Caninos

Enfermedades de los perros

Es sabido que el perro es el mejor amigo del hombre. Por eso, Facemama.com te entrega toda la información que necesitaspara cuidar y conocer a tu canino

Artritis canina

A pesar de que muchos de los casos de osteoartritis se manifiestan especialmente en animales viejos, con sobrepeso y especialmente en razas grandes, esta enfermedad puede atacar a cualquier mascota incluyendo perros de cualquier edad, tamaño y raza.

Si tu perro presenta desgano para caminar, subir las escaleras, saltar / brincar o jugar, cojea cada vez más seguido, se cansa rápido durante las caminatas, tiene dificultades para levantarse de una posición de descanso, aúlla o ladra por dolor cuando se toca y presenta un cambio de personalidad, resistiéndose al contacto, puede estar padeciendo artritis.

Señales para saber si mi mascota tiene esta enfermedad

Son síntomas de la posible presencia de artritis en tu perro los siguientes:
Desgano para caminar, subir escalones, brincar o jugar.
Cojera sin razón visible y permanente
Se cansa con frecuencia durante las caminatas.
Tiene dificultad para levantarse de una posición de descanso.
Se queja lloroso o ladra por dolor cuando se toca.
Se resiste al contacto con nosotros.
El frío, los cambios de clima repentinos o el ejercicio pesado hacen empeorar el dolor y hacer más evidente los signos.Cuando adopta una mascota debes saber que al igual que los humanos, ésta puede padecer enfermedades como la artritis. El veterinario es la persona idónea que está capacitado para dar el diagnóstico, prevención y tratamiento de esta patología. Por ello es que se hace necesario un control periódico en caso de los cachorros, mientras que el animal adulto debe ser por lo menos cada seis meses.

Displasia de cadera

Ha sido asociada siempre con las razas grandes y medianas, de rápido crecimiento  y maduración, dietas de alto valor calórico, disminución de las masas musculares  pélvicas y anormalidades del músculo pectíneo.

Se trata de una mala congruencia de la cavidad acetabular ( cadera) con las cabezas femorales que pueden aparecer luxadas o sub luxadas. En articulaciones con alguna alteración, se observa desde un ligero a grandes desplazamientos laterales de las cabezas femorales – subluxaciones – que permiten el “juego articular”. El efecto es dañar, inflamar y finalmente debilitar la articulación de la cadera. La cantidad de líquido sinovial aumenta y el ligamento redondo se hincha y se estira. El cartílago normalmente liso , que cubre los extremos de los huesos opuestos, es desgastado y la cápsula articular se inflama y se vuelve gruesa. – cambios degenerativos de Osteoartrosis –

Manifestaciones en su mascota

Generalmente los propietarios de un cachorro con displasia, consultan al veterinario por las dificultades que presenta el cachorro para pararse, el tambaleo de las patas traseras al caminar. Presentan caderas anchas, cuadradas, son cachorros bastante sedentarios, algunos comen sentados, pueden ser agresivos o demasiado pacíficos.

Algunos cachorros no manifiestan síntomas y llagan a la edad adulta conviviendo bastante bien con la afección pero son los portadores genéticos y los posibles transmisores a sus crías. La manifestación con todos sus signos va a aparecer tarde o temprano.

Los hallazgos clínicos incluyen: intolerancia al ejercicio, se incrementa la dificultad para saltar o para echarse dolor a la palpación o al pararse, sonidos de chasquido en movimientos forzados o en el andar, atrofias musculares, incremento de la agresión debido al dolor, restricción de los movimientos de la cadera, dificultades para correr o saltar , etc. son cachorros muy “buenitos” que permanecen mucho tiempo echados, no ” rompen nada”,

¿Cómo se diagnostica?

Se diagnostica a través de una radiografía que se toma con el animal anestesiado, para que relaje sus músculos y ligamentos, en posición ventrodorsal con los miembros extendidos, paralelos, con las rótulas bien posicionadas.

Una articulación normal muestra las cabezas femorales bien formadas ubicadas profundamente en las cavidades acetabulares. Las superficies de contacto son congruentes y paralelas.

En articulaciones con alguna alteración se observa desde ligero a grandes desplazamientos laterales de las cabezas femorales – subluxaciones – que permiten el “juego articular”.

Si existe juego articular, en poco tiempo se verán cambios inflamatorios en las superficies articulares y posteriormente artrosis. – cambios degenerativos de Osteoartrosis –

La incidencia actual dentro de las diferentes razas oscila desde casi un 50% en el San Bernardo hasta menos del 1 % en los Borzoi (Galgo Ruso).

En la tabla se muestra el porcentaje aproximado de aparición de la DCF en las razas más frecuentes.

