Inicio > Nutrición > Alimentación de niños

Alimentación de niños

La alimentación sólida de los pequeños debe comenzar a partir de los 6 meses de vida, por lo que, teniendo en cuenta que el bebé debe tener un desarrollo sicomotor adecuado en Facemamá trataremos de aclararte algunas de las dudas más comunes.

Experto: María Cecilia Benavides, nutricionista de la Clínica Indisa

 
 

La nutricionista de la Clínica Indisa, María Cecilia Benavides explicó que todo niño comienza alimentándose con leche materna, debido a que ella satisface todas las necesidades nutricionales durante los primeros 6 meses de vida. En el caso que la madre no pueda darle de mamar a su hijo, existen fórmulas artificiales basadas en leche de vaca modificada, cuya composición procura ser semejante a la leche materna.

Así mismo agregó, que “la leche de vaca sin modificaciones, es inadecuada para los lactantes menores de 1 año, ya que posee una concentración excesiva de proteínas, calcio, fósforo y sodio, además, es deficiente en ácidos grasos, vitamina C, E y D”.

Una vez que el niño ya está preparado para alimentarse con comida sólida, la nutricionista recomienda comenzar con una sopa puré, compuesta por cereales (arroz, fideos, maicena, sémola) más carnes magras (pollo, posta negra o rosada, pavo) y verduras. En cuanto a estas últimas, María Cecilia recomienda partir, con acelga o espinaca, zanahoria y zapallo.

Además las mamás no deben olvidarse de agregar una cucharadita de aceite crudo antes de servir. En cuanto a frutas, recomienda iniciar la alimentación con manzana, pera, durazno, damasco, plátano, pepino dulce y naranja e ir incorporando progresivamente el resto de las frutas.

En cuanto a los alimentos no recomendados en un comienzo, están los dulces, el pan, los helados, entre otros, en resumen cualquier alimento que no se ajuste a una alimentación saludable acorde a las necesidades del bebé. Además, se deben evitar las verduras flatulentas, como brócoli, coliflor, alcachofa, las que se deben incluir a partir de los 8 meses, evaluando la tolerancia de cada bebé.

Partiendo la alimentación de mi bebé

Muchos padres, no saben cómo comenzar la alimentación sólida del bebé. Para esto, María Cecilia Benavides, recomienda partir con 1 cucharada de sopa puré e ir aumentando la cantidad poco a poco, hasta llegar a ¾ o 1 taza.

Esta alimentación se debe realizar a partir de los 6 meses de vida, pero es necesario tener en cuenta también que el bebé tenga un desarrollo sicomotor adecuado, esto quiere decir, que le hayan salido algunos dientes, que tenga la musculatura masticatoria desarrollada, incremento de la percepción sensorial y modificación en la ubicación espacial de la lengua, desarrollo de la deglución somática y la discriminación de nuevas texturas, olores, sabores y consistencia de los alimentos.

Cuando el pequeño ya comience a comer, es recomendable empezar reemplazando la mamadera del medio día por una sopa puré, y puré de fruta. Pero, como ya se dijo, las cantidades deben ir de menos a más, hasta llegar a una taza (200 cc) en el caso del puré de verduras y a ½ taza en el caso del postre de fruta.

Una vez que el niño cumple los 8 meses, se empieza a incorporar la comida, reemplazando la mamadera de dicho horario. Con ello, también se debe ir retirando la mamadera nocturna, hasta establecer un horario de alimentación diaria.

Las madres deben tener en cuenta que al comienzo, lo más probable es que el niño se niegue a comer y ponga caras raras. Nuestra nutricionista comentó “es normal que iniciándose el cambio de leche a comida, el bebé se niegue a comer. Este rechazo se llama neofobia, y desaparece ante la insistencia calmada y rodeada de un ambiente afectuoso al momento de alimentar al niño”.

Alimentos envasados para el bebé

Sabemos que para el bolsillo de los padres, es conveniente fabricar los alimentos de sus hijos en casa. Pero también sabemos que hay ocasiones en las que es necesario comprar un alimento envasado para alimentar al bebé.

Según la nutricionista de la Clínica Indisa, “los alimentos Nestlé cumplen altos estándares de calidad en su proceso de producción”.

También, la nutricionista explicó que cuando se alimente al niño, no es recomendable guardar los restos de los alimentos más de 24 horas de haber abierto el envase.

Los productos se pueden calentar sin problemas en el microondas. La forma correcta de hacerlo es:

  • calentar el alimento durante 10 segundos
  • a continuación, detener el microondas para revolverlo
  • luego introducirlo 10 segundos más

 

Si el producto no ha sido abierto, puede mantenerse en la despensa, en un lugar fresco y seco, durante 1 año.

Pero ojo, siempre debemos leer las instrucciones que aparecen en la etiqueta del envase, ésta nos da información relevante como:

  • aporte nutricional
  • fecha de vencimiento del producto
  • forma de calentarlo y mantenerlo
 
Se debe tener claro que si la alimentación del bebé es normal, el peso y la talla de él también lo serán. 

 

babysec

Publicidad

Enlaces Relacionados

 

Comentarios


Facemamá TV