Felinos

Enfermedades que afectan a los gatos

Facemama.com te entrega toda la información para que conozcas las enfermedades que pueden sufrir los felinos.

Virus de inmunodeficiencia felina

El virus de la inmunodeficiencia felina (FIV) es un miembro de la subfamilia lentivirus de los retrovirus. Las especies susceptibles incluyen: gato doméstico, león, tigre, jaguar, leopardo de las nieves, pantera y gato montés.

Este virus infecta y destruye principalmente poblaciones selectas de linfocitos T (principal célula de defensa del cuerpo). Después de un prolongado período latente asintomático que se extiende durante años, la pérdida progresiva de los linfocitos T origina un síndrome de inmunodeficiencia caracterizado por infecciones crónicas y recurrentes. La infección es durante toda la vida y causa por último la muerte.

Situaciones de alto riesgo y alta incidencia:

* Animales con libre acceso a los exteriores, gatos no castrados o gatos expuestos a gatos callejeros.
* Gatos que viven en casas donde conviven con mas gatos y donde en forma frecuente se introducen nuevos gatos.

Situaciones de bajo riesgo y baja incidencia:

* Gatos que viven dentro de la casa, en casas de un solo gato.
* Gatos en criaderos cerrados, bien controlados (la incidencia en gatos de raza pura es baja).

¿Cómo se transmite?

El FIV se excreta en la saliva y se transmite principalmente a través de inoculación directa por mordidas durante las peleas por el territorio (de aquí la mayor incidencia en machos).

Diagnóstico

El diagnóstico de FIV depende de la demostración de anticuerpos anti FIV en el suero sanguíneo, ahora existen unas pruebas que se hacen en el consultorio médico y el resultado lo tiene en menos de 15 minutos, tienen una buena confiabilidad y sobre todo rapidez.

Tratamiento

Aunque el FIV es incurable, los gatos asintomático (sin ningún síntoma de enfermedad) pueden vivir por años antes de que se desarrolle signos clínicos, y los gatos sintomáticos pueden mantenerse durante muchos meses con el uso cuidadoso de antibióticos combinados con medidas de sostén. Consulta a tu medico veterinario.

¿Cómo prevenirlo?

Se debe advertir a los propietarios que no permitan vagabundear a sus gatos. Se recomienda la castración de gatos machos (para reducir el vagabundeo y las peleas).

Toxoplasmosis

Es una enfermedad clínica causada por una infección extrema de toxoplasma gondii, un parásito capaz de infectar a todos los animales de sangre caliente, incluyendo los humanos.  No obstante, está asociado con los gatos porque el parásito solamente utiliza el intestino de felino (gatos salvajes o domésticos) para multiplicarse y poner huevos.  Aunque las infecciones de toxoplasma son relativamente comunes, rara vez se desarrollan en la enfermedad toxoplasmosis.

Si sospechas que tu animal puede tener toxoplasmosis, por su historial o por los síntomas que tiene, lo mejor es acudir al veterinario, para que haga las pruebas de laboratorio oportunas.  Aunque no existe una vacuna contra la infección por toxoplasma o la enfermedad toxoplasmosis hoy por hoy, sí existen tratamientos.

La causas más frecuentes de infección por toxoplasma en los humanos son el contacto con arena y tierra infectadas por huevos del parásito o el hecho de ingerir carne infectada, especialmente el cordero o la carne de cerdo.  También, se ha notado la presencia del parásito en algunas leches sin pasterizar, por ejemplo la leche de cabra.

La infección congénita es la preocupación más grande en los humanos.  Entre una tercera parte y una mitad de los bebés de madres infectados por toxoplasma en el embarazo nacen infectados.  En términos generales, la infección del feto por toxoplasma es menos común cuando la infección maternal ocurra en los primeros tres meses del embarazo, aunque si se da la infección es más grave.

La infección del feto es más probable cuando la infección maternal ocurra en los últimos tres meses de embarazo, pero entonces la infección del feto es menos grave y muchas veces no genera síntomas.  La gran mayoría de las madres infectadas durante el embarazo no muestra síntoma alguna de la infección.