Raza                             Incidencia

San Bernardo                     48%
Golden retriever                 23,5%
Rottweiler                          23,5%
Pastor Inglés                     22,5%
Ovejero Alemán                 22%
Bóxer                               16%
Airedale Terrier                  15%
Labrador retriever               15%

Epilepsia

La epilepsia se puede definir como una descarga electroquímica del cerebro, que puede aparecer en cualquier momento y que se hace recidivante o repetitiva en el tiempo, vale decir, el enfermo repite sus crisis durante la mayoría de su tiempo de vida. Una descarga electromagnética quiere decir que las neuronas se despolarizan o transmiten señales eléctricas a otras semejantes vecinas, difundiendo así esta excitabilidad a la totalidad cerebral. Pero, ustedes saben que el cerebro envía axones o ramos nerviosos hacia los efectores o músculos. Estos no pueden contraerse si no reciben una señal desde el cerebro para tal efecto. Es por esto entonces, que cuando uno observa un paciente con epilepsia llama la atención la intensa actividad muscular que se hace presente. Lo característico de esta enfermedad es que estos episodios de hiperactividad muscular convulsiva se repiten en el tiempo, evidenciándose en el enfermo, una absoluta normalidad orgánica entre estas crisis.

Este padecimiento también se puede presentar en forma secundaria a otras enfermedades como: moquillo, tumores cerebrales, falla hepática o cardiaca, diabetes, traumas o exposición a sustancias tóxicas. Sin embargo, la “verdadera” epilepsia, la cual que se presenta debido a un síndrome hereditario en ciertas razas caninas se manifiesta como una disfunción neurológica primaria cuya causa de desconoce por el momento

Etapas del ataque epiléptico:

Aura:  Se presentan ciertos signos indicativos del inicio del ataque como son: inquietud, nerviosismo, temblores, salivación, incoordinación y enajenación. Estos signos pueden persistir solo por unos segundos o por varios días, por lo que muchos propietarios no se percatan con claridad de ellos.
Ictus o Ictal: Se refiere al ataque en sí. Este puede durar unos cuantos segundos o varios minutos. Durante un episodio, el perro comúnmente cae derribado sobre un costado y hay una respuesta motora involuntaria seria manifestada por movimientos de patadas, pedaleo o remo. El perro producirá una salivación excesiva y puede perder el control sobre sus esfínteres anal y urinario. Todos estos actos son inconscientes por lo que el animal pierde relación con el medio ambiente.
Postictal: Se caracteriza por un periodo de confusión, desorientación, excesiva salivación, inquietud, falta de respuesta confiable en relación a los estímulos ambientales y en algunos casos ceguera.

Tipos de ataques epilépticos:

Los síntomas dependen del lugar de origen de las descargas eléctricas:
Si es toda la corteza cerebral, el animal cae de lado, con gran rigidez, y pedalea. Esta se manifiesta con gran salivación, defecación y micción. Estos signos duran aproximadamente minuto y medio, luego comienza los signos del postictus, que son extrema excitabilidad, el animal corre sin rumbo, chocan con objetos. Otra forma de presentación es la depresiva, en que el paciente entra en un sueño ligero o profundo que puede durar horas.
Si es parcial, debido a lesiones cicatriciales focales. Según la ubicación de estas, es el tipo de signo que observaremos. Por ejemplo si en perro posee una cicatriz en el área cerebral donde se regula la capacidad sensorial, puede que manifieste ataques de prurito o “picazón” en alguna parte del cuerpo, provocándose auto mutilación en un gran número de pacientes. Este tipo de epilepsia es muy frecuente en aquellos pacientes que sufrieron Distemper y que dejaron como secuela, este tipo de lesión.

Diagnóstico:

El  diagnostico lo debe hacer un profesional veterinario, ya que este es el único capaz de establecer las diferentes patologías que también provocan convulsiones y temblores.

Tratamiento:

En los animales que padecen epilepsia debemos evitar las fuentes de tensión. Se ha detectado que también estos episodios pueden iniciar por efecto hormonal en las hembras por lo que se recomienda esterilizar tanto a machos como a hembras.
Los ataques verdaderos de epilepsia duran 30 minutos, hay que llevar urgentemente al animal a la veterinaria. Deberá evitar que se golpee con artículos que existan a su alrededor como muebles u otros objetos. Durante el ataque el animal atraviesa una enajenación en donde desconoce a su dueño y al medio que lo rodea, por lo que no conviene tocarlo sólo en observar la duración y fecha, para tenerlo en cuenta a la hora de establecer un tratamiento, la dosis y la frecuencia del mismo.
El tratamiento consiste en la administración de anticonvulsivantes de manutención. Estos medicamentos impiden de alguna manera que las neuronas epilépticas disparen y diseminen sus descargas eléctricas.  En la actualidad, existen muchos medicamentos en el mundo destinados a este objetivo. En el perro y gato, el principal corresponde al Fenobarbital, el cual  debe otorgarse  dos veces al día y mínimo por 6 meses. Este tiempo es el que requieren las neuronas epilépticas para que “aprendan” a no convulsionar. Otro medicamento es el Bromuro de potasio. Muchas veces en pacientes rebeldes a la terapia única, se les adiciona este otro remedio.
El dueño debe estar tranquilo, pues en general no representa riesgo de muerte para el paciente, y no es necesaria la eutanasia como se piensa,  pues los perros epilépticos pueden vivir con su  tratamiento de forma normal.

Parvovirus

Desde el 1978 los perros de toda edad y raza han sido víctimas de una enfermedad muy contagiosa causada por un virus que ataca el tracto intestinal, los glóbulos blancos de la sangre, y en algunos casos, el músculo cardiaco.

