Estimulación temprana para bebés felices

bebé gatea

Lo ideal es iniciar cuando nace el bebé y continuar hasta los 6 años. El objetivo es desarrollar al máximo su capacidad cognitiva, emocional, social y física.

De unos años a la fecha, la estimulación temprana ha ocupado un lugar importante en la educación de los bebés menores de 2 años. Estudios de diferentes hospitales y universidades han demostrado que estimular a tu bebé lo hace más despierto en el futuro.

Los bebés nacen con gran potencial que nosotros como padres de familia debemos desarrollar. La estimulación temprana es el conjunto de medios, técnicas y actividades con base científica, aplicada de forma sistemática y secuencial.

Desde que nacen, los niños reciben estímulos externos de su interacción con el mundo. Cuando los estimulamos, les presentamos diferentes oportunidades para explorar su entorno, adquirir destrezas y habilidades de manera natural.

Lo ideal es iniciar cuando nace el bebé y continuar hasta los 6 años. El objetivo es desarrollar al máximo su capacidad cognitiva, emocional, social y física.

Estimulación por etapas

Cada etapa de crecimiento necesita de diferentes estímulos que se relacionan con lo que tu bebé está viviendo. La idea de la estimulación no es forzar al niño a hacer cosas que no son propias de su edad, sino motivar el potencial a través de retos y actividades que fortalezcan su autoestima y despierten su aprendizaje.

Al principio, las actividades se deben enfocar en reforzar el vínculo emocional que tiene contigo y con el papá; esta etapa se hace a través de masajes y estímulos sensoriales.

Después deben venir actividades de motricidad gruesa, fina, concentración y lenguaje. Es muy importante cuidar y proteger la iniciativa e independencia del bebé durante todo su proceso de aprendizaje. Sugerencias

Recuerda que cada niño es diferente, por lo que cada uno tiene su propio ritmo de desarrollo que depende de la maduración del sistema nervioso. Si tu primer bebé fue más despierto que el 2º, no te preocupes, no hay nada mal con él.

La estimulación debe ser una experiencia positiva. No fuerces a tu bebé a hacer algo que no pueda o no quiera, pues convertirás una situación agradable en una pesadilla. El bebé debe experimentar el mundo jugando.

Hoy en día sabemos mucho más sobre el funcionamiento del cerebro y su desarrollo. La estimulación que reciba tu bebé durante sus primeros años de vida constituye la base sobre la cual se cimentará su aprendizaje el resto de su vida.


Relacionados

Te puede interesar:

Los bebés heredan la inteligencia de mamá