Inicio > Recién Nacido > Lunares del recién nacido

Lunares y manchas que presenta el Recién NacidoLunares del recién nacido

Estas manchas pueden ser de distintos tamaños, colores y texturas. Los hay benignos como más riesgosos, algunos desaparecen y otros permanecen hasta la adultez. Conócelos en detalle.

Experto: Jorge Torres, neonatólogo y docente de la Escuela de Medicina de la Universidad Mayor

Es común que los recién nacidos presenten algún tipo de lunar. No debes preocuparte enseguida, porque puede ser sólo una mancha inocente de la infancia. Existen lunares de distintos tamaños, colores y texturas y Facemamá te presenta sus características.

Hemangioma fresas

Este lunar es del tamaño de una peca, es blando y de color fresa madura. Está compuesto de materiales vasculares inmaduros desprendidos del sistema circulatorio durante el desarrollo fetal. El bebé lo puede tener desde el nacimiento o aparecer de repente durante las primeras semanas. Este tipo de lunares puede crecer por un tiempo, pero luego comienza a esfumarse, tomando una coloración gris perla. Suele desaparecer completamente entre los 5 y 10 años de edad, por lo que no necesita tratamiento.

Hemangioma cavernoso

Es menos común que el anterior. Está compuesto de elementos vasculares más grandes y maduros, además, compromete capas más profundas de la piel. Se caracteriza por presentar una masa azulada o violácea, con los bordes menos definidos que el lunar fresa y cuando aparece es casi plano. Los primeros seis meses crece rápidamente, y luego más lento. Entre los 12 y 18 meses, se empieza a encoger. Algunas veces puede dejar una cicatriz.

Mancha salmón o nevo simple

Estas manchas de color salmón suelen aparecer en la frente, en los párpados superiores, alrededor de la boca y la nariz, pero con mayor frecuencia en la nuca. Su color se aclara durante los dos primeros años y se pueden notar cuando el niño llora o se esfuerza.

Nevo vinoso, o nevusflammeus

Estos lunares, generalmente se presentan al nacer, como lesiones planas o levemente elevadas, de color rosado o rojizo morado. Pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo y están compuestos de capilares maduros dilatados. Estos lunares pueden variar ligeramente de color, pero sólo se desvanecen ligeramente, por lo que se consideran permanentes. A los 12 años se pueden extirpar con rayos láser.

Manchitas café con leche

Son unas manchitas planas que pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, pueden ser de color café con leche claro hasta oscuro y son muy comunes. Pueden aparecer en el nacimiento o en el primer año de vida y no desaparecen.

Manchas mongólicas

Pueden aparecer en la espalda, en la colita, y es menos común en las piernas y los hombros. Las manchas mongólicas son de color verde o gris pizarra y parecen rasguños. La presentan 9 de cada 10 niños de ascendencia negra, hindú u oriental y es muy raro verlas en niños rubios de ojos azules. Lo más común es que se presenten al nacer y que desaparezcan dentro del primer año, pero aunque es menos probable, pueden aparecer más tarde y permanecer hasta la adultez.

Nevos congénitos pigmentados

Estos lunares pueden ser de distintos colores, desde verde claro hasta negruzco, y a veces son peludos. Los de un tamaño pequeño son comunes, pero los más grandes “nevos pigmentados gigantes”, son menos frecuentes, pero corren más riesgo de convertirse en malignos. Para mayor tranquilidad, es mejor extirpar los pequeños y los grandes cuando son sospechosos.

babysec

Publicidad

Enlaces Relacionados

 

Comentarios


Facemamá TV