Los beneficios del Baby‑led Weaning

Los beneficios del Baby‑led Weaning

Comer con tu bebé, a la misma hora, en la misma mesa y compartiendo la misma comida, es el corazón del Baby‑led Weaning, alimentación complementaria dirigida por el bebé. No hay necesidad de «comida para bebés», purés o alimentación con cuchara.

Tu bebé simplemente se alimenta solo, explorando y disfrutando comidas saludables en familia, desde que prueba por primera vez alimentos sólidos.

 El Baby‑led Weaning hace que la introducción de alimentos sólidos sea más fácil y placentera para toda la familia y alienta a su bebé a sentirse seguro y feliz a la hora de comer y a disfrutar de alimentos buenos y nutritivos a medida que crece.

Los beneficios del Babyled Weaning

¡Es agradable!

Comer debe ser placentero para todos, tanto para adultos como para bebés. Jugar un papel activo en las comidas y tener el control de qué comer, cuánto comer y qué tan rápido comer, hace que comer sea más placentero; lo contrario puede hacer que las comidas sean complicadas.

Con el Baby‑led Weaning, los bebés esperan comer; disfrutan aprender sobre diferentes alimentos y hacer cosas por sí mismos. Es más probable que las experiencias tempranas de comidas felices y sin estrés le den al niño una actitud saludable hacia los alimentos para toda la vida.

Es natural

Los bebés están programados para experimentar y explorar; es como aprenden. Usan sus manos y su boca para averiguar sobre todo tipo de objetos, incluida la comida. Con el destete dirigido por bebés, un bebé puede explorar los alimentos a su propio ritmo y seguir sus instintos para comer cuando esté listo.

Aprendiendo sobre la comida

Los bebés a los que se les permite alimentarse solos aprenden sobre la apariencia, el olor, el sabor y la textura de diferentes alimentos, y cómo los diferentes sabores funcionan juntos; con la alimentación con cuchara, todos los sabores se hacen puré en uno.

Con el Baby‑led Weaning, los bebés pueden descubrir los diferentes sabores en, por ejemplo, una cazuela de pollo y vegetales, y comenzar a aprender a reconocer los alimentos que les gustan.

Y simplemente pueden dejar cualquier cosa que no les guste, en lugar de tener que rechazar toda la cacerola para evitarlo. Esto facilita la planificación y significa que los bebés no se perderán los alimentos que disfrutan. También significa que toda la familia puede compartir una comida, incluso si no a todos les gustan todos los sabores.

Aprendiendo sobre su mundo

Los bebés nunca solo juegan; siempre están aprendiendo. Prácticamente todo lo que los bebés pueden aprender de los mejores (y más caros) juguetes educativos se puede aprender manipulando alimentos.

Por ejemplo, descubren cómo sostener algo suave sin aplastarlo o algo resbaladizo sin dejarlo caer, y también sobre conceptos como menos y más, tamaño, forma, peso y textura.

Debido a que todos sus sentidos (vista, tacto, oído, olfato y gusto) están involucrados, descubren cómo relacionar todas estas cosas entre sí para comprender mejor el mundo que les rodea.

Alcanzando el potencial

Alimentarse solos permite a los bebés practicar aspectos importantes de su desarrollo en cada comida. Usar los dedos para llevarse la comida a la boca significa que pueden practicar la coordinación ojo-mano; agarrar alimentos de diferentes tamaños y texturas varias veces al día mejora su destreza.

Esto puede ayudar con las habilidades de escritura y dibujo más adelante. Y masticar alimentos (en lugar de solo tragar purés) desarrolla los músculos faciales que serán necesarios a medida que aprenden a hablar.

Ganando confianza

Permitir que los bebés hagan cosas por sí mismos no solo les permite aprender, sino que también les da confianza en sus propias habilidades y juicio. Cuando un bebé levanta algo y se lo lleva a la boca, recibe una recompensa casi instantánea en forma de un sabor o textura interesante.

Esto le enseña que es capaz de hacer que sucedan cosas buenas, lo que a su vez ayuda a desarrollar su confianza y autoestima. A medida que crece su experiencia con la comida y descubre lo que es comestible y lo que no lo es y qué esperar de cada tipo de alimento, aprende a confiar en su propio juicio.


Te puede interesar:

Alimentar al bebé de forma natural