Inicio > Niño > Consejos para combatir el déficit atencional

Déficit Atencional: La gran preocupación de padres y profesoresConsejos para combatir el déficit atencional

Niños que pierden sus útiles escolares, suelen conversar en la sala, anotaciones al libro de clases, quejas de padres y profesores, poca retención al estudiar, desconcentrados, baja autoestima.

Experto:Montserrat Sepúlveda, psicopedagoga de Red Salud UC

Todas características diagnosticadas como Síndrome de Déficit Atencional, pero ¿qué es realmente este trastorno?, ¿quién lo diagnostica?, ¿cómo detectarlo?, ¿qué medidas tomar al respecto?, ¿es necesario un colegio con menos niños?
Éstas son algunas preguntas que muchos padres enfrentan cotidianamente con sus hijos y que Montserrat Sepúlveda, psicopedagoga de Red Salud UC, intentará responder.

Características del Déficit atencional simple

Se puede detectar alrededor de los 4 años en adelante y se observa en niños tranquilos.

  •  Parece no escuchar
  •  Errores por descuido
  •  Dificultades para mantener la atención
  •  No sigue instrucciones
  •  Tiene dificultad para organizarse
  •  Evita esfuerzo mental sostenido
  •  Pierde objetos
  •  Se distrae ante estímulos irrelevantes

 

Características Déficit atencional con hiperactividad

Se observa a temprana edad y alrededor de los 13 años baja la hiperactividad.

  •  Dificultad para permanecer sentado
  •  Mueve las manos y los pies sin control
  •  Salta o corre en situaciones inapropiadas
  •  Dificultad para jugar tranquilo o estar en ocio
  •  Esta siempre como “motor en marcha”
  •  A menudo habla en exceso
  •  Al momento de estudiar suele comenzar una actividad y rápidamente abandonarla.
  • Impulsividad
  •  Responde antes de que terminen de preguntarle (“habla antes de pensar”)
  •  No respeta los turnos
  •  Interrumpe, se inmiscuye en conversaciones
  •  No mide peligros

 

El déficit atencional puede estar acompañado de baja autoestima, baja tolerancia a la frustración, sensibilidad, dificultades de aprendizaje, trastornos de conducta y mal humor. Para Montserrat Sepúlveda, es muy importante tener en cuenta que no es necesario cambiar a los niños a un colegio más pequeño.

“Podemos realizar adecuaciones en el aula para evitar que se desconcentre o moleste a sus compañeros. Además los colegios no pueden obligar a los padres a que los niños comiencen tratamiento farmacológico -metilfenidato-. Es necesario siempre recordar que todos los niños aprenden en tiempos y ritmos diferentes y que el déficit atencional no es un impedimento para estudiar a futuro una carrera o desenvolverse en el trabajo, sino más bien, lo importante es aprender herramientas que sirvan para evitar cometer errores por distracción”, explica la especialista.

El diagnóstico

Actualmente, lo adecuado es diagnosticar el déficit atencional en equipo (familia, colegio y especialistas como neurólogo, psiquiatra y psicopedagoga /o). Existen tratamientos de diversos tipos, el principal siempre será tener paciencia y trabajar en base al refuerzo positivo, entregar instrucciones claras, pequeños módulos de trabajo o tareas para evitar distracciones y fatiga.

Algunas recomendaciones para los padres

  •  La conducta y acciones del niño es involuntaria y no lo hace por molestar.
  •  La crítica frente a sus conductas no ayudan a que éstas disminuyan.
  •  El reto o castigo físico sólo empeora la conducta.
  •  El niño con Déficit atencional es un niño sano, pero disarmónico.
  •  Es necesario estimular, reforzar y apoyar cuando trabaja bien.
  •  Que el niño tenga límites claros.

Algunas sugerencias para profesores

  • Sentar al niño /a cerca del escritorio del profesor/a.
  •  Sentar preferentemente en las primeras filas, dando la espalda al resto de los alumnos (de esta forma evitaremos distracciones).
  •  Siente a los mejores de la clase alrededor del alumno, los buenos modelos suelen ejercer un buen tutelaje.
  •  Evite elementos distractores en el aula (carteles, láminas, etc.).
  •  Evite cambios de planes o físicos (ubicación de objetos, cambios de lugar, etc.).
  •  Entregar responsabilidades dentro y fuera de la sala (para evitar que quede desocupado).
  •  Orientar a los padres a diseñar una rutina de horarios y actividades, a controlar las tareas del niño y a asignarle un lugar propio en casa para la realización de las tareas.
  •  Sostenga la mirada cuando se dirija al alumno.
  •  Dar consignas claras y precisas.
  •  Cuando de una indicación, asegúrese que el alumno haya comprendido.
  •  Enseñe al alumno a solicitar ayuda cuando la necesita.
  •  Pídale realizar una agenda para indicarle las tareas diarias y que sea revisada por los padres.
Publicidad

Enlaces Relacionados

 

Comentarios


Facemamá TV