Inicio > Lactancia y Apego > Mantención de la leche materna

Mantencion leche maternaMantención de la leche materna

Dar leche materna a tu bebé le permite desarrollarse y crecer con los nutrientes necesarios, sobre todo durante sus seis primeros meses de vida. Por ello, es importante que sepas dónde y cómo conservar este preciado alimento.

Experto: Pedro Barreda, pediatra y Francisco Moraga, presidente de la Sociedad Chilena de Pediatría

La mantención de la leche materna ha sido un tema recurrente en los últimos años, algunos señalan que es mejor conservarla en plástico, otros en envases de vidrio, específicamente porque utensilios de estas características logran conservar de manera óptima los beneficios de este tipo de leche.

El vidrio durante años, se ha mantenido en un lugar privilegiado en la conservación de la leche, ya sea materna o pasteurizada. Sin embargo, en el último tiempo y tras nuevas investigaciones, se señala que existen otro tipo de conservadores de leche como bolsas herméticas y envases plásticos.

El Pediatra Pedro Barreda en entrevista con Facemama.com, señaló que la conservación de la leche materna se ve afectada si ésta se guarda en envases de vidrio, ya que el lácteo mantiene células vivas que tienden a adherirse a las paredes de éste material, provocando la perdida de componentes fundamentales para la alimentación del bebé.

En tanto, la nutricionista del Centro del Tratamiento de la Obesidad de la Universidad Católica, Ana Palacio, nos señaló que se debe considerar que los recipientes para transportar y conservar la leche materna deben ser de fácil limpieza y con cierre hermético, ya sean vasijas reutilizables o bolsas desechables.

Respecto a los envases de vidrio, la especialista recomendó no utilizarlos, debido a que se adhieren anticuerpos a las paredes del envase. Sin embargo, en su opinión, esto no sería relevante, debido a que la cantidad de inmunoglobulinas que pueden perderse son mínimas y, de todas maneras, la leche materna sigue siendo mejor que la leche artificial que no posee estas propiedades.

Los envases de plástico pueden retener sustancias del producto o liberarlas en éste. Claro que con una temperatura de 5º C, la interacción envase- producto es mínima, pero se potencian durante el calentamiento. Los envases plásticos se pueden utilizar, aunque es importante que sean de uso alimentario, según acotó la especialista.

Además, la doctora Palacios entregó varios consejos prácticos para la conservación de la leche materna:

  • Antes de proceder a la extracción de la leche, es necesario lavarse bien las manos.
  • Se puede recolectar leche de varias extracciones diferentes de un mismo día en un mismo envase. La leche de días distintos no se debe juntar.
  • Se debe utilizar la leche según la periodicidad de la extracción (de la más antigua a la más actual).
  • No se debe volver a congelar la leche materna una vez descongelada.
  • Para utilizar la leche congelada, ésta debe ser descongelada lentamente, cambiándola del congelador al refrigerador la noche anterior. Luego de todo este proceso, debe ser usada dentro de las próximas 24 horas.
  • Para entibiarla, hay que agitar el envase con la leche en agua caliente, no hirviendo.
  • Cuando se congela la leche la grasa se separa y se homogeniza al descongelarla, por lo tanto se debe agitar suavemente.
  • Idealmente hay que evitar el trasvasije de leche y utilizar la misma mamadera que se ofrecerá al bebé.

 

Recuerda que amamantar es siempre la mejor opción, ya que la leche materna es el mejor alimento para el desarrollo, nutrición y crecimiento sano de tu bebé. Asimismo, el amamantamiento que te ayudará a mantener y profundizar ese lazo de madre e hijo que genera este maravilloso proceso.

Finalmente, se aconseja almacenar la leche en volúmenes adecuados, porque una vez que descongelas una mamadera, tienes 24 horas para usar esa leche.

Luego debes eliminarla. De la misma manera, si calientas una mamadera y tu hijo/a no se la toma completa, lo que sobró tienes máximo 4 horas para volver a usarlo, luego debes eliminarlo.

Por esto es importante que conozcas cuánto es lo que tu hijo habitualmente ingiere. Por ejemplo, si tu hijo toma generalmente 80cc, trata de almacenar y calentar leche en mamadera de 80 cc. De esa forma no perderás leche.

Mantención de la leche extraída

Una vez finalizado el proceso de extracción de la leche, y si es que vas a utilizarla pronto, puedes dejar el frasco tapado a temperatura ambiente por un máximo de 12 horas, aunque lo ideal es refrigerarla de inmediato.

Para guardar la leche en el refrigerador puedes usar frascos o pocillos con tapa, previamente lavados o en la misma mamadera, siempre tapada.

También puedes usar bolsas especiales para almacenar leche. Una vez refrigerada, la leche dura 3 a 5 días.

Un paso fundamental es etiquetar el recipiente con la fecha y hora en la que se extrajo la leche, asegurando así el buen estado del producto.

En este punto es importante destacar que también existe la posibilidad de congelar la leche que te hayas extraído, pero esto es aconsejable sólo en ocasiones especiales, porque la mayoría de las veces sólo bastará con guardarla en la bandeja superior del refrigerador, separada de otros alimentos.

Si decides congelarla puedes juntar la leche que te sacaste en un mismo día en la misma mamadera o pocillo, y congelarla. No se puede juntar leche de diferentes días.

Se aconseja bajarla desde el congelador al refrigerador la noche anterior a utilizarla, y dejarla descongelarse en refrigeración. La leche congelada dura 3 meses.

Para calentar la leche, puedes poner el recipiente a baño maría, en un frasco con agua caliente o en un calienta mamaderas. Nunca uses el microondas, porque se destruyen los nutrientes y enzimas.

Según el doctor y presidente de la Sociedad Chilena de Pediatría, Francisco Moraga, cuando la leche ha sido guardada en envases de vidrio y luego se calienta al fuego, puede existir la posibilidad de que se corte. Mientras que eso no sucede en recipientes de plástico.

Antes de dar la leche a tu bebé, debes agitar la mamadera para que se unan el líquido y la materia grasa, que suelen separarse en el proceso de congelamiento o refrigeración.

Enlaces Relacionados

 

Comentarios


Facemamá TV