Inicio > Fertilidad > Infertilidad masculina: factores de riesgo

Hombre infertil Infertilidad masculina: factores de riesgo

Los hombres con problemas en su capacidad reproductiva no deben preocuparse, ya que hoy la medicina ofrece muchas y exitosas posibilidades de tratamiento.

Experto: Enrique Oyarzún,  jefe del departamento de Ginecología y Obstetricia de la Universidad Católica

Casi la mitad de los casos de infertilidad es responsabilidad masculina. Este alto porcentaje es un golpe bajo para los hombres, que en sociedades machistas como la nuestra, ven afectada su masculinidad. Alteraciones en la cantidad y calidad espermática, son algunos de los factores que inciden en la pareja infértil, además, de diversos agentes de riesgo asociados al trastorno.

Si después de un año de intentar un embarazo, éste no se logra, la pareja deber ser examinada para detectar las causas de dicha infertilidad. En el caso del hombre, existen exámenes muy confiables y exitosos tratamientos para restablecer su capacidad reproductiva.

La infertilidad afecta entre un 10 y un 15% de las parejas expuestas a embarazo, es decir, aquellas que en edad fértil no utilizan ningún método anticonceptivo. De este grupo, la infertilidad del hombre es responsable del 40% de los casos.

Diagnóstico y tratamiento de alteraciones espermáticas

El examen para detectar las causas de infertilidad masculina, es el espermiograma, el cual diagnostica con certeza alguno de los tipos de alteración espermática.

El jefe del departamento de Ginecología y Obstetricia de la Universidad Católica, doctor Enrique Oyarzún, explica: “Existen tres parámetros de la calidad espermática, que en caso de estar alterados, afectan la fertilidad masculina: cantidad, movilidad y morfología de los espermatozoides. Si el hombre tiene una cantidad inferior a la mínima -20 millones por mililitro o 40 millones en el total de la muestra seminal- la alteración se denomina Oligospermia; cuando menos de la mitad de los espermios se mueve en forma progresiva, se habla de Astenospermia y si la alteración se presenta en la morfología del espermatozoide, se denomina Teratospermia”.

También existen otros exámenes, como un test funcional, para detectar otros factores de infertilidad del hombre que están encubiertos. El más clásico es el Test Hemizona, el cual mide la capacidad de los espermios para unirse a la pared del ovocito. En los casos en que el espermatozoide no puede penetrar el ovocito, se recurre a la técnica de ICSI, Inyección Intracitoplasmática de Espermios. Ésta es una modalidad de reproducción asistida de alta complejidad, similar a la fecundación In Vitro, pero más sofisticada. Esta técnica consiste en inyectar un espermatozoide en el interior de cada óvulo, con la ayuda de una aguja de vidrio microscópica para facilitar la fecundación.

Otro factor, puede ser una alteración espermática, producto de una disfunción hormonal, como generar una baja cantidad de FSH, hormona liberada por la hipófisis anterior encargada de estimular la producción de espermatozoides.

Una solución efectiva para lograr la fecundación en ciertos casos de alteración espermática, es la inseminación intrauterina, el doctor Enrique Oyarzún, explica: “Consiste en implantar espermatozoides escogidos dentro de la cavidad uterina a través de un catéter”.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo que pueden influir en la infertilidad masculina son: fumar más de siete cigarros diarios, consumir alcohol y drogas en exceso, el uso de estimulantes de masa muscular y el aumento de temperatura escrotal constante. Lo primero que debe hacer un paciente con alteración espermática, es cambiar sus hábitos que se relacionan con estos riesgos.

Otros factores de la infertilidad del hombre son los casos de varicoceles e infecciones. El varicocele se forma cuando las válvulas de las venas que hay a lo largo del cordón espermático impiden que la sangre fluya con normalidad. Con esto, la sangre se estanca y se produce una hinchazón y dilatación de dichas venas.

Los casos de varicoceles son derivados al urólogo y las infecciones son tratadas con farmacoterapia antibiótica.

 

Enlaces Relacionados

 

Comentarios


Facemamá TV