Una mujer embarazada o una mujer que quiere quedarse embarazada puede minimizar su riesgo de infección por toxoplasma siguiendo las siguientes recomendaciones.  En cuanto al gato, basta con que otra persona se encargue de limpiar su cajón de arena. Si es sano, no hay razón alguna para desprenderse de él.  El hombre se contagia normalmente al ingerir carne poco hecha o verdura mal lavada, muy rara vez por un gato.

Formas de prevención

  • No comer carne cruda o productos lácteos sin pasterizar.
  • Someter los gatos con los que tiene contacto a una prueba de toxoplasma.  Si la prueba da negativo, lo más probable es que el animal es inmune, y por lo tanto no supondrá un foco de infección.  Idealmente, se debe realizar estas pruebas antes de que la mujer se quede embarazada.
  • Proteger a los gatos de infección, al prohibirles el acceso a pájaros, ratones, carne cruda y productos lácteos sin pasterizar.
  • No cambiar la arena de un gato ella misma.  La arena de los gatos debe cambiarse cada día o cada segundo día por otra persona, para eliminar la posibilidad de infección.
  • No entrar en contacto con gatos salvajes.
  • Utilizar guantes de goma al trabajar en el jardín.
  • Lavar bien la fruta y la verdura.

 

Los hongos en los gatos

Las enfermedades de la piel en las mascotas son muy comunes. Existen diferentes tipos de enfermedades cutáneas y cada una necesita ser tratada de una manera adecuada.

Las dermatofitosis son infecciones fúngicas superficiales de la piel, causadas por hongos que viven y se multiplican dentro de la piel y dentro de la queratina del pelo y las uñas. También, se le denominan tiñas. Éstas presentan la causa más frecuente de infecciones cutáneas en el gato. Las tiñas pueden ser contagiosas para el hombre.

Los dermatofitos responsables de la infección son el micropsporum canis, y el trichophyton.

Las vías de contagio

  • Los gatos se contaminan por contacto directo con un animal afectado
  • En el medio ambiente a través de esporas
  • A través del material de limpieza (cepillos, peines) collares, juguetes y jaulas de transporte

Existen factores que predisponen a una infección por hongos como:

  • El hábito de limpieza
  • El aumento de la hidratación cutánea y la maceración de la piel: esto facilita la penetración de los dermatofitos y la germinación de esporas
  • La temperatura
  • Los baños de sol: inhiben la germinación
  • Los baños frecuentes o la limpieza excesiva predisponen a las infecciones por dermatofitos ya que eliminan las barreras naturales como sebo.

En las dermatofitosis se presenta prurito (comezón) de intensidad invariable, existe una depilación de evolución centrífuga (zonas sin pelo), presencia de escamas, costras y eritema, el pelo generalmente se observa roto o alterado. La localización más frecuente son la cara y extremidades de los miembrosSi tu gato o tu perro presenta alguna lesión en la piel lo más indicado es la valoración médica del veterinario, ya que se deben de realizar estudios especiales para diagnosticar la causa de la lesion.

Una enfermedad de la piel puede agravarse y complicarse si el tratamiento no es el adecuado ya que la mayoría de los microorganismos infectates pueden crear una resistencia.

Obesidad

Consiste en la acumulación excesiva de grasa corporal lo que conlleva un exceso de peso de más de un 15-20% del peso ideal.
Es una enfermedad muy común. Se estima que alrededor de un 20% de los gatos que acuden al veterinario son obesos, y generalmente este no es el motivo de consulta, lo que hace pensar que probablemente este porcentaje sea  mayor.

¿Y cómo saber si mi gato está obeso?

El método más adecuado será acudir al veterinario si pensamos que está obeso nuestro gato. Un veterinario le puede ayudar a determinar el peso exacto que debe tener el gato.
Aunque existe un método practico: es “tocar” las costillas. Entre las costillas y la piel debe haber muy poca grasa subcutánea. Si las costillas no se palpan con facilidad su perro o gato tiene posibilidad de sufrir sobrepeso.

