‘Festejé mi baby shower sin saber que mi bebé estaba muerto’

En este artículo encontrarás:

La vida es así, tan impredecible y con las mismas ganas que te convierte en madre, también te lo quita.

Desde el momento que sabes que un pequeño empieza a crecer en tu vientre, el corazón revolotea. No, no se puede explicar las ganas inmensas que tienes de llorar, gritar y reír sin parar. Es eso, lo que llaman maternidad y, que las mujeres que tenemos la dicha de ser el hogar de un pedacito de nosotras mismas, durante 9 meses, sabemos que es de los honores más grandes. Pero, esta madre festejó su baby shower sin saber que el bebé estaba muerto. 

Ni siquiera lo planeas, pero cuando menos piensas ya estás en las tiendas viendo zapatitos, mamelucos, chupones, cunas, ¿en qué momento? Carla Septier, era una madre que esperaba ese día con ansías, ¿cómo serían sus manitas?, ¿tendría la boca de papá o mamá? Incluso muchas noches en sus sueños apareció. Quién iba pensar que todo terminaría en la pesadilla que le rasgó el corazón.

¡Todos esperaban al bebé! Pero, el destino ya tenía otros planes. Aquella mañana, justo el día en que Carla Spetier, compartiría uno de los días más emocionantes al lado de su familia amigos, las cosas cambiaron. Ella lo recuerda como si hubiera sido ayer y probablemente lo hará el resto de sus días.

Aquel domingo de junio por la mañana se llevó sus ilusiones. El bebé desde muy temprano avisando a mamá por medio de una patadita que todo estaba bien. ¡Seguro estaba también feliz por recibir todos esos regalos! Pero justo a media tarde, fue como si las manecillas del reloj dejaran de avanzar, como si el llamado de un antes y después en la vida de Carla le estuviera avisando.

El bebé, no se movió más, pero tal vez el miedo de aceptar la realidad, la hizo ignorar la situación. Sin embargo, al amanecer decidió llamar al médico. Así que, una chequeo rápido la tranquilizó. Todo estaba bien y los hermosos latidos de la vida seguían en su vientre.

Aún faltaba lo peor, fue cuestión de dos semanas, para que Carla supiera la noticia más desgarradora que le ha golpeado el alma. Sí, Bruno, el pequeño que esperaba con desesperación, a quien ya tenía las canciones que le cantaría para dormir y con quien hasta imaginó la primera vez que correría detrás de un balón, pintara su primer dibujo y le enseñaría a soplar burbujas.

Se había ido…

El bebé dejó de respirar y su madre ni siquiera lo sabía. Desde aquel domingo en el Baby Shower partió a las 34 semanas de embarazo.

¨Ese domingo, cuando dejé de sentirlo, no me quise alarmar. Me acosté y a la mañana siguiente llamé al obstetra. Cuando estaba yendo sentí tres movimientos leves de los piecitos, como que pateaba pero sin fuerza”.

No, nadie está preparada para decirle adiós a ese amor, ese que no tiene nada que ver con lo que antes habías sentido por alguien. Nadie está lista para cargar por primera vez a tu hijo sin vida. Los médicos la asistieron de inmediato. En realidad Carla no se encontraba, estaba ausente y el dolor le nubló la razón. Fue a través de una cesárea que se despidió.

¿Qué fue lo que sucedió?

¨La trombocitopenia afecta hasta el 10 % de todos los embarazos y es un diagnóstico común y un problema en el manejo de las pacientes, ya que puede estar relacionado con condiciones prexistentes presentes en las mujeres en edad fértil¨, Dra. Yusselys Cabrera.

Este trastorno provoca que se formen coágulos de la sangre, esto es muy habitual cuando el cuerpo sufre algún daño. No obstante, se convierte en trombofilia y por lo tanto, causa la pérdida del bebé e incluso provocar hemorragias.

Lo preocupante es que no produce síntomas obvios, de ahí la importancia de hacer examenes obstetricos a la madre y el feto de manera constante. Es posible que se formen coágulos en el área de las piernas y de forma colateral se afecte al bebé.

Es indispensable conocer la historia clínica de generaciones atrás. Si en la familia hay problemas de coagulación o pérdidas de bebé hay que decirle al especialista.

Cabe destacar, que este trastorno es muy poco conocido, sobre todo, las madres primerizas. Pero esto no significa que el resto no pueda presentarlo. De hecho, se conoce más como trombosis venosa.

Este trastorno provoca que se formen coágulos de la sangre, esto es muy habitual cuando el cuerpo sufre algún daño. No obstante, se convierte en trombofilia y por lo tanto, causa la pérdida del bebé e incluso provocar hemorragias.

Lo preocupante es que no produce síntomas obvios, de ahí la importancia de hacer examenes obstetricos a la madre y el feto de manera constante. Es posible que se formen coágulos en el área de las piernas y de forma colateral se afecte al bebé.

Es indispensable conocer la historia clínica de generaciones atrás. Si en la familia hay problemas de coagulación o pérdidas de bebé hay que decirle al especialista.

Cabe destacar, que este trastorno es muy poco conocido, sobre todo, las madres primerizas. Pero esto no significa que el resto no pueda presentarlo. De hecho, se conoce más como trombosis venosa.

Afortunadamente, para las mujeres que lo padecen el embarazo no es imposible. Siempre y cuando, el médico esté informado de la situación puede ayudar. Existe un tratamiento en el que se aplica anticoagulantes para mantener un control durante la gestación. Además, de llevar un monitoreo meticuloso en cuanto el oxígeno del bebé.


Relacionados

Te puede interesar:

Mujer dió a luz en su auto y le pidió a la marca que le regalaran uno nuevo