El olor de la madre es crucial para sobrevivir

bebés

A través de experimentación se demostró que este aroma gatilla la respuesta de succionar que ayuda a amamantarse.

El particular olor del líquido amniótico de la madre es la clave para que las crías de ratas comiencen a succionar y puedan así amamantarse para lograr sobrevivir.

La prueba la hicieron investigadores del Wellcome Trust Sanger Institute, del Reino Unido, quienes consideran que este aroma es básico en la perpetuación de varios tipos de mamíferos.

Hasta ahora se pensaba que estos comportamientos automáticos, como el de succionar, dependían de unas sustancias llamadas feromonas. Algo que es así en los conejos, pero que no regiría para todas las especies que se amamantan. En los humanos se supone que existe una secreción de feromonas alrededor del pezón de la madre, pero podrían existir otros mecanismos.

En todo caso, para los investigadores, este olor de la madre estaría involucrado en muchos otros comportamientos que hasta hoy se consideran innatos.

Algo que resaltan los científicos es que los humanos forman vínculos intensos a través de la lactancia o la nutrición con sus hijos. Por esto, creen que estudiando el olfato se podría dar cuenta de los mecanismos neuronales que están involucrados en el comportamiento instintivo de las personas.


Te puede interesar:

Una atleta de élite muestra las marcas que los embarazos han dejado en su barriga