Niños: grandes maestros (VIDEO EMOCIONANTE)

La vida es un largo aprendizaje pero, como dirían muchas madres, no es hasta que tienes hijos que comienzas a vivir una de las más grandes lecciones, ¿tenemos mucho que aprender de los  niños?

Muy probablemente, desde la posición de adulto se piensa que “todo se sabe” y todo está “bajo control”, pero nada más alejado de esas afirmaciones que convertirse en padres, donde los niños se adueñan de la cotidianidad y de alguna forma cambian el día a día para mejor, muchas cosas vienen a enseñarnos y ninguna es menos importante.

Precisamente es en el proceso de crianza y de educación en el que los padres resultan enriquecidos por la experiencia, situaciones que jamás han sido relatadas en libros y que no enseñaron en la escuela, un aprendizaje que solo puede darse al estar en contacto frecuente con los más pequeños de casa; algunas de estas cosas son aceptar la frustración, tener ilusión, reírnos de las cosas, ser honestos, tener la habilidad de negociar y valorar el tiempo, así como también los detalles.

La próxima vez que consideres enseñar a tu hijo o darle lecciones, piénsalo dos veces, es positivo reconocer que la labor de ser mamá o papá sobrepasa las lecciones escolares, para convertirse en una relación que permite el crecimiento emocional de hijo-padres, y también favorece el fortalecimiento de un vínculo inquebrantable.

¿Qué puede estar enseñándote tu hijo?

  • Paciencia: los hijos no hacen las cosas como “deberían” o como creen los padres que se “debe”, el proceso seguramente te dejará siendo mucho más paciente.
  • Control: no podemos contrarlo todo y los niños enseñan muy bien esto.
  • Manejar la frustración: sentirse frustrado ante algunas situaciones en la vida es natural pero los adultos preferimos ignorar la situación, sentirse molestos y continuar, son enseñanzas que dejan los niños cuando inician dando sus primeros pasos y caen muchas veces, por ejemplo.
  • Honestidad: como adultos intentamos pertenecer a un círculo específico, razón por la que muchas veces hacemos cosas que no queremos hacer, solo para ser aceptados. ¿Alguna vez viste que tu hijo dejó de llorar porque alguien lo miró mal? Permítete ser honesto con los otros pero sobre todo contigo mismo. 



Relacionados

Hábito nocturno aumenta riesgo de cáncer de mama
Te puede interesar:

Hábito nocturno aumenta riesgo de cáncer de mama