La EPC se contrae por contacto entre los perros y ha sido diagnosticada donde quiera que se congregan. Un perro que este confinado en la casa o en el patio y que entre rara vez en contacto con otros perros tiene menos posibilidades de contraerla.

La fuente de contaminación es la materia fecal de los animales que han contraído la infección. Puede haber gran cantidad de virus en las heces fecales de los animales que sufren la enfermedad.

El virus es resistente bajo condiciones climáticas extremas y puede sobrevivir durante largos periodos. Se transporta con facilidad de un lugar a otro en el pelo o en las patas de los animales enfermos o bien en las jaulas, los zapatos, o cualquier otro objeto contaminado. No se tiene información sobre algún otro medio de transporte, si es que existe alguno.

La EPC no puede transmitirse al hombre ni a los demás animales.

¿Cómo se puede saber si el perro tiene la EPC?

Los primeros signos de la EPC son generalmente vómitos y diarreas severas, que se producirán a menudo a los 5 o 7 días de haber contraído la infección. Al principio de la enfermedad las heces fecales serán por lo general de un color gris claro o amarillo grisáceo. En algunos casos, el primer signo serán heces fecales liquidas con manchas de sangre.

Los animales pueden deshidratarse rápidamente debido al vomito y la diarrea. También se observara la perdida de apetito y la depresión. Los perros mas jóvenes pueden mostrar una temperatura entre 40 y 41 C. Aunque los animales mayores muestran a veces una temperatura ligeramente mas alta.

Algunos perros vomitaran repetidamente y tendrán además diarrea que puede ser impelente y con sangre, hasta que mueran. Otros tendrán solo heces fecales sueltas y podrán recuperarse sin complicaciones. Una característica común de toda infección con EPC es que la cantidad de glóbulos blancos baja, a la vez que se produce fiebre.

La mayoría de las muertes ocurren dentro de las 48 – 72 horas después de la aparición de los signos clínicos. Los cachorritos son los que más sufren de shock y muerte que puede sobrevenir en cuestión de dos días después de haberse declarado la enfermedad. Aproximadamente el 75 % de los cachorros menores de 5 meses y el 2 al 3 % de los perros mayores mueren por esta enfermedad.

Otra forma de enfermedad parvorial es la inflamación del corazón (miocarditis) en el caso de cachorros de menos de 3 meses de nacidos. Este síndrome ocurre sin diarrea a medida que el virus se multiplica rápidamente en las células musculares del corazón.

Los cachorros con miocarditis parvorial pueden parecer deprimidos y dejar de mamar poco antes de caerse por falta de aire. La muerte puede ocurrir en unos minutos. Otros pueden morir en unos días. No existe tratamiento especifico. Los cachorros que sobreviven pueden quedar con algún defecto cardiaco permanente. Estos animales mueren por insuficiencia cardiaca unas semanas o meses después de haberse recuperado de la enfermedad.

¿Cómo puede diagnosticarse y tratarse la EPC?

No hay drogas especificas que puedan matar el virus en los perros enfermos. El veterinario puede dar su diagnostico inicial basándose en los signos clínicos, pero solo después de haber tomado en consideración las demás causas que pudiese provocar él vomito y la diarrea. La propagación rápida dentro de un grupo de perros constituye una prueba bastante convincente de que el perro sufre de EPC, lo cual puede confirmarse mediante microscopio electrónico u otros test de laboratorio.

El tratamiento contra la EPC deberá comenzarse inmediatamente. Consiste primordialmente en combatir la deshidratación, reponiendo los líquidos y electrolitos perdidos, controlando él vomito y la diarrea y evitando las infecciones secundarias. Los perros que estén enfermos deben mantenerse calientes y se les debe ofrecer atención y cuidado. Puede recomendarse la terapia de antibióticos a fin de evitar las infecciones bacterianas secundarias.

Hipocalcemia Puerperal

Es un estado agudo riesgoso para la vida que se presenta en el período postparto. La causa en general debe a una disminución del calcio sanguíneo. La sintomatología típica aparece durante el pico de lactación (1 a 3 semanas postparto).

Aspectos clínicos

Jadeo, tremor, fasciculaciones musculares, debilidad y ataxia. Estos signos clínicos tempranos prosperan rápidamente a la tetania con convulsiones. Los signos clínicos son de evolución rápida y potencialmente fatales si no se tratan.

Eclampsia

Se trata de una hipocalcemia, es decir, lo que lo causa nivel bajo de calcio en sangre, que se puede acompañar de nivel bajo de azúcar en sangre, lo que hace que los músculos “tiemblen”. Cuando una perra está dando de mamar, puede resultarle difícil mantener un nivel constante de calcio en la sangre, ya que el calcio está literalmente yéndose de su sangre a la leche. Según pierde ese calcio, debe reponerlo y para ello lo hace de dos sitios: del calcio de la dieta y mayoritariamente del calcio de sus propios huesos. Por lo tanto, la eclampsia puede ocurrir bien porque el depósito de calcio en sus huesos sea insuficiente o bien porque el sistema hormonal que saca ese calcio de los huesos no funcione.

