Consejos para no malcriar al niño

Recomendaciones para no malcriar al niño

La línea es fina entre el malcriar y consentir a tu hijo, pero aquí te ayudamos a distinguirla y así evitar crearle malos hábitos de conducta. Uno de los principales retos de la vida es la crianza de los niños, y este desafío no se compara con ningún otro.

Educar a los niños es tan difícil que debería existir una escuela para padres, que nos enseñe como criarlos de forma positiva y además hacerlos felices sin malcriarlos.

Es normal que los padres cometamos algunos errores durante la educación de los niños y para saber qué estamos haciendo bien y en qué hemos fallado, es suficiente con reconocer si tu pequeño está malcriado, si notas que tu pequeño cumple con las siguientes características, deberás tomar algunas medidas.

Cualidades del niño malcriado

  • No realiza sus tareas.
  • Tiene frecuentes rabietas.
  • Controla y tiraniza a los padres.
  • Es desobediente.
  • Es egoísta
  • Se muestra respondón
  • No tiene buenos modales.
  • Es agresivo.
  • Nunca se muestra satisfecho.
  • Tienes que premiarle para que obedezca.

Recomendaciones para no malcriar a tu hijo

1. Los límites

Los límites que establezcas deben ser simples y no deben prestarse a distintas interpretaciones. Esto te ayudará a ahorrarte futuras discusiones.

2. Una vez puesto el límite, ahí se queda

Esto es más o menos obvio pero a veces no es fácil hacerlo. Si le has dicho “2”, pues ha de significar 2, no 2 1/2 ni 3. El asunto aquí no es la diferencia que hay entre dos y tres galletas, que por lo demás no es significativa, el punto es que si te contradices tu niño aprenderá que cuando le dices que no, pasado un rato cambias de opinión.

3. No cedas si tu niño te suplica

Es importante que no te rindas. Si das tu brazo a torcer ante sus ruegos la lección para tu pequeño es clara: lloriquear es efectivo.

4. Dale oportunidad para que te persuada

En los casos en que, por alguna razón en particular, no estés segura si debes permitirle algo, pídele un buen motivo para que lo dejes hacer lo que quiere. ¿Quiere salir a jugar al patio? Si te explica que ha ordenado los juguetes de su habitación, dile que sí.

5. Que tu niño cumpla con sus obligaciones antes de jugar

No es beneficioso para tu hijo que seas extremadamente permisiva. En general, los niños que hacen sus tareas y obligaciones aprenden a tolerar de mejor manera las frustraciones.

6. Déjalo esforzarse por lograr lo que quiere

Muchos especialistas creen que es bueno que los pequeños no sientan que pueden tener cualquier cosa que quieran fácilmente, porque de esa manera no aprenden a valorarla.

Temas: , ,

Relacionados

niño
Te puede interesar:

Enseñando a tus hijos a disculparse