Razones por las que el niño pierde el apetito

razones por las que el niño pierde el apetito

La comida es fuente de nutrientes y energía, por eso, muchas madres se preocupan cuando sus hijos no comen lo mismo que en sus primeros meses de vida o pierden el apetito repentinamente, en la mayoría de estos casos, se debe a un proceso normal de desarrollo del niño, a malos hábitos alimenticios o a preocupaciones excesivas por parte de la madre.

Especialista: Pediatra, Jorge Washington Alvear. Clínica Avansalud

Las consultas más frecuentes que se le realizan a los pediatras es sobre la falta de apetito en los chicos y esto puede deberse a diversos factores.

Razones por las que el niño pierde el apetito

  • El malestar físico hará que disminuya considerablemente las ganas de comer del niño.
  • Otras veces sucede que servimos más comida de lo que necesitan los chicos y los saturamos, por lo que pierden “el amor” hacia los alimentos.
  • Raciones de comida innecesarias fuera de las horas establecidas.
  • Aunque no parezca, las congestiones nasales producidas por infecciones virales también dan paso a que nuestros hijos pierdan el apetito, por la fatiga y lo incómodo que se les hace respirar, imagínense tener que hacerlo mientras comen, por lo que ellos eligen respirar y evitan la comida.
  • Irritación de garganta o yagas en la boca, ésta puede ser una de las principales razones por las que el niño deja de comer.
  • Finalmente, si notas que el niño se niega a comer rotundamente, puedes estar ante la presencia de anorexia infantil.

Ante todas estas causas, lo ideal es consultar con el pediatra, el diagnóstico y tratamiento oportuno harán que el niño retome el hábito alimenticio. Es normal que cerca de los 2 años dejen atrás ese aspecto “rellenito” que tenían y, si la curva de crecimiento está correcta, no importa si se salta una comida, él solo recuperará su apetito y se reincorporará a la rutina alimenticia de la familia.

Rechazo por etapas

  1. Colados: es poco frecuente que los niños rechacen los colados, si lo hacen, puede deberse a alguna molestia física como un resfrío o fiebre. Lo ideal es que reciban sopa puré de verduras preparados en su casa.
  2. Picados: esta etapa intermediaria entre los colados y la primera comida normal es ideal para que pruebes distintas mezclas y sabores. Si el niño lo rechaza,  prueba mezclar varios tipos de verduras o dale a probar yogurt con frutas picadas.
  3. Comida normal: si la rechaza constantemente, dispón los alimentos en el plato de manera lúdica armando figuras, compra recipientes con dibujos en el fondo e invita a tu hijo a descubrirlas.

¿Qué debemos hacer los padres?

  • Establecer horarios de comidas y meriendas.
  • Prepara platos coloridos: los que son muy vistosos captarán su atención.
  • Invítalo a preparar la comida contigo: se divertirá y comenzará a relacionarse con los alimentos.
  • No dejes que vea televisión mientras come: le restará importancia a su alimentación y no te dirá cuando está satisfecho.
  • No lo obligues: es preferible darle menos comida que presionarlo y crear un ambiente de tensión.
  • Promueve la actividad física: mientras más cansado esté, más apetito tendrá.

Relacionados



Niños jugando
Te puede interesar:

La importancia del juego