Irina Shayk y los vestidos posparto de la discordia

Tras haber dado a luz a su primer hijo, la modelo sigue escribiendo un diario de estilo especialmente sensual que ha generado cientos de comentarios.

Si las modelos pisan la alfombra roja del Festival de Cannes lo hacen con conocimiento de causa, es decir, saben que están ahí para elevar la sensualidad de la misma y por lo tanto deben lucir sus esculturales figuras con vestidos mínimos, ceñidos y plagados de aberturas. Así lo dicta la ley de Cannes y así lo acatan ellas, las maniquís más influyentes del planeta.

Pero con permiso de Elsa Hosk, Petra Nemcova, Bella Hadid o Kendall Jenner, este año sólo ha habido una modelo capaz de asombrar a crítica y público, y lo ha hecho no por el diminuto tamaño de sus vestidos –estamos más que acostumbrados y empezamos a estar más que hartos– sino porque ha sido capaz de lucir los mismos cuando sólo han transcurrido dos meses desde que diera a luz a su primer bebé. Hablamos por supuesto de Irina Shayk.

vogue news

Hace dos días, le dedicamos un artículo a la top rusa por el impresionante vestido amarillo que lució sobre la red carpet de Cannes, un modelo sólo apto para unas cuantas elegidas con el que Irina se atrevió para dejar claro que ha recuperado su figura en tiempo récord y que por lo tanto está más que lista para trabajar de nuevo.

Surgió entonces un debate antiguo y manido como pocos cuya pregunta esencial era la siguiente: ¿se puede perder el peso ganado durante el embarazoen dos meses? Irina no es la primera ni la será la última modelo que alcanza semejante hazaña, pues su cuerpo es la herramienta esencial de su trabajo y por lo tanto ha de trabajar en él con más dureza, constancia y preocupaciónque el resto de los mortales, pero lejos de querer zanjar este asunto con el mencionado vestido amarillo, la top ha querido adentrarse un poco más en este territorio.

 vogue news

Durante las sucesivas jornadas de Cannes, Shayk ha lucido vestidos a cada cual más sexy, más ajustado y más escueto.Y con cada uno de ellos ha conseguido que olvidemos algo que al principio de esta historia (de estilo) no podíamos borrar de nuestra cabeza: que acaba de ser madre.

vogue news

Irina ha borrado de su cuerpo todo rastro de maternidad a golpe de vestidos hiper sexualizados y de una rutina de entrenamiento que habrá seguido con disciplina antes, durante y después del embarazo. Nadie tiene por qué censurar la impresionante recuperación de Irina, eso desde luego, pero las preguntas se siguen sucediendo, incluso más allá del impacto que han producido sus vestidos y su impresionante figura. Ser sexy, ¿es esto? ¿Es necesario hacer desaparecer todos los cambios que se producen en el cuerpo de una mujer cuando se covierte en madre para que vuelva a ser considerada sexy y por lo tanto deseable?

Lo dicho, son sólo preguntas que cada uno debe intentar responder a su manera…

Temas: , , ,

Te puede interesar:

Salas de lactancia, ¿espacio privado o escondite?