Prevención

Para poder hacerlo debemos entender por qué hay un nivel bajo de calcio en los huesos y lo que causa que el sistema hormonal falle. Generalmente la causa es una vida entera alimentada a partir de dietas “solo carne”, y por tanto deficientes en calcio, lo cual suele ocurrir más frecuentemente en razas pequeñas, que mal educan  sus dueños y por tanto almacenan poco calcio en sus huesos. Pero el problema no es sólo una falta de calcio en la dieta, sino también una pérdida de calcio. Las dietas altas en proteínas tienen el efecto de acelerar la pedida de calcio del organismo, lo que provoca una mayor depleción de calcio de los depósitos óseos. El resultado es una perra con reservas de calcio muy pobres. Necesitará un suplemento de calcio altamente soluble administrado constantemente para que no se produzca la eclampsia. Pero, también se trata de un problema hormonal: el fallo de la perra en producir hormona paratiroidea, la cual saca el calcio de los huesos para mantener el calcio en sangre dentro de los niveles normales.

Cuando se suplementa calcio artificial en antes del parto, se produce una señal a la glándula paratiroides de que la hormona paratiroidea no es necesaria.

La perra comienza a perder calcio en la leche con la lactación, la hormona paratiroidea no se produce y los niveles de calcio en la sangre disminuyen.

Así pues, podemos resumir que lo que va a producir la eclampsia va a ser: alimentar comidas bajas en calcio durante toda la vida, dar suplementos de calcio excesivos hacia el final de la gestación y suprimir los suplementos de calcio en el momento del parto.

Tratamiento

Es médico con la aplicación de calcio endovenoso en forma urgente. Se deben retirar los cachorros por 12 a 24 h., o en forma definitiva y recibir la accesoria del Veterinario desde antes de decidir cruzar a la perra.

Problemas de micción

Las posibles causas por las que los perros orinan en la casa son variadas, pudiendo ser por enfermedad, ansiedad por separación, problemas de adiestramiento, estímulos provocados por el temor, marcación urinaria, micción relacionada con la excitación y micción relacionada por la sumisión.

Marcación urinaria:
En general es exhibida por machos enteros después de alcanzar la madurez sexual. El volumen de orina suele ser escaso y es depositado con regularidad en unos pocos lugares específicos como objetos verticales.
La castración es efectiva en un porcentaje elevado para corregir esta alteración.
Si esta marcación se da en unos pocos lugares, la práctica de colocar allí comida, agua o la cama del animal puede inhibir ese comportamiento. Obviamente las áreas donde ha “marcado”, deben ser higienizadas con meticulosidad. Si se identifican estímulos específicos como por ejemplo la llegada del cartero o visitas; se debe castigar al perro apenas comience la marcación.
Algunos machos pueden estimularse por la presencia de hembras en celo en la vecindad, pudiendo en este caso ser controlados con fármacos específicos.
Cabe recordar que en el caso de gatos; si esta conducta persiste luego de la castración, la utilización de feromonas sintéticas en el lugar donde orina es altamente efectiva.

Micción por sumisión: este problema lo exhiben los cachorros y jóvenes durante las expresiones de saludo o cuando son reprendidos. A medida que el animal madura, esta conducta por lo general desaparece.
Es importante identificar los estímulos que provocan esto, para minimizarlos, hasta que el animal madure y aprenda a controlarse. En el caso perros con este problema, el castigo físico está contraindicado ya que es probable que esta disciplina intensifique las tendencias del animal a la sumisión.

Micción por excitación: Esta alteración se presenta en perros jóvenes en momentos de hiperexcitación como pueden ser momentos de juego o saludos. En estos casos el animal no necesariamente adopta una actitud de sumisión, pero puede orinar mientras está parado o camina. Como medida se puede evitar exponer al perro a estas situaciones cuando sospechemos que tiene la vejiga llena. La reeducación va orientada a que el animal se relaje en esas situaciones, y puede ser ayudada por drogas que aumenten el tono del esfínter uretral.

Gastritis

Uno de los problemas más comunes que se presentan al consultorio son los padecimientos digestivos. Es muy frecuente que al día siguiente de una comida familiar llegue a consulta la mascota por que presentó vómito y/o diarrea. Esto generalmente se debe a que el animalito ingirió alimentos que no acostumbra, provocándole un malestar e irritación. Este tipo de circunstancias puede provocar un gran problema de salud para la mascota, y representa una inversión económica no estimada en el presupuesto familiar, por lo tanto la administración de alimentos inadecuados a la dieta de nuestra mascota puede ser un gran problema.
La gastritis es una enfermedad que afecta al estómago provocando una irritación, y es una de las causas más comunes de vómitos en perros y gatos. Esta puede estar provocada por muchos factores, pero uno de los más frecuentes es la ingesta de alimentos caducados o contaminados, de cuerpos extraños, plantas tóxicas (cuando come pasto para purgarse), agentes químicos o fármacos.
El diagnóstico y el tratamiento de esta enfermedad deberá ser responsabilidad del medico veterinario. El administrar medicamentos no prescritos a nuestra mascota puede agravar el problema o esconder algún signo importante que pudiera enmascarar alguna otra enfermedad.
Es muy fácil prevenir la gastritis en nuestras mascotas solo se deben seguir unos sencillos pasos:
* No administrar alimentos inapropiados como: huesos, alimentos grasosos, alimentos caducados, desperdicios de comida, etc.
* No dejar que ingiera pasto o plantas. Algunos peden provocar gastritis pero otros pueden llegar a provocar intoxicación
* Evitar dejar objetos que pudieran ser ingeridos con facilidad (canicas, palos, globos, peluches rotos, etc.) por la mascota, ya que se podrían presentar obstrucciones gástricas o intestinales, poniendo en peligro la vida de la mascota
* Nunca pero nunca administrar medicamentos de ninguna clase sin la prescripción de un medico veterinario, ya que muchos medicamentos de uso humano son tóxicos para los perros y gatos.

