20 semanas de embarazo

20 Semanas de embarazo: ¡La mitad de tu embarazo!

Has recorrido un largo camino, las 20 semanas de embarazo marcan la mitad de este lindo proceso. Tu hijo ya casi completa su desarrollo y queda poco tiempo para que lo tengas en tus brazos. Es un buen momento para celebrar con tu pareja el término de esta primera etapa, sobre todo si ya sabes el sexo de tu bebé.

El desarrollo de tu bebé

  • Mide entre 25 y 26 cm. (10,08 pulgadas)
  • Está cubierto de vérnix caseosa.
  • Traga más liquido amniótico cada día.
  • Está produciendo en su panza una sustancia llamada meconio.

Cambios en tu cuerpo

  • La parte superior de tu útero ya está a la altura de tu ombligo.
  • Probablemente ya has aumentado unos 5 kilos de peso.
  • Puede que sientas las encías más sensibles, incluso que hayan sangrado.
  • Puede que sientas que te falta el aire.
  • Ya que tu corazón bombea más sangre es posible que experimentes una aceleración del ritmo cardiaco.

¿Cómo te sientes?

  • Tu figura ha cambiado de manera radical, y la zona superior de tu útero se ha agrandado hasta el ombligo. Aún así, seguirás aumentando de peso. No te compares con personas que no están embarazadas, tu estás en un momento distinto y mientras te alimentes sano y llevando un control con el medico no deberías obsesionarte con tu peso.
  • Procura descansar más y no exigirle tanto a tu cuerpo tu cuerpo va a necesitar más descanso que antes.
  • Estás más débil y con menos energía que antes, dado los notorios cambios que enfrentas, sobre todo en las últimas semanas.

Tus 20 semanas de embarazo:

A medida que tu pancita crece aparecen más cambios. Tu útero ha crecido considerablemente y está muy cerca de tus pulmones, por lo que si sientes que te falta el aire, es normal. Además, tu corazón bombea más sangre de lo habitual lo que puede acelerar tu ritmo cardíaco.

Gingivitis

Hay algo que se denomina gingivitis del embarazo y se da cuando tus encías sangran al cepillarte los dientes o al usar la seda dental. Es un poco incómodo pero nada grave y es más común de lo que parece, y más o menos una de cada dos embarazadas la padecen. El origen de este problema está en los niveles altos de progesterona y estrógeno que produce nuestro cuerpo.

Consejos para la salud bucal en el embarazo

  • Cepillarse: Se debe hacer por lo menos dos veces al día y usar seda dental, revisando la línea de la encía donde se puede acumular placa. Es recomendable usar un enjuague bucal antibacteriano si la placa es muy rebelde. El cepillo debe ser suave. En cuanto a la pasta, lo mejor es usar una con una mayor cantidad de flúor.
  • Visitar continuamente al dentista: Al momento de saber que estás embarazada es bueno consultar con el dentista, de manera de evaluar el estado gingival.
  • Una buena dieta: Con una alimentación sana y equilibrada, que incluya vitaminas A, C y D, además de incorporar minerales como calcio y fósforo, ayuda a la formación de los huesos y dientes del bebé.
  • Evitar el azúcar: Disminuir el consumo de alimentos dulces, ya que estos hacen que la placa dental sea más agresiva y se produzcan ácidos que atacan el esmalte, causando caries.

Aumento de peso

Con 20 semanas de embarazo, seguramente ya aumentaste 4,5 kilos, más o menos. Se espera que desde ahora aumentes 500 gramos por semana.

Recuerda que cada mamá es diferente, puedes haber subido más o menos, todo depende de tu organismo, de tu contextura y del peso que tenías al quedar embarazada.

Pataditas

Todo indica que ya deberías comenzar a sentir las pataditas de tu bebé, se calcula que entre las semanas 19 y 22 sus movimientos ya se perciben.

Los avances del bebé:

Tu bebé se encuentra en la mitad de su vida uterina, ya que se esperan entre 37 y 42 semanas de gestación. En lo que queda de tiempo para su nacimiento crecerá sin parar día a día.

Los movimientos que hace en tu pancita alrededor de las 20 semanas de embarazo, le sirven para evitar que se genere algún tipo de deformidad.

Las actividades de tu bebé son variadas: oye lo que pasa  a su alrededor, por eso siempre háblale con dulzura, percibe la luz, se mueve, orina y traga líquido amniótico. Todos sus movimientos son reflejos y no siente dolor.

El líquido amniótico que traga tu bebé entrena su sistema digestivo para cuando nazca. Mientras tanto se va generando el meconio en sus intestinos. Es una sustancia oscura y medio pegajosa que se forma con las secreciones del estómago, el líquido amniótico y las células muertas. Este meconio será eliminado en su primer pañal.

¿Cómo luce el bebé?

Ya se convirtió en un ser humano de proporciones perfectas, tiene cabello y cejas. Su cerebro ya posee más de 30 mil millones de neuronas que están dedicadas a trabajar con los cinco sentidos de tu bebé. Si es nena, ya cuenta con aproximadamente 1 millón de óvulos.

La piel de tu bebito está protegida por lo que se llama vérnix caseoso. Es una sustancia blanca y medio grasosa que lo ayudará a desplazarse por el canal de parto cuando esté listo para nacer.

Su cuerpo aún se encuentra en plena formación y en caso de que se adelantara el parto en estas 20 semanas de embarazo, el bebé no sobreviviría, pues aún su estructura no es compatible con la vida fuera del útero.

¿Cuánto ha crecido el bebé?

El bebé mide a las 20 semanas  entre 25 y 26 cm (10,08 pulgadas).

Recuerda que estos datos son una referencia, no te asustes si no concuerdan exactamente con tu ecografía.

Para que te hagas una idea, en las 20 semanas de embarazo tu bebé es del porte de un plátano, con unos 300 gramos de peso.

ilustración 3d feto 20 semanas de embarazo

Consejos

  • Intenta descansar lo más que puedas, no te exijas demasiado. Por más que trates y te esfuerces en ser “la mujer súper activa” que eras, de momento no es posible, tu cuerpo ha cambiado y probablemente te sientas más débil y con menos energías, es totalmente normal.
  • No olvides beber mucho líquido en esta etapa, aunque debas hacer un esfuerzo, la hidratación es fundamental.
  • No permanecer tanto tiempo de pie.
  • Procura dormir con las piernas en alto, quizás puedas colocar almohadas debajo del colchón a la altura de los pies. Te ayudará mucho a mejorar la circulación.
  • Uno de tus mejores aliados es el hierro, es bueno para ti y tu bebé. Algunos de los alimentos ricos en hierro son las aves, espinaca, pescado, carnes rojas magras, lentejas.
  • En esta etapa te puedes realizar las ecografías 3D para verlo con suma claridad ó 4D si deseas verlo en acción. ¡Vamos! Fuerza mamita… Ya falta cada vez menos.

Relacionados



22 semanas de embarazo
Te puede interesar:

22 Semanas de embarazo: Ya luce como será al nacer