La foto del asiento vacío reservado para Lady Di en la boda de Harry estremeció a todos

El día sábado fue llevada a cabo la boda real de Enrique de Gales y Meghan Markle. Mientras algunos se dieron el tiempo para estar pendientes de todos los sucesos a través de la pantalla, amigos y familiares de la pareja acudieron al importante evento. Sin embargo, la ausencia de la princesa Diana no pasó desapercibida. A pesar de que el ambiente era armonioso, la nostalgia invadió al hijo menor de Diana de Gales.

Sin duda alguna, el recuerdo de su madre pasó por los pensamientos de Harry en más de una ocasión, pues él tuvo una excelente conexión con su madre y seguramente, le hubiera encantado que la mujer que lo trajo al mundo presenciara un momento tan importante en su vida. Es por ello que no quiso dejar pasar la oportunidad y le dio lugar que merece de una manera muy especial.

Una de las imágenes más emotivas y nostálgicas fue la del asiento vacío el cual estaba reservado para la princesa Diana. El lugar era el más cercano al altar, junto al duque de Cambridge y, por supuesto, en primera fila.

Fue así que el príncipe Harry rindió honores a su fallecida madre y pudo sentirla cerca en un momento tan importante en su vida.

Sobre este tema, el hijo de Lady Di comentó en una entrevista para la BBC que su mamá y Meghan habrían tenido una excelente conexión:

“Ellas serían tan cómplices como ladrones, sin lugar a dudas. Creo que ella estaría en la luna, saltando de arriba a abajo, ya sabes, tan emocionada por mí”, expresó nostálgico.



Relacionados

Te puede interesar:

La peor Navidad para Brad Pitt