Primeros auxilios ante accidentes del bebé

niño

Velar por la salud de nuestros niños es de máxima importancia, por lo que tienes que estar atenta a cualquier signo preocupante como decaimiento, exceso de sueño, fiebre, vómitos, etc. No olvides mantener un botiquín con los artículos imprescindibles para controlar a tus pequeños.

 

Cuidados básicos

Respecto al cálculo de la temperatura, irás aprendiendo a orientarte con tu mano en su frente, pero siempre es bueno verificar con el termómetro. Si el niño vomita, mantenlo hidratado con pequeñas cantidades de solución rehidratante mientras llega el doctor. En el invierno, coloca siempre un saturador repleto de agua sobre el radiador del dormitorio del niño o adquiere un humidificador ambiental.

Algo que tienes que aprender es cómo reaccionar frente a los accidentes más comunes en niños. Entre estos se encuentran las caídas, los golpes y las quemaduras.

Traumatismos craneales

Los niños pequeños, en especial menores de 3 años, se caen con frecuencia, por lo que un golpe en la cabeza es más que seguro a esa edad. Si tu bebé se cae y golpea, presta atención a cualquier modificación de su conducta, como excitación, somnolencia, movimientos anormales, alteraciones en su mirada, o sangrado de nariz, oído y vómitos. En cualquier caso llama al médico cuanto antes.

Quemaduras

Cuán grave sea la quemadura dependerá de su profundidad y extensión. Pueden clasificarse en las siguientes:

  • De primer grado: La piel se pone colorada y no es muy extensa. Basta con limpiarla con agua y jabón líquido suave, recubriendo con una gasa estéril y un parche adherente hipoalergénico, o bien con una compresa con pomada cicatrizante que puedes encontrar en farmacias.
  • De segundo grado: Sale una ampolla, la cual no debe reventarse. Debes proceder tal como en el caso anterior.
  • De tercer grado: La piel toma un aspecto oscuro y duro. Esta quemadura es grave y requiere de intervención médica. Mientras llegas a urgencias, protege la lesión con una tela limpia, pero no apliques nada sobre la herida.

El botiquín del bebé

Cerciórate de tener los elementos indicados dentro de su fecha de vida útil y nunca administres medicamentos recetados con anterioridad para tratar una enfermedad con síntomas parecidos. Asegúrate de tener: algodón hidrófilo, compresas de gasa estériles, alcohol de 60°, povidona yodada, parches curitas hipoalergénicos, termómetro, medicamentos antipiréticos, paracetamol, bolsitas de polvos para rehidratación, suero fisiológico y gotitas nasales antisépticas.

Relacionados



Te puede interesar:

Datos para prevenir accidentes con juguetes