Sordera

Causas

Muchos de los mismos motivos que causan la sordera en humanos. Los defectos genéticos pueden causar que un perro nazca sordo, lo que se conoce como sordera congénita. Un perro también puede quedar sordo debido a una infección o herida en el oído, o bien podría experimentar pérdida de la audición gradual o repentina debido a la edad. La exposición a ruidos fuertes pueden causar pérdida temporal o permanente de la audición, al igual que ciertas drogas.
La causa más comun de sordera congénita está relacionada con la pigmentación. Algunos perros tienen pelo blanco, pero tienen su piel pigmentada (samoyedos, west highland terriers, y pastores alemanes blancos, por ejemplo). A pesar de su pelaje blanco, tienen narices negras. Su pelo no es en realidad blanco, sino un color muy claro que se asemeja al blanco.
Otros perros normalmente tienen pelaje de color, con pelaje de color blanco. Aquí se incluyen los dálmatas; su color blanco no es el color del pelo verdadero: las manchas sí lo son. Estas partes blancas provienen de piel sin pigmento (rosada), que produce pelo blanco. Si existe piel sin pigmento en el oído interno, las terminaciones nerviosas se atrofian y mueren durante las primeras semanas de vida del cachorro, resultando en sordera. Es importante notar que no puedes ver a simple vista el color del pelo del oído interno de un perro.
La pérdida de audición que afecta a ambos oídos se conoce con el nombre de sordera bilateral. Un perro con sordera bilateral es completamente (o mayormente) sordo en ambos oídos. La sordera que afecta a un solo oído se conoce como sordera unilateral. Un perro con sordera unilateral es sordo de un oído y tiene audición normal del otro oído.

Consideraciones especiales de salud

Por lo general, no hay que tener mayores consideraciones especiales. Una consideración especial que aplica para todos los perros sordos es que necesitas encontrar un veterinario que crea, al igual que tú, que tu perro merece vivir. Tristemente, existen muchos veterinarios que no serán de gran apoyo en este sentido para ti y para tu perro.
Ten cuidado con las quemaduras de sol. Cualquier perro (no sólo perros sordos) con pelo predominantemente blanco frecuentemente tiene la piel rosada, que es proclive a las quemaduras solares, en especial su nariz. Esto es especialmente cierto en perros con pelo corto, pero hasta los perros de pelo largo suelen tener pelo corto en su cara. Es importante minimizar su exposición a la luz solar intensa, y puedes utilizar alguna pantalla solar. Busca alguna pantalla solar para personas con piel sensible o para bebés, preferentemente sin fragancias.

Tos de las perreras

En una enfermedad respiratoria aguda y muy contagiosa, normalmente resultan afectadas la laringe, tráquea, bronquios y en ocasiones mucosa nasal. La tos de las perreras es una de las enfermedades más predominantes en los perros y se distribuye mundialmente.

¿Qué la causa?

Esta enfermedad es ocasionada por múltiples agentes bacterianos como bordetella bronchiséptica, estreptococos, estafilococos, y agentes virales como parainfluenza, adenovirus, reovirus, herpesvirus y en ocasiones micoplasma, son los que más a menudo se relacionan con ésta enfermedad.

Síntomas

Los signos clínicos van a variar según los agentes causales, ambiente del paciente, condición física y edad, pero en general podemos decir que existen dos formas de presentación la que carece de complicaciones, es la más frecuente, se caracteriza por tos seca y áspera la cual se agrava con la excitación o el ejercicio, puede haber secreciones nasales y conjuntivitis.
Esta tos se desencadena por la simple acción de tirar del collar o por la mínima excitación del perro. Es muy común entre perros que salen con paseador, o que estuvieron en guarderías o en exposiciones ya que son lugares donde hay una gran población perruna. Es de muy fácil contagio dado que se transmite por las gotitas que salpica un perro enfermo al toser.
Después de los episodeos de tos arquean la espalda, abren el hocico sufren arcadas y eliminan una secreción blanca espumosa, se puede interpretar esto como intento de vómito. En la mayoría de los casos los perros enfermos comen bien y permanecen alertas y activos durante la infección, en éstos pacientes por lo general los signos clínicos se resuelven en forma espontánea a las dos semanas o menos, y la enfermedad se auto limita.

