Baile “con apego”: gimnasia para mamás con bebés a cuestas

Baile "con apego"

La llegada de un hijo a la familia genera un universo nuevo. El vínculo que comienza a construirse con el bebé será determinante para toda la vida. Una de las disciplinas pensadas para fortalecer esa relación, especialmente con la mamá (aunque los papás pueden practicarla también) es el llamado “baile con apego”.

Se trata de clases de danza de alrededor de una hora que se realizan con el niño a cuestas, envueltos en la clásica mochila portabebés o fular ergonómico. El único requisito para anotarse es tener el alta obstétrica.

Baile "con apego": gimnasia para mamás con bebés a cuestas

 

Analía Gómez Malacalza, psicóloga y maestra nacional de danzas a cargo del taller “Bailar con mamá”, del barrio de Belgrano, aclara que “no es crossfit con bebés” sino que, con pasos sencillos, las madres van haciendo un trabajo continuado, sosteniendo un ritmo, que para el bebé “es algo muy agradable porque se va conectando con la respiración de la mamá”.

A recuperar la figura, pero con el bebé

La entrada en calor se hace con estímulos sonoros a un volumen moderado, para que los bebés estén cómodos. A veces se hace, incluso, con canciones de cuna. Después, se atraviesan diferentes ritmos: percusión, salsa o jazz. Según Malacalza, esta práctica hace que el niño se sienta sostenido “desde el amor, el afecto y la música”, favorece el sueño y la digestión y ayuda a desarrollar rápidamente la estimulación temprana.

Una de las alumnas del taller es Solange Vázquez (32), que concurre con Morena, de seis meses. “Físicamente me ayuda y se nota el trabajo porque al otro día me duele el cuerpo. Es un doblete, porque también comparto un momento con ella”, dice. Y agrega que eligió esta disciplina porque podrá seguir practicándola una vez cumplida su licencia por maternidad en el hotel donde trabaja como recepcionista. Morena, por su parte, termina dormida cada clase.

El caso de Natalia Loureiro, quien tiene 34 años y es administrativa en un centro de salud, es similar. Junto a Benicio, que hoy tiene nueve meses pero comenzó a bailar con ella hace siete, buscó algo que la entretenga y, paralelamente, le permita hacer ejercicio con su hijo, ya que estaban solos todo el día. “A mí me re gusta ir, con sus nueve kilos lo sigo llevando. La pasamos lindo, nos reímos y hacemos un montón de gimnasia”, cuenta, y resalta: “Me encanta el espacio que estoy generando con mi bebé, me gusta relacionarme con otras madres que están en la misma situación y me gusta bailar”.

Igual que el resto de sus compañeras, ella no buscaba solamente cumplir un objetivo físico. “Yo elegí esto porque afianza mi relación con mi hijo, es para hacer algo distinto los dos juntos, con alguien que sabe y nos ayuda”, afirma. Y Benicio parece disfrutar tanto como ella. “Durante las clases nunca tuve que parar para nada, ni siquiera para darle la teta. Ahora que es más grande está despierto toda la clase, le encanta el movimiento que yo hago, está chocho”.

Todas remarcan lo limitadas o casi nulas que son las opciones relacionadas a la actividad física de una mamá reciente junto a su bebé. Cecilia Canevelli, empleada bancaria de 32 años, solía quejarse de que en Argentina no había alternativas como las que sí veía en otros países. “Estuve viviendo afuera, tenía dos amigas embarazadas con las cuales compartí la mitad del embarazo allá. Ellas tenían mil cosas para hacer: iban a yoga con los bebés, a correr con el cochecito o a hacer gimnasia, pero acá no se veía”, describe. Ahora está feliz de haber encontrado un lugar donde moverse junto con Olivia, de tres meses.

Baile "con apego": gimnasia para mamás con bebés a cuestas

 

Lo mismo le sucedió a Cintia Herrero, odontóloga cirujana de 40 años. “Cuando me puse a buscar, porque necesitaba alguna actividad física, vi que afuera había varias cosas pero acá, para ir con mi bebé, sólo había natación y tenía que esperar hasta los seis meses”, observa.

Durante esta búsqueda, Cintia advirtió que nunca había pensado en las diferencias que Ámbar (hoy de cuatro meses) traería a su rutina de gimnasia. “Hubo un cambio muy brusco a nivel físico. En lo laboral, uno ya sabe qué modificaciones hay, pero lo del cuerpo yo no lo había tenido en cuenta”, recuerda. También señala que el “porteo” (como llaman a cargar el bebé, pero con las manos libres) mejora con el baile: “Con la práctica, aumentó mi seguridad porteando, se volvió una rutina, ahora hago todo con el canguro” El entusiasmo de todas las participantes de estos talleres es evidente. Sin embargo, saben que se trata de una rutina que tiene fecha de vencimiento: cuando el bebé crece, sube de peso, y llega un momento en que moverse con la carga ya no resulta saludable. Por lo general, tienen que abandonar cuando el niño llega a los 18 meses. “La edad límite depende del kilaje y de lo que pueda cargar la madre”, sostiene Victoria Parola, profesora de “Baby & me”, otro taller de la zona de Belgrano.

Baile "con apego": gimnasia para mamás con bebés a cuestas

 

Al igual que otras colegas del rubro, Parola está convencida de que el principal beneficio del baile con apego es que fortalece el vínculo que se genera entre madre e hijo haciendo una actividad juntos, y la mejora de la autoestima de la mujer tras el parto. “Por lo general no se sienten cómodas con su cuerpo después de tener un bebé. Estas clases le dan la posibilidad de sentirse bien con ellas mismas sin abandonar al bebé”. afirma.

Una de las asistentes regulares a las clases de Victoria es Nataly Vernay (30), emprendedora a cargo de un ecommerce del sector hogar, que concurre desde hace seis meses con Andy, que pronto cumplirá un año. “Lo descubrí por Internet.“Lo que más me sorprende es la conexión que tiene Andy con la música. Baila y se mueve muy bien, tiene más motricidad. Es un momento re lindo, divertido, te conecta un montón con el bebé”, describe.

Como mamás-canguro, cada vez más porteñas se animan a ponerse en movimiento y tonificar el cuerpo “porteando” a sus hijitos, al ritmo de la música.



Relacionados

Te puede interesar:

Estos son los beneficios que ofrece un spa para bebés