Una mujer pidió una orden de desalojo para su propio bebé que no quería nacer

Kaylee Bays ya estaba esperando a dar a luz a su tercera hija, Gretsel, pero ésta se rehusaba a salir de la barriga de su madre hasta que ésta tomó una decisión muy peculiar, lo que funcionó y doce horas después nació.

Kaylee es asistente en la corte cuarta del Distrito de American Folk, en Utah, Estados Unidos, y tenía fecha de parto para el pasado lunes 16 de octubre pero ese día no pasó nada. Al día siguiente fue a trabajar y, al ver a su jefe, le dijo en tono de broma que si no podía emitir una orden de desalojo contra su bebé y, para su sorpresa, él se sentó y la redactó.

Su jefe entonces escribió: “Gretsel Hansen, has cometido un perjuicio. ¡Mami está incómoda y se está quedando sin espacio para tí! ¡Demasiada acidez y patadas en las costillas! Se te solicita que desocupes el predio en un lapso de tres días calendario, contando fines de semana y feriados“, firmándola y sellándola el 17 de octubre.

Para su sorpresa, Gretsel nació doce horas después. Su madre aseguró que quedó demostrado que sabe escuchar. “no quiso estar en desacato con el tribunal” comentó entre risas. Por su parte, su jefe confesó que era la primera vez que emitía una orden de desalojo contra un bebé. “Me dijo: ‘Si llega a funcionar, quiero que la enmarques’. Dio resultado, así que voy a enmarcarla para él“, confesó Kaylee.

Temas: ,

Te puede interesar:

Madre se entera en el parto que su niña era un niño