Meningitis: qué es, transmisión y prevención

meningitis

El meningococo es una bacteria que ingresa por la faringe, y puede desde aquí y por vía sanguínea llegar al sistema nervioso central, inflamando las membranas que lo envuelven (meninges) ocasionando un cuadro de meningitis.

Experto: Marcela Potin, pediatra infectóloga de la Universidad Católica

Existen alrededor de 13 tipos de meningococos, llamados serogrupos, pero los que se aíslan más frecuentemente en los enfermos son A, B, C, Y, W135. La distribución de diferentes serogrupos es variable de un país a otro, depende de la edad y cambian en el tiempo.

¿Cómo se transmite la Meningitis?

Esta bacteria puede encontrarse en la faringe en sujetos sanos (portadores asintomáticos) y éstos, al igual que los enfermos pueden transmitirlo por la vía aérea a través de las gotitas respiratorias al toser o besar . Su transmisibilidad sin embargo es relativamente baja y requiere de la permanencia en contacto con un caso sintomático o portador por un lapso de unas 5 hrs y en recintos cerrados.

¿Quiénes son los más afectados?

Los grupos más afectados son los niños menores de 5 años, y en menor intensidad escolares y adolescentes. También por su condición son especialmente susceptibles los pacientes con alguna condiciones como falta de bazo, infección por el VIH , déficit de complemento y otros.

 ¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad?

Los síntomas generalmente son fiebre alta sin causa aparente, dolor de cabeza, lo que en lactantes se manifiesta como irritabilidad o llanto inconsolable. Puede además presentarse rigidez o dificultad para movilizar el cuello. También puede haber náuseas, vómitos, sensibilidad a la luz, manchas rojas o de color vinoso en la piel y confusión. Si estos síntomas están presentes se debe consultar rápidamente en un centro asistencial para una adecuada evaluación médica y la realización de exámenes.

¿Es posible prevenir la Meningitis?

La enfermedad puede ser prevenida a través de vacunas y también tomando medidas sencillas pero muy importantes, como lavar frecuentemente las manos con agua y jabón o alcohol gel (un lavado eficiente debe durar 15 a 20 segundos ). También ayuda ventilar los recintos y evitar el hacinamiento.

No hay razones para recomendar que los niños no acudan a sus actividades escolares habituales. Frente a un caso de enfermedad meningococica, además se dispone de medicamentos ( antibióticos) a que administrado a los contactos reducen el riesgo de enfermar eliminando la bacteria de las vías respiratorias .

¿Cómo se define a un contacto?

La evidencia muestra que solo tienen riesgo (es bajo) los que viven bajo el mismo techo o han permanecido en contacto estrecho con un caso confirmado o sospechoso por un periodo de al menos 5 horas .

¿Qué hacen las vacunas?

Las vacunas previenen la enfermedad producida por los serogrupos W135, A, C e Y a través de la producción de defensas (anticuerpos). Estas vacunas no protegen contra el serogrupo B que también está circulando. Para este agente está en desarrollo avanzado una nueva vacuna que podría estar disponible en 2 a 3 años más.

Las vacunas disponibles llamadas conjugadas, no solo protegen contra la enfermedad, sino que tienen otro efecto notable, ya que logran eliminar también el meningococo de la faringe de los vacunados y con ellos reducen la transmisión del microorganismo a otros no vacunados y con ello su efecto se multiplica. Esto se llama inmunidad de rebaño o de grupo. Para lograr ese efecto se requiere, que se vacunen el mayor número de niños posible. Esto solo se logra con vacunas conjugadas.

Es importante entender que existen otros tipos de meningitis que también están circulando en nuestro país, desde hace unas semanas y que ha causado confusión. Estas son producidas por virus del tipo enterovirus que circulan en primavera. Están no son prevenidas por vacunas y generalmente son benignas , autolimitadas y rara vez dejan secuelas. Muchos de los pacientes ni siquiera se hospitalizan luego de confirmar el diagnóstico.

Las vacunas son:

  1. Menveo R (Laboratorio Novartis): de fabricación italiana, por ahora tiene registro a partir de los 2 años. Se espera que Menveo R sea registrada prontamente a partir de los 2 meses.
  2. Menactra R (Laboratorio Sanofi Pasteur): de origen norteamericana y tiene registro desde los 9 meses de edad.

Ambos productos vienen en envases individuales y no requieren del uso de preservantes como Timerosal*.

Ambas vacunas son muy seguras. Como muchas otras vacunas pueden producir dolor local, enrojecimiento, hinchazón generalmente leve a moderado, así como dolor de cabeza y algo de decaimiento.

* Timerosal -Este preservante es usado hace 70 años en algunas vacunas y genera información en los medios y redes sociales por su presunta inseguridad para los niños, sugiriendo una asociación con trastornos neurológicos como espectro autista o trastornos del desarrollo como déficit atencional. Es importante precisar que la evidencia científica no ha demostrado ninguna asociación con lo mencionado y el Timerosal se sigue usando en muchos países del mundo.



Relacionados

Te puede interesar:

El bebé que ha emocionado a todos en Internet