Inicio > Noticias: Embarazo y Parto > Antiepilépticos en embarazo, asociados con resultados adversos
Viernes, 25 de Septiembre de 2009

Antiepilépticos en embarazo, asociados con resultados adversos

 

Embarazada

Con datos del Registro Clínico de Nacimientos de Noruega, el equipo examinó los resultados en el embarazo y el parto de una población femenina epiléptica no seleccionada con y sin tratamiento.



Un nuevo estudio sugiere que son los fármacos para tratar la epilepsia y no la enfermedad lo que eleva el riesgo de tener problemas durante el embarazo y el parto.

La epilepsia es el trastorno neurológico materno que más frecuentemente demanda tratamiento médico en el embarazo, según el equipo de Gyri Veiby, del Hospital Universitario de Haukeland, en Noruega.

"En ese caso, hay que analizar los riesgos asociados con el tratamiento frente al riesgo de complicaciones fetales o maternas por los ataques epilépticos", señalaron los expertos.

Con datos del Registro Clínico de Nacimientos de Noruega, el equipo examinó los resultados en el embarazo y el parto de una población femenina epiléptica no seleccionada con y sin tratamiento.

El estudio incluyó todos los partos registrados entre el 1 de diciembre de 1998 y el 2005. El equipo comparó 2.861 partos de mujeres con epilepsia con 369.267 alumbramientos de madres sanas.

El 66 por ciento (1.900) de las 2.861 mujeres epilépticas no había empleado fármacos antiepilépticos durante el embarazo. En total, 961 embarazos en el grupo con epilepsia estuvieron expuestos a los fármacos, en su mayoría como monoterapia.

Los antiepilépticos usados incluyeron carbamazepina, lamotrigina, valproato, oxcarbazepina, clonazepam, topiramato, fenitoina, fenobarbital, levetiracetam, gabapentina y vigabatrina.

Los bebés expuestos a los antiepilépticos tendieron a nacer prematuramente, a pesar menos de 2.500 gramos, a tener una circunferencia de cabeza por debajo del percentilo 2,5 y a obtener un puntaje más bajo en la escala de Apgar que los niños de madres sin epilepsia (grupo de control).

Los resultados fueron publicados en la revista Epilepsia.

Los hijos de mujeres epilépticas fueron transferidos a menudo a cuidados pediátricos durante el período neonatal. Eso ocurrió especialmente en los bebés que expuestos a los antiepilépticos. Esos bebés y los que no estuvieron expuestos a los fármacos fueron los que nacieron pequeños para la edad gestacional con más frecuencia que el grupo de control.

No hubo diferencias significativas en la frecuencia de las malformaciones congénitas graves entre el grupo con epilepsia y los controles (un 2,8 frente a un 2,5 por ciento, respectivamente).

Los niños expuestos al valproato o a la politerapia materna registraron tasas significativamente más altas de malformaciones congénitas graves y de todo tipo de deformidades.

"Las malformaciones cardiovasculares fueron significativamente más comunes en los bebés expuestos a los antiepilépticos que en el grupo de control, y en especial en los bebés expuestos al valproato", explicó el equipo.

"En el grupo de mujeres epilépticas sin tratar hubo una mayor ocurrencia de malformaciones genitales", añadieron los investigadores.

La incidencia de espina bífida neonatal no aumentó significativamente en el grupo con epilepsia comparado con el de control. El síndrome de Down fue mucho más común en los embarazos de mujeres epilépticas sin tratar que en los controles.

Tanto la espina bífida como el síndrome de Down fueron las principales indicaciones clínicas de terminación electiva del embarazo entre las mujeres con epilepsia. En este grupo también hubo una tasa más alta de cesárea, independientemente de la exposición a los antiepilépticos.

"Los resultados adversos en el embarazo y el parto de las mujeres con epilepsia están limitados principalmente a aquellas gestaciones en las que se usa tratamiento con antiepilépticos, aunque algunos riesgos están asociados también con la epilepsia sin tratar", concluyó el equipo.
 

Enlaces Relacionados

 

Comentarios


Facemamá TV