Lo siento suegra ya tuvo la oportunidad con sus hijos, no va a criar a los míos

La suegra y los hijos, ¿temible combinación no crees? Sin embargo, llega un momento en que debes ponerle un alto y decirle que no va a criar a tus hijos.

Son pocas las que se atreven a gritar el lado oscuro de la maternidad. No, no todo es color de rosa. De hecho, si tuviera que ponerle un color a esta aventura de ser madre, sin duda, sería un arcoíris porque nunca sabes cómo estará la tensión. Lo siento suegra ya tuvo la oportunidad con sus hijos, no va a criar a los míos. 

La llegada del bebé, sin duda, un momento muy esperado, sobre todo, de las abuelas. Pero, hay una línea muy delgada entre ser una abuela presenta y querer criar. A veces,  hasta parece que las suegras entran a alguna escuela en la que les enseñan cómo dar opiniones constantes, sin que se las pidan. ¿Suena a fastidio no?

Nunca sabes qué tan mal te puedes llevar con la madre de tu esposo, hasta que le das un nieto. Y es que parece que todo lo que hagas está mal, se convierte en una crítica constante, que no importa lo hagas, nunca será suficiente para complacerla. Y es que ella siempre tiene una mejor solución.

Estoy cansada, no voy a permitir más que me diga cómo debo vestir a mi hijo, qué comida debo darle, cómo debo cargarlo, qué debo hacerle de comer, ¡BASTA! Las madres no estamos para soportar un dedo que se la pasa juzgando, sobre todo, somos primerizas. No voy a permitirle suegra que se entrometa en la crianza de mis hijos.

¿Por qué quiere impedir que sea madre?, ¿por qué no disfruta su rol de abuela? Usted no debería preocuparse por la cantidad de veces que le doy de comer, debería solo visitarlo y darle amor. Deje que yo encuentre mis propios errores, que descubra lo bueno y lo malo de ser madre, deje que la vida me dé una sacudida, deje de entrometerse.

De verdad, lo siento mucho suegra, pero conmigo ya no va a poder más. Estoy contenta de que sea usted la abuela de mis hijos, que esté presente, pero lamento decirle que su opinión no tendrá ninguna validez en mi casa, respecto a la crianza de mis hijos. Ya tuvo su oportunidad con sus hijos.

Sí, quizás mañana resulte que usted tenía razón en algunas cosas, pero quiero comprobarlo por mi misma. Le permito ser un apoyo y que siga las decisiones que tome para que mis hijos se den cuenta que su padre y yo somos la autoridad.

Pero no más suegra, en caso de que no quiera aceptarlo la invito a no volver a mi hogar.


Te puede interesar:

USTED NO NECESITA SER UN AMA DE CASA PERFECTA PARA SER UN GRAN PADRE