Epífora

La epífora es un hallazgo frecuente en razas como el caniche (french poodle) y gatos persa. El origen está relacionado con un problema en el drenaje de la lágrima hacia la nariz.
Los conductos lagrimales, los párpados o infecciones secundarias por cuerpos extraños o pestañas en mala posición son la causa mas frecuente de este problema.
Las razas de perros miniaturas y gatos persas tienen los ojos más prominentes, lo que provoca un estiramiento del párpado o párpado invertido (entropión del canto medio) y puede bloquear el sistema de drenaje hacia la nariz. Algunos animales nacen con un sistema de drenaje anormal que puede, o no, ser quirúrgicamente solucionado.
El problema puede aparentar ser solamente estético pero en realidad es un problema de salud ya que la piel sufre irritación y laceraciones.
Cada caso deberá evaluarse de manera individual, si el problema es de los párpados es importante esperar a la madurez del paciente para realizar la cirugía. Si el problema es de los conductos se podrá practicar la operación dependiendo de la causa a criterio del veterinario, mientras que si el problema es de cuerpos extraños o pestañas en mala posición deberá ser operado de inmediato, ya que podría iniciar un lesión más severa en el ojo.
Si la anomalía radica en la inexistencia (agenesia) del conducto lagrimal inferior la única solución en la creación de una fístula entre el saco conjuntival inferior y la nariz (conjuntivorrinostomía) o entre ésta y la boca (conjuntivobucostomía).
La epifora produce una dermatitis en el canto nasal por la humedad continuada en esta zona. Esta dermatitis puede ser muy grave, causando grandes molestias al paciente
Normalmente, se producen constantemente lágrimas que drenan hacia afuera a través de pequeños conductos en los párpados, estos conductos se vacían en la nariz. (por eso sale líquido acuoso por la nariz cuando se llora). En los animales cuando los conductos están bloqueados, las lágrimas corren hacia abajo, estas lagrimas se oxidan y provocan esa mancha café que, al agregarse la irritación y las bacterias, causan infección, mal olor, comezón y mal aspecto.

Laceración de la piel secundaria a epifora

Estas patologías son dolorosas y tienen que ser tratadas inmediatamente por el Médico Veterinario.
Colocación de tubo de silicón para el tratamiento
Debes acudir al veterinario para una evaluación del paciente y así llevar un tratamiento apropiado. Considera, como propietario responsable, que tu mascota se siente con una molestia contínua que puede tener consecuencias que van más allá que las del aspecto físico.

Tumor venéreo transmisible

Es una enfermedad neoplásica que afecta a los caninos. Este tiene la particularidad a diferencia de otros tumores de transmitirse de canino a canino principalmente por vía venérea.
Se lo observa con mayor frecuencia en perros mestizos callejeros que por las características de su reproducción sin control son los mas afectados.
El TVT es uno de los pocos cánceres transmisibles entre los caninos. Esto se realiza a través de la implantación de células tumorales desprendidas de un individuo enfermo (generalmente durante la cruza), en la mucosa de uno sano. Como su nombre lo dice el TVT es un tumor que afecta las zonas genitales de los perros, ya sea en machos como en hembras (mucosa peneana, prepucio, mucosa vaginal, vulva, cuello uterino, etc.) y su contagio es a través del coito y/o por conductas asociadas (olfateo y lamido), por esta razón también se puede observar en mucosa oral, nasal y ocular.
Los signos principales del TVT se basan en la presencia de una masa prominente de aspecto sangrante, en la zona afectada. Muchas veces el tumor está escondido en el interior del genital sobre todo cuando afecta vagina, cuello del útero y prepucio. En estos casos se presenta un sangrado prolongado de los genitales, descartando un posible estro (celo). Si se observan algunos de estos signos lo principal es consultar con tu veterinario quien realizará el chequeo pertinente y recomendará un posible examen citológico y/o biopsia para dar el diagnóstico definitivo.
Los caninos afectados de TVT  tienen antecedentes comunes, suelen ser perros sexualmente activos, con posibilidades de salir libremente durante parte o todo el día.
Los machos que concurren a consulta lo hacen porque el propietario nota una zona hinchada o prominente en la zona peneana, o porque presenta hemorragias o pérdidas sanguinolentas por el pene, en forma continua. Esta descarga anormal en general no esta asociada con la micción, a pesar de que en muchas ocasiones, la queja es de que “orina con sangre”, O presenta dificultad a la micción: disuria, pues la tumoración ocluye la uretra peneana.
En las hembras se suele consultar por una carnosidad que aparece en el orificio vulvar o también por la presencia de pérdidas vaginales hemorrágicas o sanguinolentas, las que habitualmente cuando la tumoración no es visible son confundidas con un estro normal, que dura más tiempo del habitual.

El tumor venéreo transmisible tiene dos formas de presentación clínica:
1. Genital
Machos: En el fórnix y prepucio peneano
En el pene lo encontramos en el glande o caudal al mismo, y en el prepucio lo encontramos desde el Fórnix al orificio prepucial Debe exteriorizarse el pene para poder visualizarlo.
Hembras:
en el vestíbulo vaginal, para poder visualizarlo se requiere distender los labios vulvares.

