Dolores de Cabeza en niños (Incluye vídeo)

Si tu pequeño presenta dolor de cabeza repentino y muy fuerte, y tal vez fiebre, vómitos y rigidez del cuello, es normal que te preocupes. Facemamá te ofrece en este artículo las posibles razones de que esto le suceda a tu niño y cómo puede ser atendido.

Los dolores de cabeza pueden originarse fuera del cráneo, en los nervios, los vasos sanguíneos y los músculos que recubren la cabeza y el cuello.

Los síntomas más comunes

  • Visión doble.
  • Las pupilas de ambos ojos son de distinto tamaño.
  • Dolor o palpitaciones en alguna zona de la cabeza.
  • En ocasiones náuseas o vómitos

¿Qué lo provoca?

Hay diferentes factores que se asemejan a los elementos que acompañan  los dolores de cabeza de los adultos. Una de las causas es la herencia: si tú o tu pareja sufren de este tipo de dolor, es muy posible que tu hijo también lo desarrolle.

Otros elementos desencadenantes son:

  • La toma de medicamentos, puede ser un efecto secundario.
  • Falta de sueño o un cambio en los hábitos de dormir.
  • Saltarse comidas.
  • Estar bajo mucho estrés.
  • Lesionarse la cabeza.
  • Ver la televisión durante mucho tiempo seguido.
  • Cambios hormonales.
  • Un viaje largo en auto.
  • Escuchar música a un volumen muy alto.
  • El humo del cigarrillo.
  • Olores fuertes como perfumes, humos, gases o vapores despedidos por sustancias irritantes.
  • Ciertos alimentos y la cafeína.

Algunas infecciones pueden también provocar los dolores de cabeza, como las de oído, la enfermedad de Lyme, la faringitis estreptocócica, las infecciones urinarias, etc. Sin embargo, es pequeño el porcentaje de dolores de cabeza causados por una enfermedad grave.

No es frecuente que niños menores de 5 años sufran dolores de cabeza, como sí puede ocurrirle a niños en edad escolar y adolescentes.

Los tipos de dolores de cabeza más frecuentes en los niños son la cefalea tensional y la migraña.

¿Cómo actuar?

  1. Procura saber qué le causa el dolor de cabeza a tu niño, pregúntale si se ha caído o le han pegado en la cabeza. Si tiene fiebre, es probable que tenga una infección viral o bacteriana en el oído, o un resfrío. Controla su temperatura con acetaminofén; una vez que baje la fiebre, puede que el dolor desaparezca.
  2. Vigila cualquier otro síntoma.
  3. Dale algo de comer, mejor si tiene alto contenido de azúcar natural, como una fruta.
  4. Si el dolor de cabeza se debe a algún problema emocional, lo mejor es confortar a tu niño y brindarle apoyo. Averigua qué es lo que le molesta o preocupa.
  5. Informa al pediatra sobre los medicamentos que tu hijo ha estado tomando para que lo pueda tener en cuenta a la hora de elaborar un programa de tratamiento, éste puede incluir medidas de alivio del dolor donde no se le administre fármacos.
  6. Es fundamental que hagas un seguimiento del dolor de cabeza de tu niño y sus síntomas, para seguir al pie de la letra las recomendaciones del pediatra.

Atención médica

Es valioso un buen reconocimiento médico. Donde el pediatra comprobará si el niño tiene o no rigidez de nuca, un síntoma propio de la meningitis, y si los pares craneales, los nervios que envían información a los músculos faciales, funcionan adecuadamente.

Si el malestar es crónico, una de las cosas que el médico puede sugerir es escribir un diario, donde anotes los episodios de dolor de cabeza: cuándo ocurren, cómo se sienten y en qué circunstancias aparecen, si suceden en el colegio, después de ciertas comidas, si vomita, etc; con esto será posible prevenir algunos ataques en el futuro.



Relacionados

niños solidarios
Te puede interesar:

Cuatro claves para criar hijos solidarios según Harvard