Autismo

autismo

Existen características que distinguen a un menor con este rasgo, generalmente presentan dificultad para interactuar y relacionarse con otros. Hay ciertos tratamientos que los ayudarán a llevar su vida de una mejor forma, lo importante es que toda la familia se involucre.

Experto: Ariel Garay, psicólogo infanto juvenil de la Universidad Gabriela Mistral

En Chile un pequeño porcentaje de personas posee autismo. A pesar de esto, es muy importante que los padres sepan un poco más sobre este tema, del que nadie está libre, ya que muchos se preguntan ¿cómo me puedo dar cuenta si mi hijo es autista?

Ariel Garay, psicólogo infanto juvenil de la Universidad Gabriela Mistral, señala la existencia de varios tipos de autismo, los que varían según su intensidad y gravedad.

“Está el Autismo de Kanner, el Autismo de Rett, Trastorno desintegrativo de la infancia y el Autismo de Asperger (que es el más frecuente)”. Este último se produce por alteraciones a nivel neuropsicológico.

En cuanto a las causas del autismo, el psicólogo declara que “se puede nacer con autismo, o bien se puede ir adquiriendo con el tiempo, por ejemplo, a partir de un retardo mental”.

Tipos de autismo

  • Rett: donde se presenta total desinterés por el contacto y la voz humana, aparece entre los 5 y 48 meses de edad.
  • Trastorno desintegrativo de la infancia: el niño va perdiendo su capacidad de comunicación verbal. También hay un empobrecimiento del juego y aparecen conductas restrictivas y estereotipadas. Se puede dar entre los 2 y 10 años de edad.
  • Asperger: surge durante los primeros años de vida y se puede reconocer por su sintomatología. El niño se relaciona mejor con adultos que con sus pares, le cuesta salir de la casa, presenta más rabietas de lo normal, llora con facilidad, es ingenuo, no mira a los ojos cuando habla, tiene problemas de comprensión, posee intereses específicos, presenta una coordinación motriz pobre, entre otras características.

Síntomas

  • Dificultades a nivel de su interacción social: dadas por problemas para relacionarse y contactarse con otros en forma adecuada. Por lo tanto, también tiene inconvenientes a nivel de afecto.
  • Uso de lenguaje con problemas: a nivel de comprensión y expresión. En ese sentido, es un lenguaje telegráfico, con frases cortas y sin una intención comunicativa.
  • Generalmente se expresan en tercera persona: por ejemplo: “si le preguntas ¿cómo estás?, la respuesta del niño será: Juan está muy bien, él quiere jugar”.
  • Son muy literales: no entienden las bromas o el doble sentido.
  • No responden al llamado de su nombre
  • Les cuesta mucho el contacto físico con otras personas
  • Su patrón de intereses es muy restringido
  • Presentan gran torpeza a nivel motor: falta de coordinación de movimientos y un rígido modo al andar.

Tratamientos para el autismo

El especialista señala que existen tratamientos para el autismo, pero que eso no significa que el niño o el adulto mejoren ostensiblemente. “En el caso de los autismos más graves, el tratamiento es para que el niño logre una adaptación similar a su entorno familiar, debido a que adaptarse a otros ambientes le es muy difícil”.

El Autismo de Asperger es el que puede presentar mayores avances y éxitos, explica el experto. En el tratamiento es clave el psicopedagogo y la ayuda psicológica, donde ambos se incluyen mutuamente. La idea es que el niño aprenda pautas generales, siguiendo su desarrollo desde el nacimiento.

Es importante que el menor se contacte con otras personas y vaya logrando un mayor interés por el resto. En este tratamiento debe participar toda la familia, quienes se deben comprometer a estar las 24 horas del día con él.

Además, se puede incluir un tratamiento médico a nivel farmacológico para aquello que se asocia al autismo, como por ejemplo, el déficit atencional, la agresividad o impulsividad, la ansiedad, entre otros.

En el tratamiento se promueve:

  • La capacitación de claves sociales, uso de conductas no verbales, generación de capacidad de control y asertividad.
  • Creación de habilidades psicosociales.
  • Capacidad de interacción con otros.
  • Respeto por el espacio personal.

 

De la misma forma, a nivel conductual, es fundamental lograr un control y modificación de conductas rituales y obsesivas, manejo de la ansiedad y situaciones de estrés.

Es importante que los padres se sometan a una intervención educativa, además de que exista una buena comunicación entre éstos y la escuela.

Consejos para los padres

El psicólogo Garay, recomienda a los adultos que, si se detecta alguno de los síntomas del autismo, acudan donde un especialista.

El pediatra puede ser quien descubra que el niño presenta ciertas dificultades. Es él quien establece las sugerencias correspondientes en cuanto a una derivación.

El diagnóstico es fundamentalmente clínico, es decir, a través de la observación de las conductas y sintomatología del niño.

Son los padres quienes deben animar a sus hijos a involucrarse con el resto, realizar actividades en grupo e integrarse socialmente.

Un ambiente seguro y predecible, donde los cambios sean mínimos (ya que de lo contrario, se desestructuran ante éstos), es lo que se le debe entregar al niño.

De la misma forma, aconseja ofrecer una rutina diaria consistente, tener mucha paciencia, entregar amor y contención.

En cuanto a si se puede terminar con el autismo, el especialista explica que los autismos severos (Kanner, Rett, Desintegrativo de la infancia) tienen pocas o nulas posibilidades de mejoría en el sentido de lograr un buen nivel de adaptación, dada la gravedad y patrón de conductas que los caracterizan, las que están muy acentuadas.

En el caso del autismo de Asperger, hay bastantes posibilidades que, con un buen tratamiento, se pueda lograr una adaptación bastante positiva, prácticamente sin mayores consecuencias e incluso formar una familia y alcanzar una carrera profesional. Pero esto va a depender del tratamiento y gravedad del cuadro con que se haya iniciado.

Relacionados



abuso
Te puede interesar:

Estudio revela que 24% de niños entre 10 y 14 años tiene problemas emocionales