal. El resto del tiempo, estará vigilado, fundamentalmente, para su correcta alimentación y escasas actividades de contacto con el medio”, advierte el Dr. Villalón.

Comunicación y llanto

El llanto es otro de los comportamientos habituales de los bebés, ellos utilizan este medio para poder comunicarse y así expresar si tienen hambre, frio, calor, incomodidad o si es que sienten dolor.

“Lo más habitual, es que el recién nacido esté tranquilo, un niño con todas sus necesidades satisfechas, no debiera llorar. Además, el llanto espontáneo se asocia a ciertos estados de vigilia, que a esta edad son de menor duración que los de sueños” expresó el pediatra.

Estados de conciencia

Durante el primer mes, las actividades conscientes del recién nacido son pocas. Es por esto que se debe respetar los períodos de sueño, generando ambientes tranquilos y relajados, además hay que aprovechar los momentos de vigilia, para profundizar el apego madre e hijo, a través de los cinco sentidos: tacto, visión, audición, gusto y olfato. Al no disponer de mecanismos cognitivos, se debe recurrir a los sensoriales.

El Pediatra - Neonatólogo de la Clínica Las Condes señala que existen seis estados de conciencia del recién nacido, los cuales se presentan en tres condiciones: sueño, vigilia y llanto.

  1. Sueño profundo: Niño quieto, con respiraciones más profundas, escasa actividad motora.
  2. Sueño REM: Es un estado de dormir asociado a actividad motora (quejidos, muecas faciales y movimientos reptantes que suelen hacer creer que está durmiendo mal o incómodo. Movimientos oculares distinguibles debajo de los párpados, respiración más superficial).
  3. Adormecimiento: Abriendo los ojos, pestañeos frecuentes y escasa actividad motora. Respiración superficial y más rápida.
  4. Vigilia tranquila: Niño quieto, pero con ojos abiertos y activos.
  5. Vigilia activa: Niño activo, con muecas faciales y movimientos corporales. Llantos cortos e intermitentes.
  6. Llanto: Continuo, asociado a mayor actividad corporal.

La piel de recién nacido constituye el principal órgano de comunicación y estimulación. Es por esto que el contacto piel a piel con sus padres, los masajes infantiles y baños, constituyen aferencias importantes para el desarrollo. El gusto, a través de la lactancia. El olfato en el contacto piel a piel. Estas técnicas, en esta etapa, son más importantes que los estímulos “remotos” (visión - audición), en un niño que puede estar en estados de sueño, 22 de las 24 horas del día.

babysec

Publicidad

Enlaces Relacionados

 

Comentarios


Facemamá TV