Estimulación temprana en el segundo mes de vida (Incluye vídeo)

El objetivo de la estimulación temprana es ayudar en el proceso de formación de la estructura cerebral humana.

Tras estudio del Centro de Investigaciones Educativas y de la Salud e Instituto de Ciencias de la Educación de la Universidad Complutense de Madrid, se pudo observar cuales son los objetivos más importantes durante el segundo mes de vida:

  • Aprender a sujetar mejor la cabeza cuando se levanta.
  • Seguir un objeto que se mueva delante de él.
  • Reaccionar ante un ruido.
  • Emitir algunos sonidos.

Se consideró además, ciertas actividades con las que se puede ayudar al bebé de dos meses de nacido, a alcanzar los objetivos que requiere en esa etapa.

Mientras se le alimenta

A veces, la madre tiene mucho que hacer y no puede entretenerse durante la lactancia; entonces debe recordar que el bebé no sólo necesita alimento, también le hace falta que le hagan mimos, le hablen, le acunen, etc.

Se aconseja que la madre se organice en lo posible, de modo que se pueda sacar partido a este importante momento. En todo caso, podrá acudir al padre, u otro familiar o amigo, que puede perfectamente colaborar en este quehacer.

Mientras se le muda o baña

  • Se observa lo que hace el bebé; si emite algún sonido, repetirlo: “a-a”, “gu”, etc.
  • Estando el niño tendido boca arriba, dejarlo mover manos y piernas. Tomarle las manos, juntárselas y separárselas varias veces. Tomarle las piernas y estirárselas suavemente. Dejar después que él solo las doble. Repetir esto varias veces.
  • Cuando se le bañe, tomarlo por detrás, de manera que se sienta seguro. Dejarlo disfrutar del agua un rato, libremente.

Mientras está despierto

  • Se podrá variar el móvil que tiene encima de su cama. Si aún se entretiene mirándolo o jugando con él, no se lo quite. Puede tener uno diferente en otro lugar de la casa, donde se suela dejar al bebé durante el día.
  • Atar una cuerda de lado a lado de la cuna, de modo que cuando el niño esté boca arriba, pueda tocarla con sus manos. Cuelgue de ella un cascabel o un sonajero suave. (Cuidado de atar bien la cuerda para que no se suelte y enredarse en el bebé).
  • En esta posición, mostrarle dos objetos, por ejemplo, dos cajas de fósforos: al moverlas, harán ruido y el pequeño les prestará atención. Separarlas y hacer sonar una primero y otra después, tratando de que mire alternativamente a los dos objetos. Si no se tiene ninguna cajita, puede usarse un sonajero suave o simplemente las manos, haciendo sonidos con los dedos para que mire una mano primero y la otra después.
  • Aprovechar cualquier situación en  la que esté despierto y se le tenga que llevar en brazos, como en un viaje en autobús. En esas ocasiones se pueden hacer también algunos ejercicios, como ponerle chupete en la mano, y luego guiárselo despacio hasta su boca, para sacárselo después. Repetir varias veces.
  • Comprarle un juguete de goma de los que hacen ruido al apretarlos, para que juegue.

Repetir los ejercicios del primer mes de nacido: ponerle el dedo en la mano para que lo apriete, hacerle caricias por la cara, mecerle, etc.



Relacionados

Papá e hijo
Te puede interesar:

Estímulos para bebés de 11 meses