Niño de 33 meses

Niño- ¿Cómo pasar del pañal al inodoro infantil?

Tu niño de 33 meses se acerca a cumplir tres años y puede ser que le cause curiosidad el estado anímico de otras personas. Frente a cambios en el sentido del humor o temperamento quizás tu pequeño se pregunte por qué la abuela está enojada o su hermano se nota triste.

Experto: Bárbara Alfaro, docente de Enfermería de la U. San Sebastián

Es bueno que le intentes dar una explicación como: “La abuela está enojada porque su cocina se echó a perder”, ya que le ayudará a comprender que las emociones son algo normal y que está bien hablar de ellas.

También, le dará tranquilidad el hecho de saber que no tiene la culpa ni ha hecho nada malo para provocarlas.

A esta edad, los niños pueden reconocer gestos y tonos de voz, y asociarlos a alguna emoción. Por eso, es importante educarlos respecto a cómo comportarse frente a las propias. Sin embargo, hay que tener en cuenta que en esta etapa no existe autorregulación, por eso tienen pataletas cuando se enojan.

Viviendo la maternidad con un niño de 33 meses

Por otro lado, tu hijo está aprendiendo algunas cosas acerca de su propia personalidad. Ahora es más evidente si su temperamento es callado, aventurero, reflexivo o comunicativo.

Anímale a que explore los diferentes aspectos de su carácter, pero asegúrale de que sea cual sea este, tú lo quieres y lo aceptas tal cual es. Por ejemplo, ayúdalo a que conozca a otros niños si es tímido, pero nunca lo dejes en ridículo si se resiste a unirse a ellos. Si le demuestras que lo respetas le ayudarás a sentirse más seguro y confiado.

Trucos para mamá y papá

Si con tu pareja son de aquellos padres a los que les preocupa cambiar a su hijo de la cama matrimonial a la suya o no quieren forzarlo porque sienten que no está listo. Acá tenemos algunos consejos que les pueden ayudar:

  • Es recomendable que los niños mayores de 6 meses estén en su propia habitación.
  • Si por alguna razón, los padres no trasladaron al niño a su pieza cuando era pequeño, este cambio debe realizarse de forma sostenida, es decir, tienen que acostarlo las veces que sea necesario en su cuarto.
  • Si durante la noche, el niño llega a la pieza de los padres, hay que acompañarlo a su cama hasta que se duerma.
  • Hay que considerar que, en la medida que los niños crecen, deben cumplir con distintas tareas del desarrollo, y la autonomía es una de ellas.

Relacionados



Te puede interesar:

“No le voy a exigir a mi hijo que comparta con el tuyo”: El escrito de una madre que causa polémica