Su deseo de ser madre le lleva a tomar la decisión de ¡amputarse una pierna!

Mientras que para algunas mujeres el deseo de ser madre no existe, para otras el mismo es realmente el motor de sus vidas. De ahí que si, por alguna circunstancia, se topan con impedimentos que les impiden hacerlo realidad se frustren y desesperen. Y precisamente esto es lo que le ha sucedido a una fémina que para poder tener descendencia ha tomado la decisión de ¡amputarse una pierna!

Sí, lo has leído bien. Sigue leyendo y descubre la singularidad de esa medida y qué hay detrás de la misma.

 

¿Dónde ha tenido lugar?

En Reino Unido es donde ha tenido lugar esta noticia que, de manera rápida, ha comenzado a propagarse a través de medios de comunicación de todo el mundo e incluso de redes sociales. Y es que es en ese país donde reside la figura en torno a la cual gira esta historia.

La protagonista

Rebeca Lewis. Este es el nombre de la mujer británica de 39 años que ahora copa las portadas de numerosos periódicos y revistas. Es la fémina que tiene un sueño: tener hijos. Sin embargo, determinadas circunstancias se lo impiden y por eso se ha visto en la necesidad de tomar una decisión que, cuanto menos, nos resulta sorprendente. ¿Cuál? Amputarse una pierna, como una manera de atajar de raíz el problema de salud que le impide ser madre.

El origen de los hechos

Desde siempre, como ha manifestado a distintos medios de comunicación, esta mujer ha querido disfrutar de la maternidad. Por eso, soñaba y sueña con quedarse embarazada. Sin embargo, en el camino para cumplir ese sueño se ha topado con un serio problema. ¿Cuál? Que sufre una extraña enfermedad de tipo muscular.

Esa patología, que le causa un gran dolor en una pierna, le lleva a tener que tomar a diario casi 70 pastillas para poder sobrellevarla. Pero no únicamente eso. La misma ha propiciado que desde hace tiempo Rebeca no pueda caminar con facilidad, es más, ha tenido que recurrir al empleo de una scooter para salir a calle y tener autonomía y calidad de vida.

Precisamente la ingesta de tal cantidad de medicamentos es la que se ha convertido en su principal escollo para quedarse en estado. Sí, porque cuando les expuso a sus doctores que quería ser madre, estos fueron muy claros al respecto. Le desaconsejaron que intentara un embarazo ya que los fármacos que toma podrían ocasionarse serios problemas a su feto.

Su deseo de ser madre le lleva a amputarse la pierna

La opinión de sus médicos causó un gran dolor en Rebeca que, en un primer momento, decidió acatarla, pensó que estaban en lo cierto y que no podía hacer nada. Es más, incluso se planteó la adopción, pero pronto esa idea se evaporó de su cabeza y es que no le iban a permitir llevarla a cabo pues había tenido que dejar su trabajo. Tenía un empleo en una funeraria pero la imposibilidad de moverse le había llevado a tener que abandonarlo.

Una piedra más en el camino, que parecía haber puesto fin a su sueño para siempre.

Sin embargo, poco a poco, su deseo de tener hijos ha vuelto a recobrar la fuerza de antaño y eso le ha llevado a tomar una compleja decisión.

¿Qué ha hecho? Según el periódico “The Sun”, informar a los sanitarios que quería acabar de raíz con la ingesta de fármacos, de ahí que tomara la decisión de pasar por el quirófano para que le fuera amputada la pierna y así ponerle punto y final a la enfermedad. De esta manera, puede intentar quedarse embarazada.

deseo-madre
Rebeca tras la amputación de su pierna

¿Y ahora?

Como es lógico, por lo singular que resulta, el caso de Rebeca no ha pasado inadvertido para nadie y se ha hecho público a nivel mundial. Y es que es un ejemplo de la fortaleza que, en algunas mujeres, tiene el deseo de ser madres.

La protagonista de esta historia, que ahora se ha dado a conocer, fue intervenida hace un año. Desde entonces carece de pierna derecha y ha dejado de tomar la medicación que ingería para contrarrestar los síntomas de su enfermedad muscular.

En estos momentos, en los que ha conseguido superar ya lo que significa una amputación y en los que camina con una prótesis, ha expuesto que está dispuesta a comenzar a intentar quedarse embarazada. Tiene claro que si finalmente consigue tener un hijo, todo el sacrificio y el esfuerzo que ha tenido que llevar a cabo habrá merecido la pena.

De ahí que su energía vital sea la esperanza de pensar que muy pronto quizás pueda contar con un bebé entre sus brazos.

¿Qué te ha parecido su historia? ¿Qué habrías hecho tú en su misma situación? ¿Habrías sido capaz de tomar la decisión de amputarte la pierna?

Temas: ,

reloj biologico
Te puede interesar:

El reloj biológico y la exposición a la luz afectan las posibilidades de concebir