Necesitaba pagar el tratamiento de su bebé. Ganó tres maratones en 8 días para lograrlo

Dicen que ser padre te cambia la forma de ver el mundo, que es el comienzo de una de las etapas más lindas de todo ser humano; pues tu vida nunca más será igual. Es que tener un hijo es estar dispuesto a sacrificar cualquier cosa con tal de que ese niño sea completamente sano y feliz.

 Esto significa que no existen límites si se trata de un hijo, todos son capaces de dar su vida si fuese necesario; como este padre que fue capaz de correr 3 maratones en 8 días y sacar el primer lugar solo para pagar un tratamiento médico de su pequeño hijo.

Brian Morseman tiene 29 años y es padre de 2 hijos. Su hijo menor llamado Leeim de solo 9 meses de vida a estado por mucho tiempo internado en un hospital por espina bífida que tal como explica la Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU. es un defecto del tubo neural, que ocurre si la columna vertebral del feto no se cierra completamente durante el primer mes de embarazo.

 Su trabajo a tiempo completo en una compañía que se dedica a vender metales preciosos, no le daba suficiente dinero para pagar el tratamiento que necesitaba su hijo, es por eso que decidió probar suerte con las maratones.

¡Y ganó 3 veces en 8 días!

Primero, el 14 de marzo ganó la Maratón de Montgomery en Alabama. Al otro día (15 de marzo) viajó a Cary en Carolina del Norte y ganó la Maratón de Tobacco Road. La tercera fue la Maratón de Yeungling Shamrock el 22 de marzo en Virginia Beach.

En total este joven ganó más de 5 mil dólares: todo el dinero fue destinado para su bebé.

Cuando compartió su experiencia, el hombre dijo que era capaz de sacrificar su cuerpo por su hijo, a pesar de saber que las maratones eran agotadoras y dolorosas:

“Cada vez que estoy en una carrera pienso en él y cómo mi dolor no es nada comparado con lo que él estaba sufriendo. Él me da un dosis de energía para llevarme hasta el final”. Precisó Ryan a un medio local.



Relacionados

Te puede interesar:

16 fotografías de bebés durmiendo que enternecen al mundo