2. Extragenital:
Las formas de presentación incluyen:
* intranasal
* cavidad oral: labios y lengua
* ojo: esclerótica y cámara anterior del ojo
* piel

En cualquiera de las presentaciones el TVT no es transmisible a los humanos, es especifico de especie y es benigno cundo se diagnostica a tiempo, el veterinario sugerirá al dueño si el tratamiento de elección es quirúrgico más quimioterapia o solamente la quimioterapia, la cual tiene efectos excelentes en la mayoría de los casos con remisión del tumor y sin dejar consecuencias, este tratamiento deberá ser acompañado de la esterilización de la mascota sea hembra o macho y un tratamiento complementario ya que siempre se encuentran problemas de anemia por la perdida de sangre y de infecciones por la zona de desarrollo de los tumores.
Podemos concluir que la esterilización, y el evitar el acceso a la calle sin control de tu mascota son las mejores formas de evitar este problema. Si notas el sangrado por genitales o cualquier mucosa, acude a tu veterinario para una evaluación y descartar este problema tan frecuente.

Diabetes Mellitus

Se debe a la deficiencia absoluta o relativa de insulina. Se desconoce la etiología mas común. Las posibles causas son genéticas o enfermedades pancreáticas.
Se presentan tres tipos de diabetes mellitus: insulinodependiente, insulinoindependiente y secundaria a otros procesos o drogas. La diabetes mellitus es más frecuente en las razas pequeñas, en especial Dachshund y Caniche, pero todas las razas enferman. La edad de comienzo suele ser a los 8 o 9 años.
Los signos clínicos dependen del tipo de insulinopenia (deficiencia de insulina), grado de la insuficiencia hormonal y condiciones que la preceden.
Algunos de los aspectos clínicos en los perros diabéticos no complicados y que deben considerar los propietarios como alerta de enfermedad son: nicturia (orinar de noche), poliuria (orinar mucho), polidipsia (tomar mucha agua), ligera deshidratación y pérdida de peso, incluso con apetito excesivo. En su mayoría son obesos pero han presentado una perdida de peso reciente.

Estos signos no son específicos de esta enfermedad pero si son a tomar en cuenta como algo anormal y consultar a tu veterinario.
La intolerancia a la glucosa es “de tipo inestable, de manera que la glucemia (azúcar en sangre), es muy sensible a la insulina exógena, a las desviaciones de la ingestión dietética habitual, a la actividad física no habitual, a las infecciones, y a cualquier otra forma de estrés.
Una ingestión insuficiente de líquidos o los vómitos pueden provocar rápidamente importantes trastornos del equilibrio hidroelectrolítico (líquidos corporales).
Por tanto, estos pacientes son vulnerables, por una parte, a los episodios de hipoglucemia (baja de azúcar en sangre). Podemos decir que la diabetes mellitus es un trastorno crónico del metabolismo de los carbohidratos, las grasas y las proteínas.
Es un trastorno heterogéneo primario del metabolismo de carbohidratos que suele implicar deficiencia absoluta o relativa de insulina, resistencia a la misma o ambas cosas.
Las cataratas son un signo evidente que a menudo se presenta en los pacientes sin control.

Tratamiento

La teoría del tratamiento de la mellitus es administrar la suficiente insulina como para que el paciente tenga un metabolismo de los carbohidratos, de las grasas y de las proteínas tan próximo a la normalidad como sea posible.
Se dispone de varias formas de insulina. La insulina “regular” tiene una duración da la acción de entre 3 y 8 horas, mientras que las restantes formas de insulina (precipitadas con diversos derivados proteicos) se absorben lentamente del lugar de inyección y por tanto sus efectos pueden durar hasta 10 a 48 horas.
Habitualmente, a un paciente con diabetes grave se le administra una dosis única de una de las insulinas de acción prolongada por día para aumentar su metabolismo general de los hidratos de carbono a lo largo del día. Después se administran cantidades suplementarias de insulina regular a las horas del día en que la glucemia tiende a elevarse demasiado, como son las horas de las comidas.
Por tanto, en cada paciente se establece una pauta individualizada de tratamiento.

Problemas de piel

Bajo todo ese pelo, está la piel. Piel que es suceptible a un gran número de enfermedades y afecciones, al igual que la de los humanos. La diferencia es que los humanos podems detectar rápidamente un problema de salud en nuestra piel. En un perro, los problemas de la piel no son aparentes hasta que el perro nos da alguna indicación. Normalmente estas indicaciones son lamido o rascado excesivos. Por lo general, los humanos cuidamos de nuestra piel. Si vamos a tomar sol, nos ponemos pantallas solares. Si tenemos piel seca, usamos loción. Y ocasionalmente, cuando notamos alguna formación irregular en nuestra piel, acudimos al médico. Tendemos a pensar que la piel es un “molde” para nuestro cuerpo. La piel va más allá de ser un molde, es un órgano en sí mismo. Este órgano regula el calor, y en los perros trabaja en conjunto con las almohadillas de sus pies para permitir al perro que transpire.

