El síndrome del nido vacío, cuando los hijos deciden marcharse de casa

En la vida experimentaremos duelos que nos harán crecer y los que amamos serán felices.

¿Alguna vez has escuchado sobre el Síndrome del nido vacío? Sí, cuando los hijos deciden marcharse de casa, los padres experimentan cambios físicos y emocionales. Esto no tiene nada que ver con la estabilidad emocional. De hecho, padres independientes y exitosos, también lo padecen.

¿Quién no quiere que sus hijos sean autosuficientes? Dar el paso a la independencia, es un logro también de los padres. No obstante, soltarles las alas es, sin duda, uno de los momentos más difíciles como padres. ¿Qué sienten? La tristeza y soledad que se respira en cada rincón los hace entrar en una etapa de melancolía.

Qué hacer cuando los hijos se van de casa. Foto: Pexels

¿Cómo le dices adiós a ese pequeño que dormías en tus brazos? Están listos para partir del nido, necesitan encontrar sus propios sueños, vivir fracasos y levantarse por sí solos. Los padres podríamos cuidarlos el resto de la vida, pero eso solo los volvería dependientes.

Sí, hay padres a los que traiciona el momento, que prefieren evadir la realidad y quieren ir en contra del ciclo natural de la vida. Y es que literalmente un hijo será tu bebé toda la vida. De ahí, que las abuelas sigan siendo la mejor arma para salvarnos de los padres, pues no importa la edad que tengan quien da la vida, prácticamente manda.

¿Cómo soltar?

Lo primero que tienes que hacer en plantearte la idea, tu hijo (a) ha crecido y no hay que romper sus ilusiones, esas ganas que tiene de devorar el mundo. Cabe destacar, que no es un adiós para siempre, es evolución y descubrir lo bonito que es seguir conviviendo con tus hijos y la manera en que encuentran su propia felicidad.

¿Por qué no empezar a darles libertad poco a poco? Probablemente, de esta forma te sea más fácil, que decir adiós de un solo golpe. Los hijos necesitan salir, es parte de su crecimiento biológico y emocional. Mientras que los padres recuperan su individualidad.

Ahora será tiempo de encontrar cada uno su camino, de buscar las cosas que los hacen sonreír, llevar a cabo sus pasatiempos favoritos y así poder tener nuevas experiencias para compartir entre padres e hijos.


Te puede interesar:

Jean Paul Pineda envía mensaje a la gente ‘metida’