Síndrome de Down en los bebés

Aquí te presentamos algunos de los rasgos distintivos y las causas del Síndrome de Down en los bebés.

Síndrome de Down

Es una anomalía en los cromosomas que ocurre en 1,3 de cada 1000 nacimientos. Un error en el desarrollo de la célula lleva a que se formen 47 cromosomas en lugar de los 46 que se forman normalmente, los motivos de esto aún se desconocen. Al tener 47 cromosomas, hay un exceso de material genético que cambia levemente el desarrollo regular del cuerpo y el cerebro.

Es una de las diferencias genéticas de nacimiento más comunes que afecta a todas las razas y a todos los niveles económicos por igual. No existe cura para el Síndrome de Down y tampoco es posible prevenirlo. En ningún caso esta condición del bebé puede atribuirse a algo que hicieron o dejaron de hacer los padres.

Algunas características

Las personas con este síndrome tienen más similitud que diferencias con las personas de desarrollo regular. Existe una gran variedad de personalidad, estilos de aprendizaje, inteligencia, apariencia, obediencia, humor, compasión, congenialidad y actitud entre los bebés con Síndrome de Down.

Físicamente, un niño con síndrome de Down tiene los ojos almendrados, las orejas pequeñas y ligeramente dobladas en la parte superior. Su boca es pequeña, lo que hace que la lengua parezca grande. La nariz también puede ser pequeña y hundida en el entrecejo. Algunos bebés tienen el cuello corto y las manos pequeñas con dedos cortos. Son niños con una inteligencia social excepcional.

Causas del síndrome de Down

Es causado por la presencia de material genético extra del cromosoma 21. Los cromosomas son las estructuras celulares que contienen los genes. Cada persona tiene 23 pares de cromosomas, 46 en total, y hereda un cromosoma por par del óvulo de la madre y uno del espermatozoide del padre. En situaciones normales, la unión de un óvulo y un espermatozoide da como resultado un óvulo fertilizado con 46 cromosomas.

A veces puede salir algo mal en el proceso de fertilización. Un óvulo o un espermatozoide en desarrollo pueden dividirse de manera incorrecta y producir un óvulo o espermatozoide con un cromosoma de más.

Cuando este espermatozoide se une con un óvulo o espermatozoide normal, el embrión resultante tiene 47 cromosomas en lugar de 46. El embrión resultante puede tener lo que se conoce como síndrome de Down. Las personas afectadas tienen dos copias normales del cromosoma 21 más material de cromosoma 21 extra adherido a otro cromosoma.

Problemas de salud

La mayoría de los bebés con síndrome de Down tienen defectos cardíacos. Algunos son leves y pueden ser tratados con medicamentos, pero hay otros para los que se requiere cirugía. Todos los bebés con este síndrome deben ser examinados periódicamente por un cardiólogo pediátrico, médico que se especializa en las enfermedades del corazón de los niños.

Algunos bebés con síndrome de Down nacen con malformaciones intestinales que requieren ser corregidas quirúrgicamente. Mientras otros de ellos sufren de deficiencias visuales o auditivas. Entre los problemas visuales más comunes se encuentran el estrabismo, la miopía, la hipermetropía y las cataratas. Las deficiencias auditivas pueden ocasionarse por la presencia de líquido en el oído medio, de un defecto nervioso o de ambas cosas.

Todos los niños con síndrome de Down deben realizarse exámenes de visión y audición de forma regular para someterlos a tratamiento y así evitar problemas en el desarrollo del habla y de otras destrezas.

Tienen mayores probabilidades de sufrir problemas de tiroides y leucemia. También tienden a resfriarse mucho, a contraer bronquitis y neumonía. Los niños con este trastorno deben recibir cuidados médicos regulares, incluyendo las vacunaciones de la niñez.

Cosas importantes que debes saber

Los menores que tienen síndrome de Down pueden hacer la mayoría de las cosas que cualquier otro niño de su edad puede hacer. Hablar, caminar, vestirse y aprender a ir al baño. La única diferencia que se puede encontrar en ellos es que la mayoría de las veces aprenden más tarde que otros niños.

Pueden asistir a la escuela, ya que hay programas especiales a partir de la edad preescolar que los ayudan a desarrollar todas sus destrezas en la mayor medida posible.

 

Relacionados



mujer trabajando
Te puede interesar:

Las madres activas contagian a sus hijos