Al igual que con los humanos, la piel comunica sensaciones tales como dolor, calor, frío, y tacto al cerebro. En los animales la piel también procesa vitamina D, al igual que nosotros. Cuando lelvamos a nuestra mascota al veterinario, uno de los exámenes habituales se efectúa sobre su piel. Cuando el veterinario cepilla a contrapelo el pelaje de tu perro, no sólo está buscando parásitos tales como pulgas o ácaros, están mirando su piel. La piel o pelaje secos indican alguna enfermedad. La piel amarilla indica ictericia, y la piel azul indica problemas cardíacos. Los sarpullidos o erupciones cutáneas pueden indicar la presencia de alergias.

Los perros sufren alergias ambientales y estacionales, y también alergias a los alimentos. Las alergias a los alimentos no siempre se pueden asociar con alimentos nuevos, sino que pueden también provenir de alimentos que hay consumido durante años y se han vuelto sensibles por un número de razones. Las llamadas “hot-spots” pueden ser el resultado de que el perro ya no puede digerir cierto alimento. Tu veterinario podrá recomendarte formas de evaluar la dieta de tu perro y recomendarte un tratamiento. Muchos perros, como los spaniels, tienen alergias que se manifiestan no sólo con estornudos y ojos llorosos, sino también con sarpullidos.

Las alergias a las pulgas y a los medicamentos también pueden ser causantes de erupciones cutáneas. Hay veterinarios que hoy día se están especializando en alergias y dermatología animal. Si tu veterinario lo considera, podría ser necesaria una interconsulta para un diagnóstico y tratamiento.

También existen problemas de piel genéticos y de origen glandular. Hay varias enfermedades asociadas con problemas ováricos y testiculares. El diagnóstico y tratamiento lo realizará tu veterinario. Los perros son también suceptibles a varios tipos de hongos de piel. Son altamente contagiosos a los humanos y a otros animales. La sarna es otra enfermedad que también es contagiosa. Es fundamental realizar un diagnóstico y tratamiento rápidos.

A demás de los problemas de piel ya mencionados, existen también enfermedades como la seborrea, tumores, melanomas, úlceras infectadas, ácaros, y otros, que deben ser diagnosticados por el veterinario.

El propósito de este artículo es que los dueños se den cuenta que el cuidado y control regular de la piel de los perros es esencial. Antes de adquirir un perro, consulta con el criador y con un veterinario. Conoce las enfermedades específicas de la raza que deseas. Conoce el cuerpo de tu perro como el tuyo propio. Busca problemas de piel durante su cepillado regular.

Si encuentras un área que te preocupa, consulta inmediatamente con tu veterinario. No realices un diagnóstico y un tratamiento casero. Sólo un veterinario está en condiciones de hacer un diagnóstico y de recomendar tratamientos. Dejar pasar el tiempo puede causar un retraso en la recuperación, como así también la diseminación de la enfermedad y la molestia prolongada e innecesaria para tu amada mascota.

 

Su mascota también puede padecer parásitos

El control de los parásitos intestinales de nuestros perros es muy importante, sobre todo en los cachorros. Los parásitos intestinales (llamados también parásitos internos) son muy frecuentes en el perro. Su importancia no sólo radica en los problemas que pueda producir a los perros sino que muchos de ellos son transmisibles a las personas. Para los principales parásitos intestinales, se da mucha importancia a los conocimientos mínimos para poder eliminarlos. Sin embargo, no olvides consultar con tu veterinario cuál puede ser el mejor tratamiento para tu perro.

 

¿Los parásitos pueden afectar al ser humano?

Cierto tipo de parásitos que afectan a su perro pueden además tener efectos en el ser humano, aunque esto es relativamente raro. La infección ocurre simplemente al ingerir accidentalmente los huevos o las larvas, y por supuesto esto es muy común especialmente cuando los niños juegan con los cachorros, o cuando hay un contacto muy estrecho. Las tenias afectan seriamente al ser humano.

La desparasitación regular, combinada con medidas simples de higiene, como lavarse las manos después de tener contacto con animales y particularmente antes de comer, minimizaran el riesgo de la infección.

¿Cómo los puedo eliminar?

No te preocupe, podrás eliminar todos los parásitos gastrointestinales de su perro y podrás mantenerlo libre de infecciones dando una simple dosis cada 3 meses. Los cachorros requieren de un tratamiento más intenso pero hablaremos de esto mas adelante.

¿Por qué desparasitar cada 3 meses?

Los parásitos en su fase de huevo o de larva son altamente transmisibles, ya sea que se encuentren en el pasto o en otro perro. Éstos se pegan a la piel del vientre al echarse, o a las patas al caminar. Una vez que esto pasa, ocurre una re-infección. Como se muestra en el cuadro adjunto donde vemos el ciclo de vida de toxocara canis.

Desparasitando a su perro cada 3 meses destruye cualquier re-infección y ayuda a su perro a permanecer desparasitado y saludable.

Una cosa mas… los gusanos planos, gusanos redondos, gusanos de gancho y tenías tienen cada uno un ciclo de vida y un comportamiento muy diferente. También, la susceptibilidad de cada uno de estos parásitos es muy diferente, por lo que su control es muy difícil, ya que habría de aplicar un tratamiento diferente para cada uno.

Relacionados