¿Por qué se masturban los niños pequeños?

Por qué se masturban los niños pequeños

Es normal que recién una vez que tu pequeño deja de usar pañales, en algunas ocasiones empiece a tocar sus “partes” a voluntad, así que es probable que sea todo un hallazgo para él.

No hay de qué preocuparse, los expertos coinciden en que este comportamiento es natural.

¿Por qué se masturban los niños pequeños?

Básicamente, la masturbación en los niños pequeños se origina porque les proporciona un sentimiento agradable, que viene siendo el mismo motivo por el que se masturban los niños de mayor edad.

Tu hijo mientras crece está en permanente exploración de lo que le rodea y también de su propio cuerpo, de manera que todo llamará su atención, como tu cara, sus dedos, su ombligo, y lógicamente, también sus genitales.

¿Cómo actuar si mi niño pequeño se masturba?

Lo primero que debes hacer es no asustarte. Si bien es cierto que no todos los niños lo hacen, la masturbación es algo completamente normal, no ocasiona ningún problema de salud, no produce daños físicos, ni tampoco causará que tu pequeño tenga manías sexuales.

Algunos padres pueden llegar a asustarse mucho porque es posible que asocien los juegos infantiles que incluyen elementos sexuales, como probables muestras de que un niño ha sido objeto de algún tipo de abuso sexual, o que ha estado expuesto a material sexual explícito. Esto solo podría llegar a ser un indicio de abuso, pero en el caso de niños mayores.

Las sensaciones placenteras de los pequeños al masturbarse son tan agradables como pueden ser para un adulto. Incluso es posible que un niño pequeño se masturbe hasta tener un orgasmo, con jadeos y todo, y esto no tiene por qué ponerte en alerta, no hay de qué preocuparse.

Lo que debes hacer si tu hijo pequeño se masturba, es ignorarlo, mirar para otro lado, o ponerte a hacer algo que te distraiga.

Como tu pequeño no tiene todavía noción de lo que significa privacidad, si se masturba, no hará diferencia entre estar solo o contigo en la habitación, o rodeado de gente. Si se da el caso de que tu pequeño lo efectué delante de otras personas, sin poder ignorarlo o reírte de ello, e inevitablemente te resulta una situación vergonzosa, la mejor opción es la distracción.

Un punto extremadamente importante son tus reacciones frente a la masturbación de tu niño. Ahí está el mayor riesgo para él (o ella). Si la manera en que reaccionas le indica que está haciendo algo malo o “sucio”, puede desarrollar a futuro un sentimiento de culpa y vergüenza hacia las sensaciones placenteras.

En los niños la masturbación no es sexual, como si lo es para los adultos, sencillamente porque los niños no saben lo que es el sexo,  es como si se rascaran una oreja o se metieran un dedo en la nariz. De manera que si las manos de tu hijo se van hacia sus genitales en algún instante inoportuno, invítalo a jugar a algo que le guste, entrégale una pelota o cualquier cosa que capte su atención y se olvide de su entrepierna.



Relacionados

LEGO
Te puede interesar:

Una Oda a LEGO