Inicio > Urgencias y Emergencias > Caídas del bebé

Caídas del bebé¿Qué hacer cuando mi bebé se cae?

Las caídas a distinto nivel de nuestros hijos son más comunes de lo que se cree. Por lo general, no pasa de un susto, pero hay algunas precauciones que debes tener para evitar un daño en la salud de tu hijo.

Que los bebés aún no sepan caminar, no significa que estén libres de una que otra caída. Debes tener en cuenta que no todos los golpes causarán graves daños en tu hijo, a veces sólo será el susto de ambos, pero no por eso debes despreocuparte. Si llega a ocurrir, lo importante es el reposo y, de ser necesario, que realices todos los exámenes de evaluación.



Generalmente, los bebés de pocos meses sufren caídas desde una altura como la de la cama, cuna, coche y los brazos.

¿Qué hacer ante una caída?

Lo primero que debes revisar es que no se haya golpeado la cabeza. Si esto sucedió, no te alarmes, pero llévalo de inmediato a un centro asistencial, porque puede existir una complicación que no se aprecie a simple vista.

La intensidad de las lesiones va a depender de la altura, del modo y de la velocidad con que se caiga el bebé. Si presenta un chichón no te alarmes demasiado, a no ser que presente algún otro síntoma.

Si pasado un par de horas observas que el pequeño está inquieto, que presenta vómitos o cualquier indicio de un comportamiento anormal en él, llévalo a un centro asistencial. Esto es porque hay algunos golpes que no tienen consecuencias de inmediato, sino que son evolutivos.

Si tu bebé respira normalmente, se ve rosadito y puede mantenerse despierto es probable que no haya problemas.

Evita que tu pequeño duerma inmediatamente después del golpe, trata que pasen algunas horas antes de que vuelva a descansar. Tampoco le des ningún tipo de medicamento, puede ser negativo en lugar de ayudarlo.

Cuando te das cuenta que tu bebé se cayó no es el momento de llorar y desesperarse, recuerda que él te necesita y ya está asustado. Si te escucha gritar nerviosa o siente una cantidad de pulsaciones demasiado altas, puede asustarse más.

Cuidados para prevenir caídas en casa:

Cuando compres la cuna, los barrotes de ésta no deben tener más de ocho centímetros de separación.

Las barandas deben ser altas, para que no alcance a subirse.

La mayoría de las camas no tienen barrotes, pero es ideal que los posean si tu bebé duerme en ella.

En caso que no tenga, pon almohadones por los bordes, para evitar que cuando se mueva llegue al piso.

Cuando camines con tu bebé en brazos, ten cuidado con las alfombras y con los desniveles del piso.

Prefiere los coches con una separación entre las piernas. En ocasiones eso no es suficiente, por lo que debes enseñar a tu bebé que los pies tienen que ir en el lugar que los ubicas.

Nunca debes dejar al pequeño solo en un sillón, en la cama, ni en el mudador.

Tampoco debes dejar al bebé en transportadores sobre mesas o sillas altas.

Durante la noche, recuerda que debe dormir con los barrotes de la cuna arriba.

Cuando bajes escaleras con tu bebé en brazos, afírmate de la barandilla.

Recuerda mantener las sillas de comer, coches y cunas lejos de ventanas y escaleras.

Enlaces Relacionados

 

Comentarios


Facemamá TV