Cuidados intensivos infantiles especiales

Cuidados intensivos pediátricos

Falta de peso o crecimiento durante el embarazo, son algunos de los factores que llevan a un bebé recién nacido a cuidados intensivos. Infórmate sobre las cuatros razones más importantes que pueden llevar a tu bebé a cuidados intensivos pediátricos.

Algunos especialistas aseguran que, aproximadamente uno de cada diez recién nacidos necesita pasar algún tiempo, aunque sea muy breve, en una unidad de cuidados intensivos infantiles especiales. La mayoría de ellos por haber nacido antes de tiempo o por no haber crecido lo suficiente durante el embarazo. Solo un pequeño porcentaje entra a cuidados especiales por alguna enfermedad.

El objetivo de esta unidad es proteger y dar cuidados a los bebés prematuros, alejarlos de todos los peligros que amenazan su salud y alimentarlo hasta que pueda hacerlo por sí solo.

  1. Bebés con falta de peso

Cualquier niño que pese menos de dos kilos en el momento de su nacimiento es más pequeño de lo normal y necesitará de cuidados especiales. Los recién nacidos que pesan menos de lo normal son prematuros, nacidos antes del término del embarazo.

  1. Bebés Prematuros

El ritmo de desarrollo del feto tiene como referencia límite su nacimiento al final del embarazo (cuarenta semanas). Por las razones que sean, si tu bebé nace antes de tiempo no estará preparado para la vida en el mundo exterior. Los niños nacidos antes de las treinta y cinco semanas de embarazo son considerados prematuros, según el tiempo de adelanto necesitará la ayuda de los cuidados especiales.

  1. Pequeños para su nacimiento

Un bebé es considerado como pequeño para su fecha cuando pesa menos de lo esperado, para el número de semanas que han pasado desde su concepción. Se trata por lo general de niños que nacen al final del embarazo pero que son pequeños. Estos niños presentan problemas distintos a los prematuros.

Los que nacen solo tres o cuatro semanas antes del término del embarazo y los pequeños para su fecha, gozan de buena salud y se alimentan correctamente y pueden quedarse en el pabellón de neonatología junto a sus madres.

  1. Riesgos para la salud

Si sus órganos internos no están bien desarrollados, podrían tener dificultades respiratorias, de alimentación y regulación de temperatura corporal, además están muy vulnerables a las infecciones. Su nivel de azúcar en la sangre podría ser muy bajo (hipoglucemia), condición capaz de causar lesiones cerebrales si no recibe el tratamiento adecuado. Necesitará de suplementos de hierro y de calcio si presentan carencia de esos minerales esenciales.

¿Qué necesidades cubren las Unidades de Cuidados infantiles?

En las unidades de cuidados, el niño es atendido veinticuatro horas al día por personal médico especializado y con una amplia gama de aparatos tecnológicos de apoyo. Se controla la temperatura, su respiración, su sistema cerebral e inmunológico, y su alimentación.



Relacionados

Síndrome de Down
Te puede interesar:

Síndrome de Down en los bebés