Causas de la obesidad

El sobrepeso podríamos asociarlo con diversos factores: disminución o pérdida de la actividad física, periodos más largos de sueño, gatos que habitan en  apartamentos, el sexo del animal (más común en hembras que en), si están o no esterilizados (no se debe a un desequilibrio hormonal sino a una falta de la actividad física), edad del gato, así como factores ambientales, sociales y de comportamiento.

Riesgos para la salud

La obesidad reduce el tiempo y la calidad de vida del animal.
Puede favorecer a problemas articulares, alteraciones respiratorias, problemas cardíacos por incremento del trabajo que debe efectuar el corazón, problemas hepáticos como resultado de un hígado graso, dificultades durante el parto, diabetes, problemas dermatológicos, etc.

Cómo prevenir la enfermedad

Como sucede con cualquier situación, la prevención es la mayor solución para evitar un problema. En la obesidad sucede lo mismo: Es mucho más difícil que la mascota pierda peso después de haber ganado unos kilos de más. Para prevenir esta anomalía se deben aplicar alguna de los siguientes pasos:
Reducir la cantidad de alimento que se le está suministrando. Es mejor medir la cantidad de alimento que el animal recibe. Esto ayuda a ser consistentes con la cantidad de alimento y previene la tendencia natural de colocar un poco más en la bandeja.
Cambiar la dieta por una baja en calorías. Estos productos tienen un menor contenido de grasa y un mayor contenido de fibra.
Aumentar la cantidad de ejercicio que hace el gato. Podemos incrementar su actividad jugando más con él, haciendo que se mueva y se esfuerce.
No comer entre horas. Al igual que ocurre con las personas, el exceso de comida y comer entre los horarios de comida son la causa fundamental del exceso de peso
Y todo esto se puede conseguir más fácilmente si ofrecemos una educación alimenticia al gato desde cachorro. La buena educación alimenticia comienza cuando el animal es cachorro.

Patogénesis de la infección por B. bronchiseptica en gatos

Desde las primeras publicaciones sobre el papel de B. bronchiseptica en la URTD felina, se ha informado de un gran número de casos, incluidos los casos que resultaron mortales como consecuencia de la infección por B. bronchiseptica (Welsh 1996). Se desconoce aún la patogénesis en los gatos, pero es de esperar que sea comparable a las otras especies. Además, se puede aprender mucho de otras especies de Bordetella. B. pertussis (que infecta al hombre) y B. parapertussis (que infecta al hombre y a las ovejas) están estrechamente relacionadas con B. bronchiseptica y pueden representar líneas humanas (y ovinas) de B. bronchiseptica adaptadas.

El papel de B. bronchiseptica en la URTD felina.

B. bronchiseptica puede producir síntomas respiratorios en los gatos infectados de forma experimental por C.felis/FHV/FCV/B. bronchiseptica (Elliot 1991, Jacobs y col 1993, Coutts y col 1996, Hoskins y col 1998). Esto demuestra que B. bronchiseptica es capaz de producir una enfermedad respiratoria en ausencia de otros patógenos. Sin embargo, aunque B. bronchiseptica puede actuar como patógeno primario y causar URTD en los gatos, es muy probable que en muchas circunstancias intervengan otros factores como el estrés y la infección simultánea con virus respiratorios. B. bronchiseptica puede actuar como patógeno secundario, particularmente en casos de URTD que evolucionan a una bronconeumonía mortal.

¿Cuáles son los síntomas clínicos que se asocian con la infección por B. bronchiseptica?

La URTD asociada a B. bronchiseptica es una patología compleja. Se produce una superposición considerable entre los síntomas clínicos observados con otros agentes que pueden causar URTD, como FCV y FHV. En estudios en gatos en los que B. bronchiseptica es el único agente responsable de la enfermedad, se ha demostrado que los síntomas clínicos incluyen:
* Fiebre
* Estornudos
* Secreción nasal
* Linfadenopatía submandibular
* Tos
* Ruidos respiratorios

En la mayoría de los gatos la enfermedad es normalmente moderada y los síntomas suelen desaparecer después de diez días aproximadamente. Sin embargo, en algunos gatos, en especial en gatos jóvenes, puede convertirse en bronconeumonía y representar una amenaza para la vida del animal.

Relacionados