“Si los adultos actuaran como niños”

Antes de ser mamá subestimaba mucho mi tiempo libre y mis horas de sueño. Era fácil desvelarme haciendo cosas sin importancia o quejarme de “no tener tiempo”. Oh, qué ignorancia la mía. Claro, eso no quiere decir que ahora pienso que tonterías, sino que antes no tenía idea de cuánto extrañaría esos momentos de descanso.

Y es que ser madre o padre de niños pequeños puede ser agotador. Pareciera que tienen una fuente inacabable de energía y que hay días en los que nada, absolutamente nada de lo que hacemos es de su agrado. ¿Y los padres? Terminamos muertos del cansancio. Pero para quienes no tiene hijos, quizás resulte un poco confuso el por qué los padres de niños pequeños siempre estamos cansados.

Así que una madre YouTuber se dio a la tarea de ilustrar a la perfección y en un hilarante vídeo, cómo sería la vida si los adultos actuaran como lo hacen los niños pequeños.

Kristina Kuzmic, desde su fantástico sentido del humor con un vídeo donde muestra cuatro razones por las que las mujeres no deberían jamás dar el pecho en público, hasta su firme y admirable postura cuando sus hijos se han molestado con ella y les dice que no le importa porque ella no es su amiga, es su madre.

Ahora ella regresa con un divertisísimo vídeo titulado “If adults acted like toddlers” (Si los adultos actuaran como niños pequeños) en el que imita algunos comportamientos de un niño entre 1 y 3 años y cómo sería la vida si los adultos actuáramos como ellos.

Para aquellos que no son padres y se preguntan por qué los que tenemos hijos pequeños siempre estamos exhaustos, permítanme ponerlo en perspectiva para ustedes: imaginen que lo que están a punto de ver es su compañero de piso, de quien ustedes son 100% responsables.

Así es como inicia el vídeo donde vemos a Kristina imitando muchas de las acciones que hacen los niños pequeños, desde despertar con demasiado entusiasmo a los padres y rechazar la comida porque “se siente rara” hasta hacer travesuras o tener una rabieta en pleno piso del supermercado. Y claro, no puede faltar un momento que seguro cualquier padre de un niño pequeño conoce: cuando ya están acostados y necesitan desesperadamente un vaso con agua.

Desde luego que no todos los días son así ni todos los niños son iguales, sin embargo es una edad en la que comienzan a explorar su capacidad para hacer las cosas y definitivamente hay mucha experimentación de su parte. ¿Y las madres y padres? Pues agotados de tanto cambio de humor en nuestros hijos y de estar en constante estado de alerta para evitar que hagan alguna travesura épica.

Relacionados



Te puede interesar:

Hombre vence a la muerte para conocer a su hija