Inicio > Estimulación Mes a Mes > Estimulación Temprana 8º mes

Estimulación del BebéEstimulación del bebé de 8 meses

La estimulación temprana se refiere a toda acción que ayude a fortalecer las capacidades emocionales, cognitivas, motoras y sociales del niño.

Experto: Estudio del Centro de Investigaciones Educativas y de la Salud e Instituto de Ciencias de la Educación de la Universidad Complutense de Madrid.

 

En cada una de las actividades aparecerán las siguientes siglas:

M – estimulación motriz.
L – lenguaje.
P – estimulación del área perceptiva (cognitiva o sensorial)
S – estimulación del área social

Actividades 

Mientras se le alimenta:

El niño ya debería  tomar líquido de un vaso por sí solo. Si aún no lo hace, podrá ir aprendiendo de la siguiente manera:

  • (P-M)  Pase a su hijo un vaso plástico y colóqueselo en las manitos de la forma adecuada. Cuando haya aprendido a tomarlo, colóquele en su interior sólo unas gotitas de algún líquido que le guste. Si no sabe llevarse el vaso a la boca, tome usted otro vaso y tome agua, tratando de que él le imite. Puede también cogerle las manitos y ayudarle a llevarse el vaso a la boca. Se irá aumentando la cantidad de líquido a medida que vaya aprendiendo a sujetar el vaso con regularidad y a no derramar el líquido. No se le olvide premiarle con un beso o una sonrisa cada vez que aprenda algo nuevo, aunque el refuerzo en sí será el líquido que obtenga y beba. Y, al mismo tiempo, le dirá “muy bien” cuando aprenda a tomar y levantar el vaso para tomar su líquido.
  • (L) Nombre al niño las distintas cosas que tiene cerca de la hora de la comida, mostrándoselas: “pera”, “vaso”, “huevo”, etc. aunque él no la pueda repetir aún. Pronuncie claramente y no repita los errores del niño: usted le dirá “zapato” y no “tato” (como posiblemente lo pronunciará él), o “perro” y no “gua-gua”. Y recuerde que hay que separar los objetos que usted nombre para que identifique con claridad cada nombre con su objeto.

Ratos entre las comidas:

  • (P-M) Sería bueno para el niño y para usted si pudiera disponer de un “parquecito”. En la cama o en la silla no puede hacer todo el ejercicio que necesita. Si le deja solo, no corre peligro de caerse, de tragar cosas, atragantarse, tirar objetos,... Y así la dejará trabajar tranquila. Algunas mamás que no tienen parquecito solucionan el problema poniendo una mesa patas arriba, y atándole unas cuerdas para que el niño no se salga (incluso poniendo unas sillas alrededor). Lo único importante es que no queden clavos o astillas que puedan hacerle daño. En su parquecito, el niño puede pararse, gatear, sentarse y jugar sin peligro y sin molestar. Es este sentido, el parquecito es “menos malo”. Procure, no obstante, que este aparato no interfiera ni suprima el gateo.
  • (L) Si puede disponer de un rato, tómele en brazos y muéstrele una revista o cuento, nombrándole los objetos  o imágenes conocidas: gato, mamá, mano,... Sería muy interesante poder ir recortando todas esas fotos y pegarlas en cuartillas de papel o utilizar los álbumes de fotos viejos que llevan hojas de plástico transparente, para hacer un  “álbum de fotos particular”. Eso le encanta al niño.
  • (M) Ayúdele a ponerse en pie, apoyándose en sillas, camas o algún mueble.
  • (P-M) Quítele un objeto con el que esté jugando y déjeselo cerca para que vaya a buscarlo.
  • (P-M) Ayúdele a ponerse en pie, ayudándose a su vez de sillas, cuna, cama y otros objetos. Acompañe pacientemente sus pies y levántele el potito.
  • (P-M)  Pásele un objeto para que lo tome con la mano, y luego otro para la otra mano. Cuando tenga las dos manos ocupadas, déle otro que le guste, presénteselo. Deje que solucione el problema por sí mismo: o soltar algo o tomar dos cosas en una mano...
  • (P-M)  Construir un “tren” y dejar que juegue con él como quiera.

 

Publicidad

Enlaces Relacionados

 

Comentarios


Facemamá TV