Mal aliento en niños y bebés

Mal aliento en niños y bebés

En adultos y en niños los olores en la boca un tanto desagradables son comunes,  por eso es fundamental la higiene bucal para prevenir el mal aliento en niños y bebés. A continuación, Facemamá ahondará un poco más en este tema.

El mal aliento en tu hijo no es un problema, siempre y cuando después de cepillar o enjuagar los dientes de tu pequeño este olor desaparezca.

Comúnmente, el olor desagradable en el aliento o halitosis, se debe a los restos de partículas de comida que interactúan con las bacterias que se hallan en la boca. Principalmente estas pequeñas partículas de comida se pueden encontrar en la parte posterior de la garganta, en la superficie de las amígdalas, en la lengua, en las encías y, por supuesto, entre los dientes. Por ello es que la higiene bucal se hace imprescindible a la hora de evitar el mal aliento.

Es normal experimentar el mal aliento por las mañanas, que se produce por la interacción de la saliva con las bacterias de la boca, que han permanecido un periodo prolongado en donde la interacción no cesó, lo que causó un olor algo desagradable, que desparece una vez que se cepillan los dientes o con su enjuague.

Problemas con el aliento de los bebés

En caso de que tu hijo tenga mal aliento, una buena opción es darle agua frecuentemente, con lo que lo podrás disminuir; también es recomendable darle galletitas saladas o sin azúcar. Si a tu bebé le encanta chupar y no pasa un momento del día en que no esté con el dedo, la mantita o su chupete en la boca, posible que tenga mal aliento; esto se debe a que el objeto puede tener olor debido a la repetida interacción con la saliva y las bacterias que tenemos en la boca. Puede que igualmente, existan residuos en el objeto que tu hijo se lleva a la boca.

Cómo evitar el mal aliento:

  • Si se chupa el dedo asegúrate de lavar sus manos con jabón frecuentemente.
  • Con el chupete, lo mejor es lavarlo constantemente, dejarlo secar y de preferencia hervirlo en agua, con esto podrás esterilizarlo. Igualmente puedes hacerlo con las mantitas y otros.
  • Cuando los niños padecen de reflujo el mal aliento es común; algo que acompaña a esta afección son las molestias estomacales después de las comidas. Debes estar atenta para evitar una complicación mayor.

4 consecuencias de la mala higiene bucal:

  1. Acumulación de sales de calcio y fósforo sobre la superficie dental (sarro).
  2. Mal aliento.
  3. Sangrado de encías (gingivitis)
  4. Complicación de la caries denominada absceso dental, lo que puede derivar en un trauma al diente, provocando dolor y comprometiendo las piezas dentales.

Mal aliento y otras enfermedades

Es necesario hacer una diferencia entre la falta de cepillado y una infección en la zona. El problema puede radicar en una faringitis que es la inflamación de la faringe, o en una amigdalitis que es la inflamación de las amígdalas.

También se puede comprobar si tu hijo tiene restos de comida en la garganta, solicitando al doctor que examine su garganta durante un control, así podrás remediar el problema eliminando los restos.

Es recomendable llevar a tu hijo al médico para descartar que no sea la presencia de un objeto extraño en las fosas nasales o una infección respiratoria como la bronquitis, las causas del mal aliento.



Relacionados

niño
Te puede interesar:

Salud dental integral para niños chilenos