De niñas dijeron que su papá las había abusado, lo condenaron y hoy confiesan la verdad

Por ahí dicen que los niños no olvidan, fue lo que sucedió con Mariana Rotili, una joven de 23 años, así como su hermana, echaron un vistazo al pasado y ahora quieren limpiar el nombre del hombre que les dio la vida.

De niñas dijeron que su papá las había abusado, lo condenaron y hoy confiesan que su madre las manipuló.

Fue en el año 2007, cuando el Tribunal Oral Criminal  N°1 de Bahía Blanca, condenó a seis años de prisión a Ceferino Rotili, por abuso sexual agravado. Pues, según las declaraciones cuando Mariana tenía 6 años, en el 2001, su padre la tocó.

Posted by Mery Rotili on Friday, February 15, 2019

No obstante, el padre no cumplió la condena, pues se profugó a Chile. Mariana compartió su historia en Facebook.

Él es mi papá, Ceferino Rotili, del cual nos separaron a mi hermana y a mi hace 17 años. No sólo de él, de mi hermano Matias, de mi abuela Mabel y de toda la familia de él…

Fue en el 2001, cuando las niñas levantaron una denuncia falsa contra su padre, diciendo que abusó de ella y su hermana. Mariana explica que en ese momento fueron manipuladas por su madre, pues solo tenían 6 y 3 años, ni siquiera estaban conscientes de lo que estaba pasando.

La realidad es que dos nenas no tienen la consciencia suficiente para entender que es lo que estaba pasando y las consecuencias que ello traería.

Sostiene que la justicia no le dio la oportunidad a su padre de defenderse y lo condenaron en el 2007, 6 años de prisión por abuso sexual agravado.

Posted by Mery Rotili on Friday, February 15, 2019

Mariana, se hizo la idea de que en realidad eso pasó, aunque en su cabeza no tenía ni un solo recuerdo. Ella recordaba momentos agradables, pues su padre las adoraba.

Los que me conocen saben la historia que viví con mi mamá, nunca entendí como una madre podía internar a su propia hija y pedirle que la dejen bajo juez, un 20 de Mayo (mi cumpleaños) me levanto en la clínica de salud mental de Punta Alta (estaba internada por intentar suicidarme a los 16) y me dice la enfermera “llamó tu papá, para decirte que te ama y que te desea feliz cumpleaños” yo dije por dentro MI PAPÁ?…no lo creía.

En ese momento pidió a las enfermeras que no le dieran aviso a su madre, las dudas comenzaron, ¿lo que pasó fue verdad o mentira? Ella explica que tuvo un novio y su madre también lo denunció, diciendo que abusaba de ella, aunque ella sabía que no fue así, pero igual quiso obligarla a declarar lo contrario.

Claramente mi mamá no estaba bien, fue así cuando supe que mi papá era inocente y me decidí a buscarlo, hasta que lo encontré y desde ese día tuve una paz interior inmensa, el 17 diciembre del año pasado fue el día en donde todo se aclaró, era el cumpleaños de mi papa y pude hablar con él, hicimos una videollamada, se veía un tipo buenísimo y dije, claramente este chabon no hizo nada, después de todo, mi vida entera fue una mentira.

Posted by Mery Rotili on Friday, February 15, 2019

Mariana, hoy tiene claro que la justicia no condenó a su padre, también a ella y su hermana.

Nos condenó a mi hermana y a mi a vivir en un ambiente no apto para 2 criaturas, lleno de violencia y maltrato, no sólo físico sino también emocional. Y además de esto, lejos de todas las personas que nos amaban realmente.

Tuvieron que pasar 17 años para que volvieran a abrazar a su padre, pero Mariana sabe que nadie podrá devolverles el tiempo perdido.

Nadie va a remendar todo el dolor, toda la angustia, sobre todo, de él que durante 12 años tuvo que vivir escondiéndose.

Además, agrega que no cree en la justicia:

Mi papá es INOCENTE y en este momento estoy orgullosa de él y creo que es la persona más valiente que existe sobre este mundo. Si lees esto pa, gracias por nunca dejar de buscarnos, gracias por no dejar de amarnos, GRACIAS POR SEGUIR EXISTIENDO.

Según, la información de Infobae, la niña había escrito una carta describiendo lo que sucedió, pero fue obligada por su madre. De hecho, en su momento un psicólogo afirmó que María Paz, la hermana de Mariana nunca fue abusada.

Otro dato contradictorio, fue que le dieron la custodia de su hijo menor Matías, ¿extraño no? Se supone que era un abusador..

Antes de declarar me tenía en una habitación repitiendo y repitiendo lo que yo debía decir ante el tribunal. Una semana antes de la declaración nos sentaba a la mesa, nos decía lo que debíamos decir y después nos pedía que repitiéramos. Si no lo hacíamos bien, nos pegaba. Yo era chiquita. Hace diecisiete años que no veíamos a mi papá. Ahora podemos hacerlo, detalló Mariana.

Esto fue lo que decían las declaraciones, según Mariana, falsas:

“Que se aprovechaba cuando mi mamá no estaba, que la llevaba a la pieza con mentiras, les hacía sacar la ropa y las amenazaba con pegarles. Que metía mano en la parte de adelante, si lloraban, él se reía. Que cuando se iban a bañar, las hacía bañar con agua fría y les daba toallones mojados para secarse. Les hacía ver películas con chicos que se sacaban la ropa y después mostraban el cuerpo. Que las amenazaba con fuego, que les acercaba el encendedor y les decía que las iba a quemar y prender fuego la casa y que nadie les iba a creer”. “Abusó de nosotras, nos trató mal, él se reía cuando llorábamos. Nos tocaba, a veces con un cuchillo, a veces con una tijera, en la vagina y en la cola. Que les decía que les prendería fuego a ellas y a la casa si le decían algo a su mamá. Que cuando estaban con su hermana Mariana había un amigo de él que les sacaba fotos desnudas”.

Lo cierto es que hasta el momento la madre se negó a hablar sobre el tema. Mientras que esta experta argumenta:

“Soy perito psicóloga desde el año 1978”, se presenta María Cristina Angos, convocada durante el proceso de 2007 por la defensa de Ceferino Rotili: “En el estudio que le hice al acusado no encontré ningún indicador de abuso, por el contrario, había empatía, afectividad, resonancia emocional. No había nada que permitiera pensar en la comisión de ese delito. El grado de parcialidad del tribunal me sorprendió, porque nunca había vivido una experiencia así, pese a mis años en la Justicia. Citaba autores, pero el juez los denostaba. No me sentí escuchada, no me permitían decir lo que había escrito y fundamentado, no permitieron la mención de escritores de la materia”.


Te puede interesar:

Laura Pausini revela los duros momentos que vivió antes de la llegada de su hija